La som­bra del po­der

Trump, ha es­tre­na­do su presidencia a ba­se de mu­ros, bu­los, ame­na­zas, in­sul­tos, prohi­bi­cio­nes, ex­pul­sio­nes y fé­rreos con­tro­les

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John W. Wil­kin­son Bar­ce­lo­na

En­zens­ber­ger con­si­de­ró que Al Ca­po­ne fue de las po­cas fi­gu­ras mi­to­ló­gi­cas del si­glo XX El pre­si­den­te de EE.UU. po­dría usar en sus tuits al­gu­nas de las fra­ses del gáns­ter de los vein­te

El acen­to del 45.º pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, es neo­yor­quino, del ba­rrio de Queens. Tam­bién es el que nun­ca fal­ta en las pe­lí­cu­las de gáns­te­res, por mu­cho que se desa­rro­lle la ac­ción en Chica­go. Pe­ro el pre­si­den­te Trump no só­lo ha­bla co­mo un gáns­ter de los de an­tes, sino que ha he­re­da­do el por­te, la ma­ne­ra de ges­ti­cu­lar y al­gu­nos há­bi­tos y pen­sa­mien­tos de los úl­ti­mos hé­roes, que no ído­los, de su país. El es­cri­tor ale­mán Hans Mag­nus En­zens­ber­ger pu­bli­có en 1964 un en­sa­yo so­bre el gans­te­ris­mo de los años vein­te que ti­tu­ló Chica­go-Ba­lla­de. Mo­dell ei­ner te­rro­ris­tis­cehen Ge­sells­chaft. La úl­ti­ma palabra sig­ni­fi­ca so­cie­dad o com­pa­ñía, el res­to se en­tien­de bastante bien sin ne­ce­si­dad de tra­duc­ción.

Na­ci­do en 1946, Trump te­nía 18 años cuan­do En­zens­ber­ger pu­bli­có su en­sa­yo. Era uno de la pri­me­ra pro­mo­ción de ni­ños ex­pues­tos a la te­le­vi­sión en ca­sa. Esos chi­cos no só­lo se tra­ga­ron un sin­fín de pe­lí­cu­las y se­ries de va­que­ros e in­dios, sino tam­bién de gáns­te­res y po­li­cías. Mu­chos de esos jó­ve­nes ad­qui­rie­ron en aque­llos años for­ma­ti­vos los va­lo­res que les ha­brían de acom­pa­ñar has­ta el día de hoy.

El gans­te­ris­mo nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do sin la prohi­bi­ción que se im­pu­so entre 1920 y 1933. La ley Vors­tead, fru­to del bue­nis­mo de la épo­ca y que po­día ha­ber si­do re­dac­ta­da por ISIS, con­ver­tía en de­li­to “la pre­pa­ra­ción de cual­quier be­bi­da em­bria­gan­te”.

Si con­ta­ba Nueva York en la vís­pe­ra de la ley se­ca con 15.000 ba­res le­ga­les, un año des­pués, ya ha­bía 32.000 an­tros clan­des­ti­nos, que se se­pa, y alam­bi­ques ca­se­ros en los ho­ga­res de me­dio país. En el pri­mer de­ce­nio de la prohi­bi­ción el ba­lan­ce era es­tre­me­ce­dor: me­dio mi­llón de detenciones; pe­nas de pri­sión que su­ma­ban 33.000 años; 2.000 muer­tos y 35.000 víc­ti­mas de in­to­xi­ca­ción por al­cohol.

En­zens­ber­ger da vuel­tas en su en­sa­yo so­bre la in­ca­pa­ci­dad del si­glo XX a la ho­ra de acu­ñar fi­gu­ras mi­to­ló­gi­cas pro­pias. Aho­ra bien, con­clu­ye que entre las fi­gu­ras mi­to­ló­gi­cas ex­tre­ma­da­men­te es­ca­sas del si­glo XX el gáns­ter ocu­pa un lu­gar des­co­llan­te. Y el úni­co nom­bre que per­so­ni­fi­ca el pro­to­ti­po del gáns­ter es el de Al Ca­po­ne (1899-1947), pe­ro no co­mo per­so­na­je his­tó­ri­co sino por su fun­ción mi­to­ló­gi­ca. “Soy un fan­tas­ma for­ja­do por mi­llo­nes de men­tes”, de­cla­ró el pro­pio Ca­po­ne al fi­nal de su ca­rre­ra.

