El FMI evi­ta asu­mir su par­te de cul­pa

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Las ren­tas del ca­pi­tal han subido del 45% al 49% del PIB en­tre los años 1975 y 2014 La pér­di­da de pe­so del tra­ba­jo afec­ta tam­bién a paí­ses co­mo Chi­na o México

re­gis­tra­do el des­cen­so más gran­de de las ren­tas del tra­ba­jo frente a las del ca­pi­tal.

El FMI ad­vier­te que la im­pla­ca­ble caí­da de las ren­tas del tra­ba­jo des­de los años de Mar­ga­ret That­cher y Ronald Rea­gan ya em­pie­za a te­ner re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas preo­cu­pan­tes. “Exis­te un re­co­no­ci­mien­to ca­da vez más am­plio que los be­ne­fi­cios del cre­ci­mien­to se es­tán re­par­tien­do de for­ma de­sigual (…) es­to ha re­for­za­do una reac­ción con­tra la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y re­fuer­za las po­lí­ti­cas que mi­ran ha­cia den­tro (na­cio­na­lis­tas)”.

Otros eco­no­mis­tas han des­ta­ca­do tam­bién la im­por­tan­cia del des­cen­so de las ren­tas del tra­ba­jo en re­la­ción con las del ca­pi­tal pa­ra ex­pli­car los úl­ti­mos even­tos po­lí­ti­cos en Eu­ro­pa y EE.UU. “Has­ta los se­ten­ta, las ren­tas del tra­ba­jo ha­bían subido de­ma­sia­do en re­la­ción al PIB; des­de en­ton­ces, el pén­du­lo se ha des­pla­za­do has­ta el otro ex­tre­mo en fa­vor del ca­pi­tal; y el Bre­xit es el re­sul­ta­do”, di­jo Paul Or­me­rod, el au­tor de But­terfly eco­no­mics ( El efec­to ma­ri­po­sa en la eco­no­mía).

¿Por qué “se ha de­te­ni­do la marcha ha­cia ade­lan­te del tra­ba­jo”, se­gún la fra­se for­mu­la­da ya en 1978 por el his­to­ria­dor Eric Hobs­bawm? La res­pues­ta es­tri­ba en “los avan­ces rá­pi­dos de la tec­no­lo­gía, y la glo­ba­li­za­ción del co­mer­cio y del ca­pi­tal”, res­pon­de el FMI.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han re­du­ci­do los cos­tes de in­ver­sión en ca­pi­tal y, por tan­to, han elevado la ca­pa­ci­dad de sus­ti­tuir mano de obra por má­qui­nas. Es­to, se­gún se sos­tie­ne, re­du­ce las ren­tas del tra­ba­jo.

Así mis­mo, la ma­yor in­te­gra­ción co­mer­cial y fi­nan­cie­ra a es­ca­la glo­bal au­men­ta las pre­sio­nes com­pe­ti­ti­vas so­bre las em­pre­sas nacionales que “au­men­tan su ca­pa­ci­dad pa­ra des­lo­ca­li­za y mer- ma la ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción del tra­ba­jo”, ase­gu­ra el FMI. “La au­to­ma­ti­za­ción, la com­pe­ten­cia de pro­duc­tos im­por­ta­dos y el offs­ho­ring (des­lo­ca­li­za­ción de in­ver­sio­nes) ha pro­vo­ca­do una pér­di­da a lar­go pla­zo de los em­pleos de cualificación me­dia y ba­ja”

Pe­se a es­to, el Fon­do ha­ce un ba­lan­ce po­si­ti­vo de la tec­no­lo­gía y la glo­ba­li­za­ción, ya que “han con­tri­bui­do al cre­ci­mien­to y la pros­pe­ri­dad glo­bal fa­ci­li­tan­do una con­ver­gen­cia de ren­ta en­tre los paí­ses en de­sa­rro­llo y las eco­no­mías avan­za­das”. Así mis­mo, “los be­ne­fi­cios de la in­te­gra­ción co­mer­cial y fi­nan­cie­ra en eco­no­mías en de­sa­rro­llo han fa­ci­li­ta­do una ma­yor con­ver­gen­cia eco­nó­mi­ca, au­men­tos de ren­ta, un ma­yor ac­ce­so a bie­nes y ser­vi­cios y han sa­ca­do a mi­llo­nes de per­so­nas de la po­bre­za”, in­sis­te el FMI.

Sin em­bar­go, se re­co­no­ce en el in­for­me que exis­te un fa­llo im­por­tan­te en las te­sis eco­nó­mi­cas fa­vo­ra­bles a la glo­ba­li­za­ción. Se­gún las teo­rías tra­di­cio­na­les de co­mer­cio de eco­no­mis­tas co­mo Paul Krug­man, la in­te­gra­ción co­mer­cial re­du­ce las ren­tas del tra­ba­jo en re­la­ción con el PIB en las eco­no­mías avan­za­das y las sube en los paí­ses emer­gen­tes. Pe­ro la reali­dad, sos­tie­ne el FMI, es que el tra­ba­jo ha si­do per­ju­di­ca­do por el pro­ce­so de la glo­ba­li­za­ción tan­to en el mun­do ri­co co­mo el mun­do po­bre. En los paí­ses en de­sa­rro­llo, las ren­tas de tra­ba­jo han caí­do del 39% al 37% des­de 1995 (no hay da­tos pa­ra los años an­te­rio­res en es­tas eco­no­mías emer­gen­tes). Es­to se de­be pro­ba­ble­men­te a la in­ser­ción de paí­ses co­mo Chi­na o México en las ca­de­nas glo­ba­les de su­mi­nis­tro.

El FMI plan­tea otros fac­to­res pa­ra ex­pli­car la ten­den­cia en con­tra del tra­ba­jo. Cam­bios en la re­gu­la­ción de los mer­ca­dos de tra­ba­jo y pro­duc­tos que de­ter­mi­na el ni­vel de be­ne­fi­cios. Un au­men­to de la con­cen­tra­ción del ca­pi­tal –es de­cir, los oli­go­po­lios y mo­no­po­lios– en va­rias in­dus­trias ha elevado tam­bién las ren­tas del ca­pi­tal. Así mis­mo, “los cam­bios en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas –co­mo el re­cor­te en los im­pues­tos so­bre so­cie­da­des– han elevado el in­cen­ti­vo de sus­ti­tuir ca­pi­tal por mano de obra mien­tras que fac­to­res ins­ti­tu­cio­na­les (co­mo ta­sas de sin­di­ca­li­za­ción) pue­den ha­ber con­tri­bui­do al des­cen­so de la ren­ta de tra­ba­jo en re­la­ción con el PIB . Tam­bién, “la re­duc­ción de la ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción de la mano de obra pue­de ser el re­sul­ta­do de la in­te­gra­ción co­mer­cial”

Hay una fa­ce­ta es­qui­zo­fré­ni­ca en el aná­li­sis. El FMI ja­más plan­tea la po­si­bi­li­dad de que la mer­ma­da ca­pa­ci­dad pa­ra ne­go­ciar me­jo­res sa­la­rios ten­ga que ver con sus pro­pios con­se­jos. A fin de cuen­tas , ha­ce dé­ca­das que el FMI se em­pe­ña en re­co­men­dar en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na una ma­yor fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo y el des­man­te­la­mien­to de los con­ve­nios co­lec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.