Ri­card Valls

Or­te­ga y su do­na­ción his­tó­ri­ca

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Ri­card Valls Di­rec­tor de Zohar

La no­ti­cia de la do­na­ción de 320 mi­llo­nes de eu­ros por par­te de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga (FAO) ha­ce his­to­ria por su im­por­te tan­to en nues­tro país co­mo a ni­vel glo­bal, pe­ro tam­bién ha reabier­to la po­lé­mi­ca en las re­des so­cia­les so­bre tra­ba­jo in­fan­til e in­ge­nie­ría fis­cal en In­di­tex.

Más allá de es­tas dis­cu­sio­nes, hay al­gu­nos as­pec­tos que ana­li­zar. En sus ini­cios, la Fun­da­ción A. Or­te­ga se de­fi­nía co­mo só­lo de ám­bi­to te­rri­to­rial ga­lle­go y sus do­na­cio­nes res­pon­dían a un im­pul­so pun­tual: la inversión en un cen­tro edu­ca­ti­vo de Ar­tei­xo, una do­na­ción de 20 mi­llo­nes de eu­ros a Cá­ri­tas en el 2012 o los 7 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la se­de del Pro­yec­to Hom­bre. Las de­ci­sio­nes per­so­na­les del fun­da­dor eran su­fi­cien­tes pa­ra la to­ma de cual­quier de­ci­sión.

Ha­ce ya tres años que la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga dio un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo con la in­cor­po­ra­ción a su pa­tro­na­to de bue­na par­te del equi­po di­rec­ti­vo de In­di­tex. El an­te­rior, es­ta­ba for­ma­do por la fa­mi­lia di­rec­ta y per­so­nas de con­fian­za de Pon­te­ga­dea, su fa­mily of­fi­ce.

En el es­que­ma de la ac­tual do­na­ción de los 320 mi­llo­nes pa­ra equi­pa­mien­to de diag­nós­ti­co y tratamiento on­co­ló­gi­co hay que des­ta­car que el re­cep­tor no es una oe­ne­gé o una fun­da­ción pri­va­da, sino to­das las au­to­no­mías. No es na­da ha­bi­tual que do­na­cio­nes de es­tos im­por­tes va­yan al sec­tor pú­bli­co, pe­ro la ma­yo­ría de los ac­to­res en salud e in­ves­ti­ga­ción en Es­pa­ña son pú­bli­cos. No ol­vi­de­mos que han si­do hospitales co­mo Vall d’He­bron o el Clí­nic los que han re­ci­bi­do la ma­yo­ría de las do­na­cio­nes de fun­da­cio­nes co­mo Ce­llex. Sin em­bar­go, la es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción de la FAO só­lo ha­bla de “hospitales pú­bli­cos en to­das las co­mu­ni­da­des”, evi­tan­do que se per­ci­ba que van a ser és­tas las que van a re­ci­bir el equi­pa­mien­to. En se­gun­do lu­gar, el des­tino de los 320 mi­llo­nes de eu­ros es fru­to de una prue­ba an­te­rior en los hospitales de Ga­li­cia y An­da­lu­cía. Por tan­to, el pro­yec­to en­tra en la ló­gi­ca em­pre­sa­rial de pro­bar y es­ca­lar, en un sec­tor co­mo el cán­cer, que tie­ne al­to im­pac­to en una par­te muy im­por­tan­te de la po­bla­ción de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta.

Pa­ra aca­bar que­dan al­gu­nas pre­gun­tas pen­dien­tes: ¿La FAO va a com­prar los equi­pos o va a trans­fe­rir los fon­dos a las au­to­no­mías? ¿Te­ne­mos un equi­pa­mien­to hos­pi­ta­la­rio en tan mal es­ta­do? ¿Has­ta qué pun­to es­ta­mos an­te una fun­da­ción que con­ju­ga los in­tere­ses del fun­da­dor con los de In­di­tex? Es­te pro­yec­to su­po­ne mul­ti­pli­car por 10 el pre­su­pues­to de 24 mi­llo­nes del 2015: ¿co­mo se va a fi­nan­ciar, con apor­ta­cio­nes es­pe­cia­les de Pon­te­ga­dea?¿Anun­cia es­ta do­na­ción la fu­tu­ra in­te­gra­ción de par­te de las ac­cio­nes de In­di­tex en la Fun­da­ción?

Sean cua­les sean las res­pues­tas, nos iría bien que hu­bie­ra más fun­da­cio­nes do­ta­das de fon­dos y pa­tri­mo­nio: sean más o me­nos ins­tru­men­ta­les, co­mo de mo­men­to pa­re­ce la FAO o sean mo­de­los más an­glo­sa­jo­nes, co­mo la Fun­da­ción Ce­llex, cu­yo pre­si­den­te Pe­re Mir, fa­lle­ció ha­ce unas se­ma­nas.

Des­ti­na­ta­rio El re­cep­tor son las au­to­no­mías. No es co­mún que las do­na­cio­nes va­yan al sec­tor pú­bli­co, aun­que con­cen­tra la in­ves­ti­ga­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.