Sui­za en­tre­abre su ca­ja fuer­te

El país acep­ta in­ter­cam­biar in­for­ma­ción ban­ca­ria, pe­ro de­fien­de su mo­de­lo

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Piergiorgio M. Sandri Bar­ce­lo­na

Un abo­ga­do gi­ne­brino de una ban­ca pri­va­da pe­que­ña, que se en­car­ga de ges­tio­nar el pa­tri­mo­nio de clien­tes de paí­ses emer­gen­tes, ha­ce unas se­ma­nas ha­cía la si­guien­te con­fe­sión a es­te pe­rio­dis­ta: “Apar­tir de aho­ra, el se­cre­to ban­ca­rio se ha aca­ba­do. Ten­dre­mos que po­ner­nos las pi­las. Loú­ni­co que es­pe­ro es no aca­bar en la cár­cel”.

So­bre el pa­pel, es­te año Sui­za da el car­pe­ta­zo de­fi­ni­ti­vo al se­cre­to ban­ca­rio, que se re­mon­ta a 1713. El país, tras las pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, ha­de­ci­di­do por­fin acep­tar el in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de in­for­ma­ción con un nu­tri­do gru­po de paí­ses. Me­dian­te es­te me­ca­nis­mo, con­ce­bi­do en el seno de la OCDE ( com­mon re­por­ting stan­dard), ca­da año el país hel­vé­ti­co de­be­rá fa­ci­li­tar in­for­ma­ción fis­cal a las au­to­ri­da­des na­cio­na­les de los paí­ses de ori­gen de los clien­tes de sus ban­cos. De es­ta ma­ne­ra –es­te era el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de la me­di­da apro­ba­da tam­bién por la Asam­blea Fe­de­ral–, Sui­za de­ja­rá de ser el his­tó- ri­co re­fu­gio de los ca­pi­ta­les en bus­ca de es­con­di­te pa­ra eva­dir el fis­co u ocul­tar su ori­gen ilí­ci­to.

Jor­ge Sa­rró, so­cio res­pon­sa­ble del Área Fis­cal de RCD-Rou­saud Cos­tas Du­ran e inspector de Ha­cien­da en ex­ce­den­cia, ex­pli­ca la si­tua­ción ac­tual pa­ra un con­tri­bu­yen­te es­pa­ñol. “Los ban­cos sui­zos lle­van años su­gi­rien­do ac­ti­va­men­te a los ciu­da­da­nos con cuen­tas abier­tas que re­gu­la­ri­za­ran su si­tua­ción. De he­cho, se­dan ca­sos fre­cuen­tes de blo­queo de cuen­tas a es­pa­ño­les que no han re­gu­la­ri­za­do. Hoy por hoy la ban­ca sui­za di­fi­cul­ta enor­me­men­te el man­te­ni­mien­to de es­truc­tu­ras opa­cas. La reali­dad ha de­mos­tra­do que las en­ti­da­des ban­ca­rias se ex po­nen a im­por­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les, ad­mi­nis­tra­ti­vas y pe­na­les por di­cha co­la­bo­ra­ción”.

Si­nem­bar­go, los te­mo­res ges­tor que se ci­ta al prin­ci­pio del ar­tícu­lo de­mues­tran que la nor­ma es­tá lle­na de tan­tos agu­je­ros y ex­cep­cio­nes que Sui­za es­tá en­con­tran­do la ma­ne­ra pa­ra se­guir ha­cien­do bu­si­ness as usual (o me­jor di­cho, a la an­ti­gua). Las ci­fras con­fir­man que su ca­pa­ci­dad pa­ra atraer ca­pi­ta­les des­de el ex­tran­je­ro si­gue sien­do in­dis­cu­ti­ble. In­clu­so sin se­cre­to.

