¿Snap­chat, en la cuer­da flo­ja?

La tec­no­ló­gi­ca sa­le a bol­sa con pér­di­das y un fre­na­zo en cre­ci­mien­to de usua­rios por la com­pe­ten­cia

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Blanca Gis­pert

Snap­chat tie­ne un nue­vo fan­tas­ma. Y no es pre­ci­sa­men­te el cam­bio de su lo­go­ti­po, sino la co­pia de la com­pe­ten­cia en su ser­vi­cio de imá­ge­nes efí­me­ras. En agos­to, Ins­ta­gram lan­zó Sto­ries, en di­ciem­bre, Fa­ce­book pre­sen­tó los Mo­ments y es­ta se­ma­na, What­sApp, los es­ta­dos. Yde­bi­do a las imi­ta­cio­nes, el cre­ci­mien­to de la pla­ta­for­ma es­tá fre­nan­do. En el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2016, el au­men­to de usua­rios fue del 3% res­pec­to al ter­cer tri­mes­tre del mis­mo año, mien­tras que an­tes, los cre­ci­mien­tos eran su­pe­rio­res al 10% y al 20%, en al­gu­nos tri­mes­tres. Las ci­fras cae­rán en pi­ca­do si la com­pa­ñía no pre­sen­ta nue­vos pro­duc­tos. Y aun­que qui­zás es de­ma­sia­do tar­de, pa­re­ce que es­tá reac­cio­nan­do.

La ma­triz de la red, Snap, ha con­tra­ta­do a per­so­nal pa­ra pro­te­ger su soft­wa­re y ha in­ver­ti­do en hard­wa­re. Ha lan­za­do las ga­fas Spec­ta­cles (que se pue­den com­prar en lí­nea a EE.UU.) y es­tu­dia ofre­cer ser­vi­cios de reali­dad au­men­ta­da. Ha­fi­cha­do cen­te­na­res de in­ge­nie­ros y ha com­pra­do va­rias start-up del sec­tor. Se­gún CB In­sights, tie­ne “46 pa­ten­tes en las que se in­clu­yen ga­fas, apa­ra­tos de fo­to­gra­fía y ví- deo y soft­wa­re de re­co­no­ci­mien­to facial”. Ade­más, en los pró­xi­mos 5 años, Snap pre­vé in­ver­tir 2.000 mi­llo­nes por ser­vi­cios de soft­wa­re de Goo­gle.S in em­bar­go, aun­que los in­gre­sos de la com­pa­ñía ha­yan au­men­ta­do un 700%( de 58 mi­llo­nes a 404 mi­llo­nes) Snap si­gue en pér­di­das, de 515 mi­llo­nes fren­te los 373 mi­llo­nes que per­dió en el 2015. An­te es­ta si­tua­ción crí­ti­ca, Snap­ha­to­ma­do la de­ci­sión de sa­lir a bol­sa. El tiempo y los in­ver­so­res di­rán si ha he­cho bien o no. Con la ope­ra­ción, Snap quie­re cap­tar 3.000 mi­llo­nes, que ser­vi­rán pa­ra fi­nan­ciar los ser­vi­cios de Goo­gle y el in­cre­men­to de usua­rios, aun­que no ha con­cre­ta­do las vías pa­ra lo­grar­lo. La sa­li­da se pre­vé en mar­zo y la va­lo­ra­ción se es­ti­ma en 20.000 mi­llo­nes a mu­cho es­ti­rar, ci­fra in­fe­rior a la pre­vis­ta ini­cial­men­te, de 25.000 mi­llo­nes.

Los ana­lis­tas no las tie­nen to­das. Snap tie­ne una ba­se de usua­rios que, ade­más de ten­der al es­tan­ca­mien­to, es pe­que­ña (158 mi­llo­nes) en re­la­ción a la com­pe­ten­cia. El perfil de su público es jo­ven (has­ta 25 años) a di­fe­ren­cia de Fa­ce­book o Ins­ta­gram, que son más trans­ver­sa­les, y el ser­vi­cio só­lo es via­ble en zo­nas con co­ne­xio­nes 3G o más ele­va­das. An­te las crí­ti­cas, el ar­gu­men­to que uti­li­za Snap es su ex­clu­si­vi­dad. Ser pe­que­ños no im­pli­ca ser peo­res. Nues­tros usua­rios son muy fie­les”, di­jo Evan Spie­gel, director ge­ne­ral de Snap. Y eso, cla­ro, be­ne­fi­cia la pu­bli­ci­dad, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos del ne­go­cio. Paul Meeks, je­fe de la ges­to­ra Sloy, Dahl & Holst, de­cía que la si­tua­ción de Snap es “preo­cu­pan­te: ten­drá que se­guir in­no­van­do mu­cho por ser un Fa­ce­book” y no un Twit­ter. La pu­bli­ci­dad en in­ter­net es ca­da vez más com­pe­ti­ti­va y las cuen­tas re­fle­jan que, de mo­men­to, las ga­fas no sir­ven más que pa­ra el mar­ke­ting.

SPEC­TA­CLES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.