Ma­si­va inversión de In­tel pa­ra de­fen­der su ven­ta­ja

La fir­ma mul­ti­pli­ca nue­vas áreas de ne­go­cio pe­ro se apo­ya en el li­de­raz­go de su ca­pa­ci­dad de fa­bri­ca­ción de chips

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Smith: “El ren­di­mien­to de los chips es de tal mag­ni­tud que jus­ti­fi­ca una de­mo­ra en lan­zar de nue­vos”

En un en­cuen­tro con ana­lis­tas, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de In­tel, Brian Kr­za­nich, les trans­mi­tió es­te men­sa­je: el mer­ca­do po­ten­cial al que se di­ri­ge la com­pa­ñía se­rá en 2021 de unos 95.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra sus pro­duc­tos tra­di­cio­na­les; los nue­vos ne­go­cios, que en ge­ne­ral pro­ce­den de em­pre­sas ad­qui­ri­das en los úl­ti­mos años, ele­va­rán ese va­lor po­ten­cial a 220.000 mi­llo­nes.

Pa­ra que así ocu­rra, ra­zo­na­ron los ana­lis­tas en sus in­for­mes, In­tel –ha­bi­tua­da de siem­pre a un vir­tual mo­no­po­lio de sus chips pa­ra or­de­na­do­res y ser­vi­do­res– ten­drá que pe­lear en otros mer­ca­dos don­de en­con­tra­rá du­ra com­pe­ten­cia. In­tel es­tá in­mer­sa en una pro­fun­da tran­si­ción, que Kr­za­nich tra­tó de re­su­mir en es­ta fór­mu­la: “pa­sa­re­mos de ser una em­pre­sa cen­tra­da en el PC a cen­trar­nos en los da­tos”.

La trans­for­ma­ción se pre­sen­ta com­pli­ca­da. Se pre­vé que la fac­tu­ra­ción del 2017 se­rá igual que el año pa­sa­do, y Kr­za­nich avi­sa de que de los pró­xi­mos tres años só­lo es­pe­ra un cre­ci­mien­to mí­ni­mo, en el me­jor de los casos. De ma­ne­ra que la ex­pan­sión de In­tel ha­cia nue­vas áreas es una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa: el mer­ca­do de PC tien­de a es­ta­bi­li­zar­se, pe­ro na­die con­fía en que vuel­va a cre­cer, aun­que In­tel se be­ne­fi­cia­rá del ma­yor pre­cio uni­ta­rio de sus chips. Por su la­do, los ser­vi­do­res pa­ra cen­tros de da­tos –que apor­tan la ma­yor par­te de su be­ne­fi­cio– es­tán aco­sa­dos por un mer­ca­do que cam­bia a ojos vis­ta ba­jo el in­flu­jo de la nu­be y la emer­gen­cia de fa­bri­can­tes asiá­ti­cos de ba­jo pre­cio.

Las apues­tas re­cien­tes (me­mo­rias no vo­lá­ti­les, mó­dems pa­ra mó­vi­les, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, in­ter­net de las co­sas, co­ches co­nec­ta­dos) es­tán to­da­vía ver­des y exi­gen un es­fuer­zo de inversión en nue­vas ca­pa­ci­da­des in­dus­tria­les. Es­ta inversión es res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta de Stacy Smith: tras nue­ve años co­mo chief fi­nan­cial of­fi­cer, en oc­tu­bre fue pro­mo­vi­do al ran­go de vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo a car­go de las ope­ra­cio­nes de fa­bri­ca­ción y lo­gís­ti­ca glo­bal. Smith ha es­ta­do unos días en Bar­ce­lo­na, oca­sión en la que ac­ce­dió a ha­blar con Di­ne­ro.

