La geo­po­lí­ti­ca y la to­ma de be­ne­fi­cios

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

Tras unas se­ma­nas de vo­la­ti­li­dad prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te en el mer­ca­do bur­sá­til, asis­ti­mos a un cier­to re­bro­te de los in­di­ca­do­res clá­si­cos de ries­go, co­mo por ejem­plo la com­pra de ac­ti­vos re­fu­gio –bo­nos ale­ma­nes y ame­ri­ca­nos a lar­go pla­zo o el oro– o la pro­pia co­ti­za­ción de la vo­la­ti­li­dad.

Co­mo mues­tra, la re­fe­ren­cia de deu­da ale­ma­na en el pla­zo de diez años vuel­ve a si­tuar­se en el 0,2% de ren­ta­bi­li­dad a diez años, frente al 2,28% de su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, am­bas re­fe­ren­cias en sus mí­ni­mos re­cien­tes.

Tam­bién he­mos vis­to al­go de caí­da en las bol­sas, pe­ro pa­re­ce po­co si lo com­pa­ra­mos con la evo­lu­ción de los in­di­ca­do­res que aca­ba­mos de co­men­tar.

Los mo­ti­vos de es­ta com­pra de ac­ti­vos re­fu­gio de­be­mos bus­car­los en la ma­yor ten­sión per­ci­bi­da en la geo­po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, con fo­cos de ten­sión cre­cien­te en las re­la­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con Ru­sia y Chi­na, a cuen­ta de los con­flic­tos en Si­ria y Co­rea del Nor­te, ade­más de los problemas ya tra­di­cio­na­les en Eu­ro­pa, es­to es, elec­cio­nes en Francia y las idas y ve­ni­das de las ne­go­cia­cio­nes so­bre el Bre­xit.

En mi opi­nión, es­te pa­no­ra­ma nos si­túa an­te una dis­yun­ti­va: ¿ve­re­mos re­pun­tar de nue­vo los ti­pos de in­te­rés, o ve­re­mos a las bol­sas re­co­ger be­ne­fi­cios? Qui­zá la cla­ve pa­ra de­can­tar­se por una u otra op­ción la en­con­tre­mos en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la ca­pa­ci­dad de las eco­no­mías desa­rro­lla­das pa­ra cre­cer y re­cu­pe­rar ni­ve­les más ele­va­dos de in­fla­ción, los dos ele­men­tos cla­ve que ex­pli­can el fuer­te mo­vi­mien­to al­cis­ta que arran­ca en el ter­cer tri­mes­tre del pa­sa­do año 2016 y se ace­le­ra de­fi­ni­ti­va­men­te con la vic­to­ria del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Do­nald Trump. Por el mo­men­to, los da­tos de ac­ti­vi­dad y cre­ci­mien­to son bas­tan­te pro­me­te­do­res, y las re­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to glo­bal pa­re­cen en­ca­mi­na­das a una se­rie de re­vi­sio­nes al al­za. Al­go si­mi­lar ocu­rre con los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les.

Otra cues­tión es que los da­tos de ex­pec­ta­ti­va en las úl­ti­mas se­ma­nas ha­yan con­tri­bui­do a di­bu­jar un es­ce­na­rio prác­ti­ca­men­te idí­li­co que di­fí­cil­men­te pue­da ser cum­pli­do y, por tan­to, vea­mos al­go de caí­da en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les a cor­to pla­zo.

Pe­se a es­ta po­si­bi­li­dad, se­gui­mos vien­do, de fon­do, un es­ce­na­rio de mar­ca­da re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad, con re­cu­pe­ra- ción de los ni­ve­les de in­ver­sión, con­su­mo y em­pleo, lo que lle­va­rá a in­cre­men­tos de la in­fla­ción y a la nor­ma­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en los paí­ses desa­rro­lla­dos. És­te si­gue sien­do el es­ce­na­rio cen­tral, el cual es po­si­ti­vo pa­ra las bol­sas y el cré­di­to a cor­to pla­zo, y ne­ga­ti­vo pa­ra los ti­pos a lar­go más allá de los mo­vi­mien­tos más o me­nos brus­cos que pue­dan dar­se.

Pien­so que ve­re­mos al­go más de vo­la­ti­li­dad pro­ba­ble­men­te acom­pa­ña­da de re­cor­tes en el cor­to pla­zo. Así las co­sas, la re­co­men­da­ción a los in­ver­so­res es que man­ten­gan las po­si­cio­nes siem­pre que es­tén den­tro de su per­fil de ries­go e, in­clu­so, re­co­mien­do es­tu­diar posibles opor­tu­ni­da­des de com­pra si las car­te­ras y los mer­ca­dos lo per­mi­ten.

Es­ta­re­mos atentos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.