Mé­xi­co mi­ra al mer­ca­do in­terno pa­ra su plan B

Mu­chas de las po­lí­ti­cas que aho­ra se ven co­mo ade­cua­das fue­ron apli­ca­das en el Brasil de Lu­la da Sil­va

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

“Si él po­ne aran­ce­les so­bre los au­to­mó­vi­les, pon­dre­mos aran­ce­les a su maíz y se co­me mu­cho maíz aquí”

Si exis­te un au­tén­ti­co plan B pa­ra el fu­tu­ro de la eco­no­mía me­xi­ca­na, es­te pa­sa, en bue­na par­te, por los pro­gra­mas de al­gu­nos de los eco­no­mis­tas di­si­den­tes en aquel país. Sus ideas, a gros­so mo­do, se resumen así.

Pri­me­ro, un cam­bio de mo­de­lo con el ob­je­ti­vo de crear una nue­va ge­ne­ra­ción de em­pre­sas na­cio­na­les de ma­yor va­lor aña­di­do. Es­to su­pon­dría la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas de con­te­ni­do lo­cal-na­cio­nal pa­ra fa­vo­re­cer com­po­nen­tes de fa­bri­ca­ción me­xi­ca­na, así co­mo po­lí­ti­cas in­dus­tria­les pa­ra cul­ti­var em­pre­sas me­xi­ca­nas más pro­duc­ti­vas.

En se­gun­do lu­gar, di­ver­si­fi­car los mer­ca­dos de ex­por­ta­ción pa­ra re­du­cir el que es hoy en día uno de los gran­des pro­ble­mas del país que es­tá al sur del Río Gran­de: el 88% de las ex­por­ta­cio­nes tie­nen co­mo des­tino Es­ta­dos Uni­dos. El go­bierno ac­tual ya ha efec­tua­do al­gu­nos acer­ca­mien­tos a Eu­ro­pa, a Chi­na y a los paí­ses su­r­ame­ri­ca­nos. Mé­xi­co tie­ne más acuer­dos bi­la­te­ra­les de co­mer­cio que nin­gún otro gran país, así que pue­de es­tar en una bue­na po­si­ción pa­ra con­se­guir es­te ob­je­ti­vo. Aun­que el eco­no­mis­ta José Luis de la Cruz ad­vier­te que inevi­ta­ble­men­te ha­brá que man­te­ner un im­por­tan­te gra­do de in­te­gra­ción con el país ve­cino del norte.

En ter­cer lu­gar, am­pliar el mer­ca­do in­terno, me­dian­te me­di­das pa­ra ele­var la in­ver­sión, en­tre ellas cam­bios fis­ca­les y re­gu­la­to­rios así co­mo po­lí­ti­cas des­ti­na­das a su­bir los sa­la­rios y ele­var el con- su­mo. Una suer­te de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes ya es­tá ocu­rrien­do, ex­pli­ca otro eco­no­mis­ta he­te­ro­do­xo, En­ri­que Cár­de­nas. Tal y co­mo ex­pli­ca, el aba­ra­ta­mien­to del pe­so de los úl­ti­mos me­ses ya es­ta in­cen­ti­van­do la com­pra de bie­nes –tan­to de com­po­nen­tes co­mo de bie­nes de con­su­mo– fa­bri­ca­dos en Mé­xi­co.

Otros ha­blan de una re­ne­go­cia­ción win-win del TLC que fa­vo­rez­ca a am­bas par­tes... Pe­ro in­clu- so en el norte me­xi­cano don­de es­tán bien ins­ta­la­das las fran­qui­cias es­ta­dou­ni­den­ses y son fre­cuen­tes las ex­cur­sio­nes de con­su­mi­do­res pa­ra com­prar en Te­xas, cre­ce un na­cio­na­lis­mo desafian­te ha­cia lo que ven co­mo arro­gan­cia del Norte. “Si él po­ne aran­ce­les so­bre los au­to­mó­vi­les en­sam­bla­dos en Mé­xi­co, va­mos a po­ner aran­ce­les so­bre el maíz, y se con­su­me mu­cho maíz en Mé­xi­co”, sen­ten­cia Pablo de la Pe­ña Sánchez, eco­no­mis­ta del Po­li­téc­ni­co de Mon­te­rrey. “Ha­brá que de­jar de co­la­bo­rar tam­bién en ma­te­ria de se­gu­ri­dad na­cio­nal por­que la in­for­ma­ción que se in­ter­cam­bia es im­por­tan­te pa­ra ellos”... Es el len­gua­je de un nue­vo na­cio­na­lis­mo de “no­so­tros y ellos”, pre­sen­te ya in­clu­so en los cen­tros de for­ma­ción de los tec­nó­cra­tas me­xi­ca­nos, que pue­de es­tar sen­tan­do las ba­ses pa­ra un cam­bio sís­mi­co de pa­ra­dig­ma en las re­la­cio­nes en­tre los dos paí­ses.

Hay una iro­nía en to­do es­to. Por­que mu­chas de las pro­pues­tas que se aca­ban de ex­po­ner se pa­re­cen mu­cho al mo­de­lo ele­gi­do en su mo­men­to por Brasil, el gran ri­val la­ti­noa­me­ri­cano de Mé­xi­co que, ba­jo los go­bier­nos de Lu­la da Sil­va, apli­có aran­ce­les so­bre los pro­duc­tos im­por­ta­dos y apli­có po­lí­ti­cas in­dus­tria­les y normas de con­ten­ción na­cio­nal pa­ra cul­ti­var una in­dus­tria au­tóc­to­na de ele­va­da pro­duc­ti­vi­dad a la vez que ex­pan­día el mer­ca­do in­terno me­dian­te subidas en el sa­la­rio mí­ni­mo.

Ha­ce año y me­dio, Cris­ti­na La­gar­de, di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, anun­ció en la cum­bre ce­le­bra­da en Li­ma el co­lap­so del mo­de­lo brasileño y elo­gió el mo­de­lo de Mé­xi­co, el alumno es­tre­lla de la glo­ba­li­za­ción con­ce­bi­da en Washington. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con la lle­ga­da del nue­vo go­bierno de de­re­chas, Brasil ha em­pe­za­do a adop­tar un mo­de­lo de aper­tu­ra mu­cho más pa­re­ci­do al de Mé­xi­co. Y jus­to aho­ra, en Mé­xi­co cre­cen las pre­sio­nes des­de la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta en fa­vor de re­du­cir la de­pen­den­cia del ex­te­rior y gi­rar ha­cia un mo­de­lo neo­de­sa­rro­llis­ta. Es el resumen que ha­cía un ex di­plo­má­ti­co me­xi­cano en una con­fe­ren­cia im­par­ti­da en el Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo In­dus­trial y el Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co, a fi­na­les de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.