La con­sul­to­ra Bos­ton Con­sul­ting Group en su úl­ti­mo in­for­me cer­ti­fi­ca que Sui­za es el ma­yor cen­tro

offs­ho­re del mun­do. Por sus ban­cos tran­si­ta (y des­can­sa) un cuar­to del di­ne­ro offs­ho­re a es­ca­la glo­bal. Los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros re­pre­sen­tan el 10% de su PIB (más del do­ble del pro­me­dio eu­ro­peo). En sep­tiem­bre de 2015 la Aso­cia­ción de Ban­que­ros de Sui­za re­por­tó que los ban­cos hel­vé­ti­cos tie­nen 6,5 bi­llo­nes de dó­la­res ac­ti­vos en sus ca­jas, de los cuá­les más de la mi­tad es ge­ne­ra­do fue­ra del te­rri­to­rio con­fe­de­ral. Y Sui­za es aún el país con el nú­me­ro más al­to de mi­llo­na­rios (135 por ca­da 1.000 ho­ga­res).

“El país man­tie­ne su li­de­raz­go en la ele­va da cua­li­dad de sus ser­vi­cios, la ofer­ta di­ver­si­fi­ca­da de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros, una di vi­sa re­fu­gio y una ubi­ca­ción atrac­ti­va en el

“El se­cre­to ban­ca­rio se ha aca­ba­do, pe­ro aun así es­pe­ro no aca­bar en la cár­cel”, di­ce un ges­tor sui­zo

Los paí­ses emer­gen­tes si­guen ocul­tán­do­se en el país y no to­das las cuen­tas de­ben in­for­mar­se a Ha­cien­da

cen­tro de Eu­ro­pa”, re­za el in­for­me. “Es ver­dad que el se­cre­to ban­ca­rio to­tal ya no es­la ven­ta­ja dis­tin­ti­va de Sui­za. Pe­ro no só­lo va­le la con­fi­den­cia­li­dad, sino la ex­pe­rien­cia que ha acu­mu­la­do a lo lar­go de los años, que es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra aque­llos ciu­da­da­nos ri­cos que bus­can al­gún lu­gar don­de ges­tio­nar el di­ne­ro”, re­co­no­cía Step­hen Kamp, con­se­je­ro eje­cu­ti­vo de Ju­lius Baer.

Sin em­bar­go, el país en­ca­be­za tam­bién otro ran­king más sos­pe­cho­so: el del Fi­nan­cial Se­crecy In­dex que ela­bo­ra la red de in­ves­ti­ga­do­res del Tax Jus­ti­ce Net­work. Pa­ra An­drés Kno­bel, abo­ga­do y con­sul­tor de es­ta or­ga­ni­za­ción, “fal­ta mu­cho por ha­cer. Sui­za im­po­ne sus in­tere­ses, pos po­ne la apli­ca­ción de nor­mas y ne­go­cia con­di­cio­nes ”. En reali­dad, el sis­te­ma de in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de­ja a los paí­ses que lo apo­yan ele­gir con quién pac­tar. Es un po­co co­mo la amis­tad en las re­des so­cia­les: só­lo pue­do ver tu in­for­ma­ción si tú eres mi ami­go. No va­le cual­quie­ra.

Sui­za ha­ce su se­lec­ción. Eli­ge paí­ses con los que hay “es­tre­chas re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas y a los que pue­de pro­por­cio­nar da­tos su­fi­cien­tes de sus con­tri­bu­yen­tes pa­ra la regularización”. Así, los hel­vé­ti­cos tie­nen acuer­dos con los 28 miem­bros de la UE y otros 50 paí­ses (ade­más de EE.UU.) En la lis­ta hay mu­chos pa­raí­sos fis­ca­les (o te­rri­to­rios de ba­ja tri­bu­ta­ción) y las eco­no­mías más desa­rro­lla­das, que tie­nen más per­so­nas po­ten­cial­men­te in­tere­sa­das en es­con­der su ri­que­za del fis­co.