Nin­gu­na con­ver­sa­ción con In­tel pue­de elu­dir una re­fe­ren­cia ri­tual a la lla­ma­da ley de Moo­re, he­ren­cia del fun­da­dor de la com­pa­ñía. El dis­cur­so de Stacy Smith se ci­ñe es­tric­ta­men­te al pos­tu­la- do his­tó­ri­co: el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de los chips de­be per­se­guir que sean pe­rió­di­ca­men­te más pe­que­ños y más den­sos, pe­ro so­bre to­do más ba­ra­tos y fru­ga­les en su con­su­mo de ener­gía. Pe­ro a más de 50 años de su for­mu­la­ción ori­gi­nal, la ley de Moo­re ha al­can­za­do lí­mi­tes que re­sul­ta com­ple­jo su­pe­rar.

Des­de ha­ce ca­si tres años, In­tel pro­du­ce sus chips con pro­ce­sos de 14 na­nó­me­tros (me­di­da de la dis­tan­cia entre las puer­tas de los tran­sis­to­res in­te­gra­dos en una pie­za de si­li­cio). La pró­xi­ma ge­ne­ra­ción, de 10 na­nó­me­tros, de­be­ría apa­re­cer a fi­na­les de es­te año. Tres com­pe­ti­do­res –Sam­sung, TSMC y Glo­bal Foun­dries– di­cen ha­ber re­cor­ta­do la ven­ta­ja que ha si­do pri­vi­le­gio de In­tel, y a Smith le to­ca man­te­ner­la en los pró­xi­mos años.

Con el trán­si­to entre ge­ne­ra­cio­nes, la de 14 na­nó­me­tros ha­brá du­ra­do bastante más de lo que pos­tu­la­ba Gor­don Moo­re en 1965, y ten­drá que con­vi­vir du­ran­te al me­nos otro año con la de 10 na­nó­me­tros. Smith re­cha­za la hi­pó­te­sis del cro­nis­ta so­bre una des­ace­le­ra­ción: “la me­jo­ra de ren­di­mien­to es de tal mag­ni­tud que jus­ti­fi­ca una de­mo­ra sin al­te­rar la ten­den­cia”.

Pa­ra que no se al­te­re la ten­den­cia, son ne­ce­sa­rias in­ver­sio­nes cuan­tio­sas en ca­pa­ci­dad in­dus­trial. Y no es sen­ci­llo de­ci­dir dón­de ins­ta­lar­las. La mi­tad de la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de In­tel es­tá en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro la más avan­za­da es­tá en Kir­yat Gat (Is­rael) y en Da­lian (Chi­na). Es­te año, Smith dis­po­ne de 12.700 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra in­ver­tir, un 21% de los in­gre­sos to­ta­les de la com­pa­ñía.

La sub­si­guien­te fa­se tec­no­ló­gi­ca, con una den­si­dad de 7 na­nó­me­tros, lle­ga­rá entre 2020 y 2021, de­pen­dien­do del tiem­po que lle­ve cons­truir una nueva plan­ta en Ari­zo­na, que cos­ta­rá unos 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Kr­za­nich cre­yó opor­tuno anun­ciar­lo des­de el mis­mí­si­mo Des­pa­cho Oval, con Do­nald Trump co­mo tes­ti­go. Quien no tar­dó en es­cri­bir un tuit pa­ra apun­tar­se los 3.000 em­pleos que va a crear In­tel.

Stacy Smith di­si­pa cual­quier in­ter­pre­ta­ción po­lí­ti­ca de la de­ci­sión: “Cuan­do es­co­ge­mos el si­tio de una fá­bri­ca, tie­nen que coin­ci­dir tres de cua­tro fac­to­res, uno de los cua­les es la dis­po­ni­bi­li­dad de in­ge­nie­ros; en es­te ca­so, ha si­do el de­ci­si­vo (...); ten­ga en cuen­ta que cons­truir una fá­bri­ca de se­mi­con­duc­to­res en Es­ta­dos Uni­dos cues­ta unos 2.000 mi­llo­nes más que en otros paí­ses”.

DANIEL ACKER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.