“La de­sigual­dad aca­ba por cho­car con la de­mo­cra­cia”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ramon Ay­me­rich

An­tón Cos­tas

Coau­tor de ‘La nueva piel del ca­pi­ta­lis­mo’ con Xo­sé Car­los Arias En ‘La to­rre de la arro­gan­cia’ ex­plo­ra­ron la in­fluen­cia de las (ma­las) ideas do­mi­nan­tes en los ochen­ta y no­ven­ta en las po­lí­ti­cas de los úl­ti­mos vein­te años. Aho­ra ana­li­zan sus efec­tos per­ver­sos en el ca­pi­ta­lis­mo “A los pa­ra­dos no los sa­ca­re­mos de la po­bre­za con edu­ca­ción, sino con la ga­so­li­na del con­su­mo” “Mi op­ti­mis­mo vie­ne en par­te tam­bién por el mie­do, que ac­túe co­mo me­ca­nis­mo de reac­ción”

Sa­bía­mos que las ideas do­mi­nan­tes de los ochen­ta y no­ven­ta, por exa­ge­ra­das y sim­plis­tas, ha­bían crea­do un cli­ma que anes­te­sió la per­cep­ción de los riesgos de la eco­no­mía que se ha­bía desa­rro­lla­do tras la caí­da del mu­ro de Berlín. Aquel cos­mo­po­li­tis­mo dog­má­ti­co que­da­ba por he­cho que la glo­ba­li­za­ción co­mer­cial y fi­nan­cie­ra sin res­tric­cio­nes iba a be­ne­fi­ciar a to­dos. Que­da­ba por sa­ber qué cam­bios y mu­ta­cio­nes ha­bían de­ja­do en el ca­pi­ta­lis­mo”, sin­te­ti­za An­tón Cos­tas, eco­no­mis­ta y ex­pre­si­den­te del Círculo de Eco­no­mía.

Ha­bla us­ted de mu­ta­cio­nes... Sí. De mu­ta­cio­nes pa­to­ló­gi­cas. Co­mo la de­sigual­dad. En la dis­tri­bu­ción de la ren­ta y de la ri­que­za. De­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des, con la pér­di­da de ex­pec­ta­ti­vas pa­ra gran par­te de la po­bla­ción de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Si­mi­lar a la de fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX, la de la Be lleÉ­po­que,p ero tam­bién la de las no­ve­las­deDic­kens. Deal­gún­mo­do, el ca­pi­ta­lis­mo de es­te cam­bio de si­glo ha vuel­to a mos­trar la peor ca­ra de la de­sigual­dad. Y de las pa­to­lo­gías aso­cia­das a la po­bre­za: la des­truc­ción de­la dig­ni­dad de­las per­so­nas por la pér­di­da de in­gre­sos y de opor­tu­ni­da­des.

En to­do es­te pe­rio­do la es­fe­ra de la po­lí­ti­ca se ha mos­tra­do im­po­ten­te pa­ra co­rre­gir esas ten­den­cias Una eco­no­mía que acen­túa la de­sigual­dad, aca­ba cho­can­do con la de­mo­cra­cia. Los po­bres se re­ti­ran del jue­go de­mo­crá­ti­co, del es­pa­cio pú­bli­co, y al re­ti­rar­se ha­cen que las pre­fe­ren­cias en las po­lí­ti­cas res­pon­dan a las de las cla­ses más aco­mo­da­das.