Ya en 1925 el gáns­ter era en la to­da­vía fron­te­ri­za ciu­dad de Chica­go un gan­cho tu­rís­ti­co. Hoy, los que me­re­cen es­te mis­mo tra­to son nar­cos co­mo Pa­blo Es­co­bar o el Cha­po Guz­mán, que de­ben su le­yen­da a otra prohi­bi­ción. Los crí­me­nes de es­tas per­so­nas en el fondo tan ba­na­les les con­vier­ten en per­so­na­jes de fo­lle­tín pa­re­ci­dos a los hé­roes del mun­do prein­dus­trial que tan­tos éxi­tos han co­se­cha­do en los có­mics. Son los que, con sus có­di­gos y bra­vu­ra, atraparon la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va de los cha­va­les de la ge­ne­ra­ción de Trump.

El que cor­ta­ba el ba­ca­lao en Chica­go du­ran­te el pri­mer lus­tro de la prohi­bi­ción fue un neo­yor­quino de ori­gen si­ci­liano lla­ma­do Johny To­rrio, un dan­di do­ta­do con gran ta­len­to em­pre­sa­rial que no só­lo con­tro­la­ba los ba­jos fon­dos sino a los fis­ca­les, los jue­ces, el Ayun­ta­mien­to, la po­li­cía y…

To­rrio pa­só el tes­ti­go a Al Ca­po­ne, un an­ti­guo com­pin­che su­yo de Brooklyn, que, ade­más de ma­to­nes, se ro­deó de abo­ga­dos, es­pías, con­ta­bles que dis­po­nían de fla­man­tes má­qui­nas con­ta­bles y una efi­caz sec­ción de do­cu­men­ta­ción. Con su cuartel ge­ne­ral ins­ta­la­do en el ho­tel Me­tro­pol, Ca­po­ne, que en­ten­día que el ne­go­cio del al­cohol obe­de­cía a las re­glas del mer­ca­do, se con­vir­tió en el amo de Chica­go, pe­ro no sin an­tes in­fil­trar los sin­di­ca­tos obre­ros. Un des­liz co­me­ti­do fue­ra de la ju­ris­dic­ción que con­tro­la­ba, lo con­vir­tió de pron­to en el enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno. Fue el prin- ci­pio del fi­nal. Su prin­ci­pa­les enemi­gos ya no se ha­lla­ban en Chica­go, sino en Washington. Fue con­de­na­do a on­ce años de cár­cel por no pa­gar sus im­pues­tos so­bre la ren­ta. Y es que Ca­po­ne, al igual que otros gáns­te­res, era un con­ser­va­dor, un idea­lis­ta, un pa­trio­ta, re­li­gio­so, an­ti­co­mu­nis­ta a ra­biar y fer­vo­ro­so de­fen­sor de la fa­mi­lia . “Una mu­jer per­te­ne­ce a su ho­gar y a la cu­na de sus hi­jos”, sen­ten­cia­ba. O bien: “Amé­ri­ca de­be per­ma­ne­cer in­có­lu­me e in­co­rrup­ta. De­be­mos pro­te­ger a los obre­ros de la pren­sa ro­ja y de la per­fi­dia ro­ja, y cuidar de que sus con­vic­cio­nes se man­ten­gan sa­nas”. Cam­bian­do ro­jos por is­la­mis­tas o in­mi­gran­tes, el 45º pre­si­den­te po­dría sus­cri­bir me­dian­te al­gu­nos tuits gran par­te de las de­cla­ra­cio­nes de Ca­po­ne.

Trump, ese hom­bre for­ja­do por mi­llo­nes de vo­tos y quien co­mo Ca­po­ne no se fía ni de su pro­pia som­bra, ha es­tre­na­do su presidencia a ba­se de mu­ros, bu­los, ame­na­zas, in­sul­tos, prohi­bi­cio­nes, ex­pul­sio­nes y fé­rreos con­tro­les. Y es preo­cu­pan­te que la pri­me­ra da­ma no quie­ra ins­ta­lar­se con él en la Ca­sa Blan­ca, don­de se­gu­ra­men­te se sien­ten vul­ne­ra­bles, pues no con­tro­lan a to­dos esos fun­cio­na­rios. Es por eso que si al­gún día anun­cia­ra el 45.º pre­si­den­te que aban­do­na­rá Washington pa­ra ins­ta­lar­se con su es­po­sa en el Trump To­wer de Man­hat­tan (igual que Ca­po­ne en el Me­tro­pol) o en su re­sort de Miami (lu­gar pre­di­lec­to de los gáns­te­res y don­de fue a mo­rir Ca­po­ne), apa­ga y vá­mo­nos. Fran­ca­men­te, có­mo can­ta Ti­na Tur­ner: “We don’t need anot­her he­ro”.

EVAN VUCCI / AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.