Ja­vier Díaz Ji­mé­nez

La Vanguardia - Dinero - - NEWS - Ja­vier Díaz Gi­mé­nez Pro­fe­sor del ISES, Uni­ver­si­dad de Na­va­rra

¿Quo va­dis Eu­ro­pa?

En el 2014, Chi­na ade­lan­tó a Es­ta­dos Uni­dos y se con­vir­tió en la pri­me­ra eco­no­mía del pla­ne­ta, se­gún el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). Esa nue­va he­ge­mo­nía ha si­do la cau­sa de mu­chos de los cam­bios y sorpresas que nos es­tá dan­do la co­yun­tu­ra. ¿Y Eu­ro­pa? Pues avan­zan­do co­mo un ca­ra­col a una ta­sa de cre­ci­mien­to de un 1,5%; mi­rán­do­se en el om­bli­go de los pro­ble­mas que ella mis­ma ge­ne­ra: pre­gun­tán­do­se si la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea (UE) se­rá blan­da o se­rá du­ra; cues­tio­nán­do­se qué va a pa­sar tras las elec­cio­nes que se ave­ci­nan; tra­tan­do de ave­ri­guar cuán­do y có­mo va a de­ci­dir la eu­ro­zo­na re­es­truc­tu­rar la deu­da pú­bli­ca grie­ga; y pre­gun­tán­do­se tam­bién cuán­do se van a de­ci­dir los eu­ro­peos del nor­te a ali­viar el cos­te de las deu­das pú­bli­cas por­tu­gue­sa, ita­lia­na o es­pa­ño­la.

Hoy el Vie­jo Con­ti­nen­te es­tá ha­blan­do de los asun­tos eu­ro­peos, y se es­tá ais­lan­do de las gran­des con­ver­sa­cio­nes del pla­ne­ta. Con una eco­no­mía men­guan­te y una po­bla­ción en­ve­je­ci­da y re­sig­na­da, Eu­ro­pa va per­dien­do su in­fluen­cia. Ter­mi­na­rá por con­ver­tir­se en la Sui­za del pla­ne­ta, y los eu­ro­peos del fu­tu­ro se­rán ri­cos pe­ro irre­le­van­tes, un po­co co­mo les pa­sa en la ac­tua­li­dad a los sui­zos.

Las apor­ta­cio­nes de la UE y de Chi­na al cre­ci­mien­to del PIB mun­dial mues­tran es­ta pér­di­da de in­fluen­cia. Se­gún los da­tos del FMI, en 1970, Eu­ro­pa apor­ta­ba ca­si el 20% de ese cre­ci­mien­to; en el 2015, esa apor­ta­ción se que­da­ba re­du­ci­da a un 3,5%. Si, en 2015, la UE hu­bie­ra des­apa­re­ci­do del pla­ne­ta, el res­to de la hu­ma­ni­dad ape­nas lo ha­bría no­ta­do.

En cam­bio, a Chi­na le ha ocu­rri­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Su apor­ta­ción al cre­ci­mien­to del pla­ne­ta pa­só de un 3% en 1970 a un for­mi­da­ble 31% en el 2015. Si, ese mis­mo año, Chi­na hu­bie­ra des­apa­re­ci­do del pla­ne­ta ha­bría si­do una tra­ge­dia eco­nó­mi­ca pa­ra la hu­ma­ni­dad. La vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos glo­ba­les a fi­na­les del 2015, la zo­zo­bra ge­ne­ra­li­za­da que pro­vo­ca­ron las caí­das de la Bol­sa de Shanghái en di­ciem­bre de ese año y la preo­cu­pa­ción de la ma­yo­ría de los co­men­ta­ris­tas en enero del 2016, por la du­das que pro­vo­ca­ba el ru­mor de una des­ace­le­ra­ción brus­ca del cre­ci­mien­to de Chi­na con­fir­man su im­por­tan­cia.

¿A dón­de va Eu­ro­pa? El Li­bro blan­co so­bre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa pre­sen­ta­do por el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea no nos lo ter­mi­na de acla­rar. Junc­ker nos pi­de que sea­mos pa­cien­tes y que es­pe­re­mos has­ta sep­tiem­bre de es­te año. Pa­ra en­ton­ces sa­bre­mos cuá­les ha­brán si­do los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pen­dien­tes; las ne­go­cia­cio­nes de la sa­li­da del Reino Uni­do ha­brán em­pe­za­do; y la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga se­rá in­mi­nen­te. Co­mo el rei­na­do de Wity­za, el fu­tu­ro del an­ta­ño ilu­sio­nan­te pro­yec­to eu­ro­peo se pre­sen­ta os­cu­ro e in­cier­to. Los eu­ro­peos éra­mos jó­ve­nes, fuer­tes y gua­pos… y mi­rad en lo que nos he­mos con­ver­ti­do.

In­fluen­cia Eu­ro­pa ter­mi­na­rá por con­ver­tir­se en la Sui­za del pla­ne­ta y los eu­ro­peos del fu­tu­ro se­rán ri­cos, pe­ro irre­le­van­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.