Pro­me­sa im­po­si­ble

Ra­joy no pue­de ba­jar los im­pues­tos aun­que quie­ra por­que los in­gre­sos de­ben de­di­car­se al dé­fi­cit y a las pen­sio­nes

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

Si los im­pues­tos que se pa­gan en Es­pa­ña se si­tua­sen en la media eu­ro­pea, se re­cau­da­rían 100.000 mi­llo­nes más

A las éli­tes del po­der les gus­ta­ría que el PP cum­plie­se con su pro­me­sa elec­to­ral y ba­ja­se los im­pues­tos. Tam­bién les gus­ta­ría a las ba­ses del par­ti­do gu­ber­na­men­tal y a la in­men­sa ma­yo­ría de las cla­ses li­be­ra­les y con­ser­va­do­ras. In­clu­so, le gus­ta­ría po­der­lo ha­cer al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, y a su ho­mó­lo­go de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, pues así me lo han di­cho. Pe­ro no pue­den. Con el dé­fi­cit pú­bli­co que aún tie­ne Es­pa­ña, el más al­to de Eu­ro­pa, y con la deu­da, una de las más ele­va­das del mun­do, ya ha­cen bas­tan­te con no au­men­tar la pre­sión fis­cal.

Ma­riano Ra­joy lle­gó al po­der a fi­na­les del 2011 pro­me­tien­do una ba­ja­da de im­pues­tos: “Lean mis labios: no más im­pues­tos”, que di­ría Geor­ge Bush. Pe­ro cuan­do­lle­gó a la Mon­cloa y le­van­tó las al­fom­bras com­pro­bó que la re­cau­da­ción fis­cal ha­bía dis­mi­nui­do en 38.000 mi­llo­nes por efec­to de la cri­sis. An­te tal he­cho no so­lo tu­vo que re­nun­ciar a ba­jar im­pues­tos, sino que se vio obli­ga­do a su­bir­los, ¡y de qué ma­ne­ra! La opo­si­ción pro­tes­tó y una par­te muy im­por­tan­te de sus ba­ses de­jó de vo­tar­le.

Por eso, cuan­do tu­vo la me­nor opor­tu­ni­dad ba­jó par­te de lo que ha­bía subido, pe­ro no fue su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar la ma­yor par­te del vo­to per­di­do. La gen­te no es ton­ta y sa­bía que la pre­sión fis­cal se­guía más ele­va­da que cuan­do el PP lle­gó al po­der. Pe­ro… no ha­bía otra.

Sin em­bar­go, aho­ra sí hay mar­gen. Por pri­me­ra vez en una dé­ca­da, los in­gre­sos del Es­ta­do (im­pues­tos y co­ti­za­cio­nes so­cia­les) han su­pe­ra­do los 200.000 mi­llo­nes. No te­nía­mos una­si­tua­ción si­mi­lar des­del 2007. Y los in­gre­sos au­men­tan por­que hay más con­su­mo, más em­pleo, ma­yo­res sa­la­rios y más in­fla­ción.

Por tan­to, aho­ra sí, ha lle­ga­do el mo­men­to en que Ra­joy cum­pla con su com­pro­mi­so elec­to­ral. La ló­gi­ca es aplas­tan­te: si cuan­do ba­jan los in­gre­sos hay que su­bir los im­pues­tos, pues cuan­do la si­tua­ción se da la vuel­ta hay que ac­tuar al re­vés. ¡Pues no! Ra­joy no pue­de ba­jar la pre­sión fis­cal; al con­tra­rio, ten­dría que su­bir­la pa­ra ase­gu­rar los ser­vi­cios pú­bli­cos y ga­ran­ti­zar la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co.

