La pos­ver­dad y el con­su­mi­dor

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Fer­nan­do Trías de Bes

Ca­da vez se ha­bla más de la pos­ver­dad, la si­tua­ción en que las emo­cio­nes y creen­cias per­so­na­les ad­quie­ren más im­por­tan­cia que los he­chos. Fantástico. Es­ta­mos des­cu­brien­do la so­pa de ajo.

La pos­ver­dad es un con­cep­to que en los años ochen­ta ya desa­rro­lla­ron los es­pe­cia­lis­tas de la pu­bli­ci­dad a tra­vés del con­cep­to de po­si­cio­na­mien­to. Al Ries y Kack Trout es­cri­bie­ron un re­vo­lu­cio­na­rio li­bro ti­tu­la­do Po­si­tio­ning: the

battle for your mind. Una de sus prin­ci­pa­les ideas era que lo im­por­tan­te no era si tu pro­duc­to era téc­ni­ca­men­te su­pe­rior al de tu com­pe­ten­cia. Lo re­le­van­te era si los con­su­mi­do­res lo veían así. El po­si­cio­na­mien­to de una mar­ca era una ba­ta­lla que se li­bra en la men­te de los con­su­mi­do­res y no en el fo­lle­to de des­crip­cio­nes téc­ni­cas. Así, ha­bía mar­cas que lo­gra­ban po­si­cio­nar­se co­mo las me­jo­res cuan­do, con los da­tos en la mano, no lo eran. Yga­na­ban la ba­ta­lla de las ven­tas.

Es­te pen­sa­mien­to dio lu­gar a dé­ca­das don­de los anun­cian­tes de­ci­die­ron que, en lu­gar de ar­gu­men­tos ra­cio­na­les, la pu­bli­ci­dad tra­ba­ja­ría so­bre creen­cias, so­bre atri­bu­tos emo­cio­na­les. En otras pa­la­bras, la pu­bli­ci­dad se­ría un mo­tor de pos­ver­da­des co­mer­cia­les. Du­ró lo que du­ró. En­tre otras co­sas por­que la gen­te no es ton­ta. La en­ga­ñas una vez, pe­ro no dos. Yel re­sul­ta­do fue que mar­ke­ting, la­men­ta­ble­men­te, se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de men­ti­ra en el len­gua­je po­pu­lar. La fra­se: “es­ta per­so­na es pu­ro mar­ke­ting” ha que­da­do ya pa­ra el re­fra­ne­ro es­pa­ñol. Ha cos­ta­do un par de dé­ca­das des­mon­tar es­te mi­to, y ha si­do pre­ci­sa­men­te gra­cias a las re­des so­cia­les, a la voz de los con­su­mi­do­res. Las mar­cas han con­fia­do en que la gen­te des­en­mas­ca­ra­ría a los im­pos­to­res y elo­gia­ría las mar­cas, pro­duc­tos, res­tau­ran­tes, ho­te­les, des­ti­nos tu­rís­ti­cos... que va­len la pe­na. Yhan op­ta­do por dar­les la voz. Se lla­ma la in­te­li­gen­cia de las ma­sas y sir­ve pa­ra des­ve­lar men­ti­ras y co­rro­bo­rar ver­da­des.

Por eso no en­tien­do cuan­do se di­ce que la pos­ver­dad es un re­sul­ta­do de las re­des so­cia­les. La pos­ver­dad es un re­sul­ta­do de la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes, en la re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta, en la jus­ti­cia so­cial, en la eco­lo­gía y en la po­lí­ti­ca. Cuan­do los me­ca­nis­mos bá­si­cos en que se an­cla el Es­ta­do de bie­nes­tar se tam­ba­lean se de­ja la puer­ta abier­ta a los fun­da­men­ta­lis­mos, la ideo­lo­gía úni­ca, los ex­tre­mis­mos y los na­cio­na­lis­mos. La pos­ver­dad no es una ba­ta­lla que se es­té li­bran­do en las re­des so­cia­les. Se es­tá li­bran­do en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, en la Unión Eu­ro­pea, el BCE, el Ban­co de Es­pa­ña, el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya y el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Los ciu­da­da­nos vol­ve­rán a abra­zar la ver­dad en cuan­do co­noz­can los he­chos, la tris­te reali­dad que trae cual­quier ti­po de ex­tre­mis­mo. Pe­ro son las ins­ti­tu­cio­nes las que, co­mo las mar­cas no hi­cie­ron en su día, de­ben evi­tar que ha­ya­mos de pa­sar por el cal­va­rio de los fun­da­men­ta­lis­mos. La pos­ver­dad es un eu­fe­mis­mo. Sig­ni­fi­ca

men­ti­ra. O, más bien, pos­ver­dad es el le­gi­ti­ma­dor de los em­bau­ca­do­res.

Men­ti­ra La pos­ver­dad es re­sul­ta­do de la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en la re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta, en la jus­ti­cia so­cial, en la eco­lo­gía y en la po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.