Trump, tiem­po de in­cer­ti­dum­bre

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - An­to­ni Se­gu­ra i Mas Ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na

Jo­seph Sti­glitz pro­nos­ti­ca­ba en Da­vos que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Do­nald Trump se­rá un fra­ca­so por­que sus pro­pues­tas de im­pues­tos y de aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes in­cre­men­ta­rán el dé­fi­cit fis­cal y co­mer­cial. Tam­bién Pie­rre Mos­co­vi­ci, co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios de la UE, ad­ver­tía que unas po­lí­ti­cas ba­sa­das en el “na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co” y el “pro­tec­cio­nis­mo” ten­drían efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la in­fla­ción y los ti­pos de in­te­rés. Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, Trump pro­me­tió crear 25 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo en diez años y un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co anual del 3,5% gra­cias a la ba­ja­da de im­pues­tos, el in­cre­men­to de la in­ver­sión, la eli­mi­na­ción de las re­gu­la­cio­nes des­truc­ti­vas, el aflo­ra­mien­to de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos y la re­de­fi­ni­ción de los acuer­dos co­mer­cia­les ba­jo la pre­mi­sa de Amé­ri­ca pri­me­ro.

Las pro­pues­tas pa­san por de­di­car un bi­llón de dó­la­res a in­fra­es­truc­tu­ras, in­cre­men­tar los gas­tos en de­fen­sa, eli­mi­nar el im­pues­to de su­ce­sio­nes, re­du­cir el de so­cie­da­des (del 35% al 15%) y los tra­mos im­po­si­ti­vos de sie­te a tres (12%, 25% y 33%), re­pa­triar ca­pi­ta­les de los pa­raí­sos fis­ca­les, eli­mi­nar las me­di­das de Ba­rack Oba­ma pa­ra ha­cer frente a la cri­sis y pa­ra ga­ran­ti­zar la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria ( Oba­ma­ca­re). En co­mer­cio ex­te­rior, quie­re re­ne­go­ciar el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca (TLCAN) y el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), con­ge­lar el Acuer­do Tran­satlán­ti­co pa­ra el Co­mer­cio y la In­ver­sión (TTIP) en­tre EE.UU. y la UE, gra­var las im­por­ta­cio­nes chi­nas con un 45% y las me­xi­ca­nas con un 35%, re­ti­rar­se del Acuer­do de París so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co, de­cla­rar “la in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de EE.UU.” y fa­vo­re­cer la ex­trac­ción de pe­tró­leo, gas na­tu­ral y car­bón. Sin em­bar­go, la Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. (Fed) ad­vier­te de que ha­rá fal­ta una subida de los ti­pos de in­te­rés que ge­ne­ra­rá in­fla­ción.

Mu­chos ana­lis­tas des­con­fían de es­tas me­di­das y se­gún Al­fre­do Cou­ti­ño, di­rec­tor pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de Moody’s Analy­tics, pue­den com­por­tar “más efec­tos ne­ga­ti­vos que po­si­ti­vos pa­ra la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na y pa­ra sus prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les. De po­ner­se en prác­ti­ca, es­tas po­lí­ti­cas po­drían te­ner un po­ten­cial des­es­ta­bi­li­za­dor im­por­tan­te que afec­ta­ría al res­to del mun­do”. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Trump no es com­pa­ra­ble a la de Ronald Rea­gan (1981-1989), que re­du­jo la pre­sión fis­cal a la vez que in­cre­men­ta­ba el gas­to pú­bli­co pa­ra es­ti­mu­lar la de­man­da in­ter­na y pro­du­cir un au­men­to del PIB a costa de ge­ne­rar dé­fi­cit fis­cal (el en­deu­da­mien­to pa­só del 23% del PIB en 1980 al 41% en 1989) y de encarecer el dó­lar, por­que hoy la ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to de EE.UU. (110% del PIB) pa­re­ce ago­ta­da y, por lo tan­to, los re­sul­ta­dos pue­den ser desas­tro­sos: in­cre­men­to de más del 30% de la deu­da gu­ber­na­men­tal y de­te­rio­ro de la no­ta de la deu­da nor­te­ame­ri­ca­na. El ni­vel de in­ter­de­pen­den­cia de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na en un mun­do glo­bal tam­po­co ayu­da­rá a dis­mi­nuir los efec­tos ne­ga­ti­vos.