Co­mo di­ce el pro­fe­sor Jo­sep Oli­ver: “Es­pa­ña si­gue con una pre­sión fis­cal ba­ja”. Es­te año, a pe­sar de un cre­ci­mien­to de los in­gre­sos del 7,9%, la pre­sión fis­cal se si­tua­rá en el 38% del PIB, nue­ve pun­tos me­nos que la media de la eu­ro­zo­na y, por des­con­ta­do, muy apar­ta­da de los ni­ve­les de los paí­ses nór­di­cos, de Bél­gi­ca o de Fran­cia. En ba­se a es­ta cons­ta­ta­ción pi­de un in­cre­men­to de la pre­sión fis­cal, lo que ha he­cho que a las cla­ses me­dias se les pon­gan los pe­los de pun­ta.

Si los im­pues­tos que se pa­gan en Es­pa­ña se si­tua­sen en la media eu­ro­pea, se re­cau­da­ría 100.000 mi­llo­nes de eu­ros más al año. Con eso se aca­ba­ría el dé­fi­cit pú­bli­co, se re­du­ci­ría de ver­dad la deu­da, pa­ga­ría­mos el dé­fi­cit de las pen­sio­nes, se ase­gu­ra­rían los ser­vi­cios pú­bli­cos y se po­dría im­pul­sar la in­ver­sión pú­bli­ca. Pe­ro na­da es gra­tis, hay que ele­gir en­tre pa­gar im­pues­tos co­mo si es­tu­vié­se­mos en los Es­ta­dos Uni­dos o te­ner un Es­ta­do de bie­nes­tar co­mo el de Sue­cia. Ese es el dra­ma de Ra­joy, que no pue­de ni ba­jar ni su­bir los im­pues­tos: “¡Vir­gen­ci­ta, vir­gen- ci­ta, que me que­de co­mo es­toy!”.

No pue­de ba­jar­los por­que tie­ne que des­ti­nar 14.250 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit y si­tuar­lo en el 3,1% co­mo le exi­ge Bru­se­las. Lo po­dría con­se­guir re­du­cien­do el gas­to pú­bli­co lo que le da­ría mar­gen pa­ra re­du­cir la pre­sión fis­cal. Pe­ro no tie­ne ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos. Ciu­da­da­nos y el PSOE le han exi­gi­do que aban­do­ne la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad.

Pe­ro tam­po­co pue­de su­bir los. Se­ría tan­to co­mo ha­cer­se el ha­ra­ki­ri po­lí­ti­co. Su elec­to­ra­do no se lo per­do­na­ría nun­ca. Es al­go que es­tá en el ADN de su ideo­lo­gía. En el PP, co­mo en cual­quier par­ti­do con­ser­va­dor, as­pi­ran a pa­gar me­nos im­pues­tos; los mí­ni­mos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der fi­nan­ciar un es­ta­do bá­si­co del bie­nes­tar. Es­tán ple­na­men­te con­ven­ci­dos de que los con­tri­bu- yen­tes ges­tio­nan de ma­ne­ra más efi­caz pa­ra la so­cie­dad su di­ne­ro que si lo ha­cen los po­lí­ti­cos o los fun­cio­na­rios. Por eso, pretenden que el sec­tor pú­bli­co pier­da pe­so a fa­vor del sec­tor pri­va­do. Su ob­je­ti­vo es un Es­ta­do más pe­que­ño a ima­gen y se­me­jan­za del que exis­te en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que al es­ti­lo eu­ro­peo.

Tal vez en el 2019, coin­ci­dien­do con las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, el PP vuel­va a plan­tear una nue­va ba­ja­da im­po­si­ti­va aun­que tam­po­co va a te­ner mu­cho mar­gen. Es­pa­ña tie­ne una deu­da de 1,1 bi­llo­nes de eu­ros que es­te año ge­ne­ra­rá un gas­to fi­nan­cie­ro de 32.171 mi­llo­nes. En el mo­men­to que vuel­van a su­bir los ti­pos de in­te­rés ab­sor­be­rá to­do el in­cre­men­to de re­cau­da­ción que se pue­da pro­du­cir.

ÀLEX GAR­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.