La gue­rra por la co­ne­xión

Pa­ra Khan­na, el au­men­to de la co­nec­ti­vi­dad glo­bal ha­rá que las ciu­da­des im­por­ten más que los Es­ta­dos

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

En 2030 más del 70% de la po­bla­ción mun­dial vi­vi­rá a me­nos de 80 ki­ló­me­tros del mar

Los tiem­pos son de zo­zo­bra y las pri­me­ras in­fraes­truc­tu­ras que anun­cian al­gu­nos nue­vos lí­de­res son mu­ros, pe­ro Pa­rag Khan­na se­ña­la en Co­nec­to­gra­fía que el im­pul­so del mun­do es el con­tra­rio: el ada­gio que ad­vier­te que la geo­gra­fía es el des­tino, y que hay paí­ses con­de­na­dos al fra­ca­so por el cli­ma o la fal­ta de mar, se es­tá que­dan­do ob­so­le­to. Gra­cias a las in­fraes­truc­tu­ras ener­gé­ti­cas y de co­mu­ni­ca­cio­nes glo­ba­les, la nue­va má­xi­ma es que la co­nec­ti­vi­dad es el des­tino. Y, ase­gu­ra, ver el ma­pa del mun­do a tra­vés del pris­ma de la co­nec­ti­vi­dad cam­bia la na­rra­ción. Por­que su in­cre­men­to es­tá ha­cien­do que las ciu­da­des sean más im­por­tan­tes que los Es­ta­dos y que los ma­pas de co­rre­do­res co­nec­ti­vos sus­ti­tu­yan a los ma­pas de fron­te­ras en un pla­ne­ta don­de en 2030 más del 70% de la po­bla­ción vi­vi­rá en ciu­da­des a me­nos de 80 ki­ló­me­tros del mar. En mu­chos ca­sos me­ga­ciu­da­des cla­ves, ca­si ciu­da­des-Es­ta­do, in­te­gran­tes de me­ga­rre­gio­nes in­ten­sa­men­te co­nec­ta­das.

De he­cho, aven­tu­ra es­te geo­es­tra­te­ga in­dio (Kan­pur, 1977), la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca del si­glo XXI se­rá la com­pe­ti­ción por la co­nec­ti­vi­dad. Por las in­fraes­truc­tu­ras y las ca­de­nas de su­mi­nis­tros glo­ba­les. En plan ca­si evan­ge­lis­ta, co­mo si fue­ra un jo­ven lí­der de Si­li­con Va­lley, afir­ma que “la gran his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na es al­go más que­trá­gi­cos ci­clos de­gue­rray­paz, o de au­ge y co­lap­so eco­nó­mi­cos. El ar­co de la his­to­ria es lar­go, pe­ro se cur­va ha­cia la co­nec­ti­vi­dad”.

Y au­gu­ra que si en las úl­ti­mas dé­ca­das ya se han ma­te­ria­li­za­do pro­yec­tos lar­ga men­te so­ña­dos, co­mo la unión de las is­las de Hons­hu y Hok­kai­do, que a co­mien­zos del si­glo XX ya que­ría en­la­zar el em­pe­ra­dor Tais­ho, es­to es só­lo una fa­se tem­pra­na de una re­es­truc­tu­ra­ción del pla­ne­ta que fa­ci­li­ta­rá los cre­cien­tes flu­jos de per­so­nas, mer­can­cías, bie­nes, da­tos y ca­pi­tal. La pró­xi­ma olea­da de me­ga in­fraes­truc­tu­ras glo­bal es se­rá más am­bi­cio­sa: ima­gi­na des­de una ca­rre­te­ra in­ter­oceá­ni­ca por el Ama­zo­nas de Sao Pau­lo a Pe­rú, a puen­tes que co­nec­ten Ara­bia con África o un tú­nel de Si­be­ria a Alas­ka. Y ca­bles sub­ma­ri­nos en el le­cho ár­ti­co y re­des que lle­ven la ener­gía so­lar saha­ria­na a Eu­ro­pa.

Por­que, re­mar­ca, in­ver­tir en co­nec­ti­vi­dad –Chi­na lo ha­ce in­clu­so fue­ra de sus fron­te­ras, con puer­tos en el Ín­di­co y gran­des lí­neas de tren en África– ha­ce cre­cer la eco­no­mía alla­nan­do el ca­mino a las vi­ta­les ca­de­nas de su­mi­nis­tros glo­ba­les fí­si­cas o vir­tua­les, ca­de­nas que ex­pe­ri­men­ta­rán una gue­rra se­mi­per­ma­nen­te en es­te si­glo, una dispu­ta cla­ve en un mun­do en el que no ha­brá un li­bre mer­ca­do glo­bal –los paí­ses fra­ca­sa­rán sino es­tán abier­to sal os flu­jos pe­ro ne­ce­si­ta­rán con­tro­les ra­zo­na­bles–sino un cam­po de ba­ta­lla ca­da vez más es­tra­té­gi­co.

Así la hu­ma­ni­dad, con­clu­ye, cons­trui­rá más in­fra­es­truc­tu­ra en los pró­xi­mos 40 años que en cua­tro mi­le­nios, pa­san­do del puz­le de Es­ta­dos a un en­tra­ma­do de cir­cui­tos in­fra­es­truc­tu­ra les pa­re­ci­do a in­ter­net y crean­do un nue­vo or­den mun­dial. Un or­den con me­ga ciu­da­des cos­te­ras más in­tere­sa­das en la con­ti­nui­dad de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro que en la he­ge­mo­nía imperial.

EYE UBIQUITOUS / GETTY

CO­NEC­TO­GRA­FÍA Pa­rag Khan­na Pai­dós. Barcelona, 2017 472 p. | Pa­pel 28 € |

e-book, 14,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.