En su li­bro res­pon­sa­bi­li­zan de par­te de lo ocu­rri­do ala hi­per fi­nan­ciar iza ción de la eco­no­mía Sí, se ve en el so­bre­en­deu­da­mien­to de las fa­mi­lias, de las em­pre­sas y de los ban­cos del sec­tor pri­va­do. Es al­go nue­vo en su mag­ni­tud, y al­te­ra la ener­gía del ca­pi­ta­lis­mo. Lo­sem­pre­sa­rios convencionales, con un pro­yec­to a lar­go pla­zo, se re­du­cen y au­men­ta otro ti­po de es­pe­cies, más opor­tu­nis­tas, fi­nan­cie­ros y hom­bres de ne­go­cios, co­mi­sio­nis­tas más que crea­do­res de ri­que­za. ¿Tie­ne que ver to­do eso con la de­sigual­dad? Sí, por­que la de­sigual­dad con­cen­tra la ri­que­za y au­men­ta de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da el aho­rro de los que es­tán arri­ba. Por eso ha­blo de ca­pi­ta­lis­mo ma­nia­co de­pre­si­vo (con gran­des subidas, más cor­tas y un ma­yor nú­me­ro de caí­das, más pro­fun­das) por­que ne­ce­si­ta dar cré­di­to a la gen­te pa­ra que con­su­ma. Y esa ta­sa de aho­rro vuel­ve a la eco­no­mía de una ma­ne­ra per­ver­sa. El cré­di­to es ca­paz de man­te­ner el con­su­mo pe­se a la caí­da de in­gre­sos, pe­ro lle­ga el día en que la ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to se aca­ba y la eco­no­mía se des­plo­ma.

Pe­ro en ese pe­rio­do se han crea­do tam­bién gran­des em­pre­sas na­ci­das al am­pa­ro de la tec­no­lo­gía Es otra de las mu­ta­cio­nes de las que ha­blo. Gran­des em­pre­sas que en lu­gar de dar­le fuer­za y di­na­mis­mo al ca­pi­ta­lis­mo, mo­no­po­li­zan la eco­no­mía, cie­rran la en­tra­da alas em­pre­sas jó­ve­nes, y tien­den ala car­tel iza­ción. El efec­to es vi­si­ble ya en Es­ta­dos Uni­dos, don­de hay crí­ti­cas ra­di­ca­les a las gran­des pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas. Pe­ro el mo­no­po­lio de los ser­vi­cios dre­na la ren­ta de las fa­mi­lias. La caí­da de in­gre­sos de las fa­mi­lias se de­be al des­em­pleo, pe­ro tam­bién al pre­cio que­pa­gan­los­más dé­bi­les por los ser­vi­cios. Eso nos ale­ja de la eco­no­mía de mer­ca­do y nos acer­ca a un ca­pi­ta­lis­mo feu­dal.

La eco­no­mía cre­ce, pe­ro no pa­re­ce que con­ven­za a la po­bla­ción, me­nos to­da­vía a los jó­ve­nes En reali­dad las eco­no­mías han per­di­do ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y de tra­du­cir ese cre­ci­mien­to en ri­que­za so­cial. En los años cin­cuen­ta y se­sen­ta el ca­pi­ta­lis­mo era si­nó­ni­mo de pro­gre­so, de au­men­to de es­pe­ran­za de vi­da y de bie­nes­tar. Aho­ra, el cre­ci­mien­to cho­ca fron­tal­men­te con el pro­gre­so so­cial. Y eso des­le­gi­ti­ma al ca­pi­ta­lis­mo. No so­lo por las con­duc­tas de­frau­de de­fi­nan­cie­ros y hom­bres de ne­go­cios sino por­que rom­pe el víncu­lo con el pro­gre­so so­cial. Eso pro­vo­ca ma­les­tar y con­du­ce al apo­yo a di­ri­gen­tes to­ta­li­ta­rios y me­ga­ló­ma­nos, gen­te que per­ci­be el ma­les­tar so­cial me­jor­que el po­lí­ti­co con­ven­cio­nal, pe­ro ofre­cen res­pues­tas muy pe­li­gro­sas.