No obs­tan­te, fal­tan mu­chos paí­ses emer­gen­tes de la Amé­ri­ca La­ti­na, Asia o Áfri­ca. Pa­ra los clien­tes de es­tos paí­ses que ten­gan una cuen­ta en una en­ti­dad sui­za po­co o na­da va a cam­biar. La han lla­ma­do la “es­tra­te­gia de la ce­bra”, es de­cir, tra­ta­mien­to en blan­co pa­ra los paí­ses ri­cos y en ne­gro (es de­cir, ocul­tan­do la in­for­ma­ción) pa­ra los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Ahí es­tá el pe­li­gro. Un in­for­me del De­par­ta­men­to de Nar­có­ti­cos de EE.UU. de 2015 aler­ta­ba de que “or­ga­ni­za­cio­nes de tra­fi­can­tes y de dro­gas, a me­nu­do ba­sa­das en los Bal­ca­nes. Eu­ro­pa del Es­te, Amé­ri­ca La­ti­na y Áfri­ca Oc­ci­den­tal do­mi­na n las ope­ra­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro en Sui­za”.

En­cuan­to a los da­tos fis­ca­les que de­ben ser in­ter­cam­bia­dos, hay cier­tas fi­su­ras. Jor­ge Sa­rró pre­ci­sa que “la in­for­ma­ción in­clu­ye, ade­más de los da­tos per­so­na­les, to­do ti­po de ren­tas (in­tere­ses, di­vi­den­dos y ren­tas atri­bui­das a cier­tos con­tra­tos de se­gu­ros, en­tre otros), in­gre­sos de­ri­va­dos de la ven­ta o trans­mi­sión de ac­ti­vos y el sal­do de cuen­tas. Y la nor­ma se apli­ca tam­bién a trusts y fun­da­cio­nes”.

Aho­ra bien, ¿quién de­be­ría ave­ri­guar la iden­ti­dad del real be­ne­fi­cia­rio? Los ban­cos. ¿Has­ta qué pun­to las en­ti­da­des tie­nen los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios (y la vo­lun­tad) pa­ra lle­var a ca­bo sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre una cuen­ta de ha­ce años? Por­que un ban­co no es Ha­cien­da. La OCDE re­co­no­ce que “es más di­fí­cil y cos­to­so pa­ra los ban­cos ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre cuen­tas co­rrien­tes exis­ten­tes que exi­gir da­tos nue­vos a los que las es­tán abrien­do”. Ade­más. en el ca­so sui­zo, se ha ga­na­do tiem­po por­que, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, se em­pie­za a re­co­pi­lar in­for­ma­ción só­lo a par­tir de la ra­dio­gra­fía dis­po­ni­ble es­te año. Por lo tan­to, quien te­nía in­te­rés en re­ti­rar su di­ne­ro sin de­jar ras­tro ya ha te­ni­do mu­cho tiem­po pa­ra ha­cer­lo. “La ma­yo­ría de bol­sas de ca­pi­ta­les sin re­gu­la­ri­zar han de­ja­do Sui­za ha­cia otras ju­ris­dic­cio­nes más opa­cas y me­nos se­gu­ras”, ad­mi­te Sa­rró.

Sin ol­vi­dar que hay una ex­cep­ción re­le­van­te. Las cuen­tas pre­exis­ten­tes a 2017 a nom­bre de so­cie­da­des que ten­gan en su ba­lan­ce agre­ga­do ac­ti­vos por de­ba­jo de un um­bral de 250.000 dó­la­res es­tán exen­tas de la re­vi­sión. Y no de­be ser di­fí­cil pa­ra el be­ne­fi­cia­rio real de es­ta so­cie­dad es­con­der­se de­trás de un mo­des­to ne­go­cio apa­ren­te­men­te re­gu­lar. Sin aca­bar en la cár­cel.

PERET

CH­RIS­TIAN HARTMANN

ADRIAN MO­SER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.