En de­fi­ni­ti­va, Trump pue­de cons­truir un ré­gi­men eco­nó­mi­co en que la po­lí­ti­ca fis­cal sus­ti­tu­ya a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria post-Bret­ton Woods, que ha pro­pi­cia­do la li­be­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas pú­bli­cas, la dis­mi­nu­ción de im­pues­tos, la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co al pre­cio de in­cre­men­tar las de­sigual­da­des so­cia­les. La de­sigual­dad es in­he­ren­te al ca­pi­ta­lis­mo (Tho­mas Pi­ketty) pe­ro la glo­ba­li­za­ción es irre­ver­si­ble (otra cues­tión es si es po­si­ble una glo­ba­li­za­ción di­fe­ren­te) y no pa­re­ce jui­cio­so vol­ver a un ré­gi­men de “na­cio­na­lis­mos com­pe­ti­ti­vos” y po­ner ba­rre­ras a los mo­vi­mien­tos de ca­pi­ta­les, mer­can­cías y per­so­nas co­mo du­ran­te el pe­rio­do de en­tre­gue­rras del si­glo XX. Es más, Trump no en­tien­de que sus po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas pue­den con­du­cir a un agra­va­mien­to del dé­fi­cit co­mer­cial y a una re­ce­sión mun­dial de efec­tos im­pre­vi­si­bles (Sti­glitz).

Pe­ro si la agen­da eco­nó­mi­ca de Trump ge­ne­ra in­quie­tu­des, to­da­vía las ge­ne­ra más su agen­da in­ter­na­cio­nal. Las po­lé­mi­cas re­la­cio­nes con Ru­sia obli­ga­ron a la di­mi­sión del ge­ne­ral Mi­ke Flynn co­mo nue­vo con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y sal­pi­can al nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son –ex­pre­si­den­te deEx­xon Mo­bil y ami­go per­so­nal de Vla­dí­mir Pu­tin–. Tam­bién es mo­ti­vo de alar­ma la ini­cial ten­sión co­mer­cial y ver­bal con Chi­na, a pe­sar del nom­bra­mien­to co­mo em­ba­ja­dor en Pe­quín de Terry Brands­tadt, ami­go de Xi Jin­ping; el apo­yo al Bre­xit y el me­nos­pre­cio a la UEy al eu­ro; las du­das so­bre la OTAN; la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con México; el ve­to a la in­mi­gra­ción de paí­ses mu­sul­ma­nes... To­do ello, más que un mo­de­lo de po­lí­ti­ca ex­te­rior, pa­re­ce más bien las ma­nías de un vi­sio­na­rio –pre­si­den­te de la pri­me­ra eco­no­mía mun­dial y po­ten­cia mi­li­tar– que se co­mu­ni­ca a gol­pes de tuit, que nie­ga el cam­bio cli­má­ti­co y que es im­pre­vi­si­ble.

En un mun­do glo­bal y ca­da vez más in­ter­de­pen­dien­te, Trump aña­de in­cer­ti­dum­bre. De las po­lí­ti­cas mul­ti­la­te­ra­les y de sta­te-buil­ding (Pa­les­ti­na, So­ma­lia, Bal­ca­nes...) de los no­ven­ta se pa­só con los neo­cons a re­afir­mar la he­ge­mo­nía y el uni­la­te­ra­lis­mo, con la evi­den­cia de que se pue­den ga­nar las gue­rras pa­ra per­der el em­pleo y crear es­ta­dos fa­lli­dos (Af­ga­nis­tán, Iraq...). Con Oba­ma pa­re­cía con­so­li­dar­se un mul­ti­la­te­ra­lis­mo di­fu­so con par­ti­ci­pa­ción de las po­ten­cias re­gio­na­les. Aho­ra, in­mer­sos en una pro­fun­da cri­sis en Orien­te Me­dio, la errá­ti­ca po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump no in­vi­ta a la es­pe­ran­za.

En con­clu­sión, el po­pu­lis­mo de Trump au­gu­ra tiem­po de in­cer­ti­dum­bre y sus po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, de ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co y de re­cha­zo de la glo­ba­li­za­ción nos ale­jan de la ca­da vez más ne­ce­sa­ria go­ber­nan­za glo­bal y pre­lu­dia la de­ca­den­cia de EE.UU. co­mo pri­me­ra po­ten­cia, a la vez que el mun­do vi­ra de nue­vo ha­cia Asia (Peter Fran­ko­pan, El co­ra­zón del mun­do, 2016) con una Chi­na ca­da vez más po­de­ro­sa e in­flu­yen­te.

De­cli­ve El po­pu­lis­mo y el pro­tec­cio­nis­mo ale­jan de la ne­ce­sa­ria go­ber­nan­za glo­bal y pre­lu­dian la de­ca­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.