Su lec­tu­ra de lo que es­tá ocu­rrien­do es muy pe­si­mis­ta. ¿El cre­ci­mien­to lle­va inevi­ta­ble­men­te a la de­sigual­dad? Una lec­tu­ra muy aco­ta­da del tra­ba­jo de Pic­ketty, po­dría ser pe­si­mis­ta. Pe­ro lo cier­to es que el ca­pi­ta­lis­mo su­po re­con­ci­liar­se con el pro­gre­so so­cial. Tras la II Gue­rra Mun­dial, al que­rer re­cons­truir las eco­no­mías da­ña­das, la ad­mi­nis­tra­ción po­ten­ció el cre­ci­mien­to de una ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar. Pic­ketty me­re­ce un no­bel por su tra­ba­jo, pe­ro la in­ter­pre­ta­ción ses­ga­da de que el ca­pi­ta­lis­mo lle­va inevi­ta­ble­men­te a la de­sigual­dad, no la veo. Soy op­ti­mis­ta, es po­si­ble ci­vi­li­zar es­tas mu­ta­cio­nes pa­to­ló­gi­cas. Pe­ro pa­ra ello es ne­ce­sa­ria una de­mo­cra­cia muy ac­ti­va y una so­cie­dad ci­vil, unos me­dios, muy exi­gen­tes. Hay que re­cons­truir el con­tra­to so­cial y dis­ci­pli­nar al ca­pi­ta­lis­mo, so­me­ter­lo a la com­pe­ten­cia. Es ese ele­men­to de le­gi­ti­mi­dad que ha­ce que, aun sien­do ri­co, me per­mi­te vi­vir pa­cí­fi­ca­men­te por­que sé que con­tri­bu­yo al bien co­mún a tra­vés de los im­pues­tos o de otro ti­po de ac­cio­nes

En el li­bro ase­gu­ran que de no me­diar cam­bios, la co­rrec­ción se ha­rá de ma­ne­ra des­or­de­na­da. ¿Es­ta­mos ya en esa fa­se? ¿Es Trump la res­pues­ta? Sí, sí, ya es­ta­mos en eso. Ya es­ta­mos vien­do la de­ca­den­cia y la bar­ba­rie. La ven­ta­ja es que sa­be­mos có­mo fue en el pa­sa­do. Si no su­pié­ra­mos qué su­ce­dió en los años 30, po­dría­mos pen­sar que los po­pu­lis­mos su­po­nen al­go bueno. Mi op­ti­mis­mo vie­ne en par­te tam­bién del mie­do, que ac­túe co­mo me­ca­nis­mo de reac­ción

Hay en­sa­yis­tas que opi­nan que só­lo los gran­des shocks aca­ban con la de­sigual­dad. Y otros, co­mo Bran­ko Mi­la­no­vic, que de­po­si­tan to­das las es­pe­ran­zas en la edu­ca­ción Mi­la­no­vic ha­bla de fuer­zas be­nig­nas y ma­lig­nas. Las ma­lig­nas son el con­flic­to bé­li­co, el caos so­cial... De­be­ría­mos po­ner en marcha esas fuer­zas be­nig­nas. En­tre ellas la edu­ca­ción. Pe­ro dé­je­me de­cir al­go. Hay mu­chos mo­ti­vos pa­ra es­for­zar­nos en me­jo­rar la edu­ca­ción, pe­ro la edu­ca­ción noes la es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to que ne­ce­si­ta nues­tro país pa­ras aca­ra­dos mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas de la cu­ne­ta. Ae­sas per­so­nas no las sa­ca­re­mos de la po­bre­za me­jo­ran­do su edu­ca­ción, sino in­yec­tan­do la ga­so­li­na del con­su­mo. Es lo que hi­zo Ben Ber­nan­ke al fi­nal del 2008, des­de la Re­ser­va Fe­de­ral. Y tam­bién el Ban­co de In­gla­te­rra. En Eu­ro­pa se ha apos­ta­do por re­ti­rar la ga­so­li­na, por­la­po­lí­ti­ca deaus­te­ri­dad, que lle­va al des­em­pleo ma­si­vo de lar­ga du­ra­ción. Yno­me­de­ja de sor­pren­der. Por­que cuan­to más du­ran las re­ce­sio­nes, más gran­de es la pér­di­da de ex­pec­ta­ti­vas pa­ra los que se han vis­to afec­ta­dos.

ÀLEX GAR­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.