El po­der ya no tie­ne lu­gar

Urry se­ña­la que el po­der del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal ra­di­ca en des­lo­ca­li­zar­lo to­do: tra­ba­jo, di­ne­ro, re­si­duos, pla­cer

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

En el ma­pa de Gold­man Sachs, apun­ta Urry, las is­las Cai­mán son ma­yo­res que Su­da­mé­ri­ca

La des­lo­ca­li­za­ción es co­mo fun­cio­na el po­der del mun­do hoy. La des­lo­ca­li­za­ción de la in­dus­tria, las fi­nan­zas, el pla­cer, la ener­gía, la ges­tión de los re­si­duos e in­clu­so la se­gu­ri­dad jue­gan un pa­pel se­cre­to en el mun­do glo­ba­li­za­do ac­tual: son su la­do os­cu­ro, su gran som­bra. Los mun­dos ex­tra­te­rri­to­ria­les se mul­ti­pli­can. Y son po­de­ro­sos. Zo­nas eco­nó­mi­cas es­pe­cia­les, pa­raí­sos fis­ca­les, ver­te­de­ros glo­bal es, cru­ce­ros ... Que alum­bran mis­te­rio­sos con­jun­tos de re­la­cio­nes y ha­cen que se re­or­ga­ni­cen las re­la­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Y que el po­der de­mo­crá­ti­co que­de ero­sio­na­do. Un mun­do des­lo­ca­li­za­do y des­re­gu­la­do que plan­tea mu­chos desafíos y que su­po­ne, se­gún cal­cu­la­ba John Urry, más de una cuar­ta par­te de­la ri­que­za glo­bal. Yun­ter­cio­de­la ren­ta anual mun­dial.

Urry, fa­lle­ci­do el año pa­sa­do, era un so­ció­lo­go bri­tá­ni­co con for­ma­ción de eco­no­mis­ta que a lo lar­go de su tra­ba­jo ex­plo­ró las re­la­cio­nes del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal con el es­pa­cio, des­de la des­lo­ca­li­za­ción in­dus­trial del Reino Uni­do de los ochen­ta al enor­me po­der trans­for­ma­dor que iba a ejer­cer la in­dus­tria glo­bal del tu­ris­mo. Una glo­ba­li­za­ción que­veía co­mo un des­or­den sis­té­mi­co. Pe­ro de ori­gen pla­ni­fi­ca­do.

Wa­rren Buf­fett, re­cor­da­ba el au­tor, se­ña­ló que “hay una gue­rra de cla­ses, es­tá cla­ro, pe­ro es mi cla­se, la de los ri­cos, la que la es­tá li­bran­do y ga­nan­do”. Y Urry ex­pli­ca en Offs­ho­re có­mo esa cla­se va ga­nan­do a tra­vés de la des­lo­ca­li­za­ción: có­mo se pu­so en mar­cha la es­tra­te­gia a tra­vés del neo­li­be­ra­lis­mo y có­mo se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to del des­me­di­do as­cen­so de los más ri­cos. No es só­lo que 98 de las cien prin­ci­pa­les em­pre­sas bri­tá­ni­cas en bol­sa ten­gan sub­si­dia­rias en pa­raí­sos fis­ca­les. Es que en el mun­do de Gold­man Sachs las is­las Cai­mán son más gran­des que Su­da­mé­ri­ca.

El ca­pi­ta­lis­mo ob­via­men­te, re­co­no­cía Urry, tie­ne que ver con el mo­vi­mien­to: ace­le­ra la vi­da eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca. Pe­ro mu­cho más en las úl­ti­mas dé­ca­das en un mun­do en el que las fron­te­ras pa­re­cían des­apa­re­cer... pe­ro se crea­ban nue­vas. Y nue­vos se­cre­tos: bue­na par­te del nue­vo mun­do des lo­ca­li­za­do es­ca­pa a la vis­ta. Al fin y al ca­bo la ra­zón de ser de la des­lo­ca­li­za­ción es huir de cier­tas le­gis­la­cio­nes.

El neo­li­be­ra­lis­mo de los ochen­ta, que pu­so los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les por en­ci­ma de cual­quier re­la­ción en­tre las per­so­nas y que aus­pi­ció la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, fue la ba­se, se­ña­la­ba Urry, pro­por­cio­nan­do a con­glo­me­ra­dos ca­da vez ma­yo­res, que se iban ins­ta­lan­do en ám­bi­tos ju­ris­dic­cio­na­les se­cre­tos, for­mas de ex­ten­der su po­der. Hoy hay zo­nas fran­cas por to­do el mun­do le­jos de la pro­tec­ción de las le­yes, una enor­me elu­sión fis­cal, zo­nas des­lo­ca­li­za­das pa­ra el jue­go y el se­xo, una des­lo­ca­li­za­ción de re­si­duos elec­tró­ni­cos y tó­xi­cos que los lle­va a Lagos, Ni­ge­ria, o a Gui­yu, Chi­na, una des­lo­ca­li­za­ción del CO a los

2 nue­vos gi­gan­tes ma­nu­fac­tu­re­ros e in­clu­so una des­lo­ca­li­za­ción de la tor­tu­ra. Y el si­glo XXI po­dría ser el de la des­lo­ca­li­za­ción ex­tre­ma, va­ti­ci­na­ba Urry, que creía que se ne­ce­si­ta una re­lo­ca­li­za­ción pa­ra una eco­no­mía más ba­ja en CO , me­nos

2 de­sigual y más de­mo­crá­ti­ca.

JIM XU / GETTY

OFFS­HO­RE John Urry Ca­pi­tán Swing. Ma­drid, 2017

254 p. | Pa­pel 18,75 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.