Es­cul­tu­ras me­cá­ni­cas

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS -

Cuan­tas más vuel­tas le da­mos al te­ma de las fu­tu­ras prohi­bi­cio­nes de cir­cu­la­ción con las que nos ame­na­zan cier­tos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, ma­yor re­sul­ta nues­tro gra­do de in­dig­na­ción y sor­pre­sa. Es evi­den­te que to­ca reac­cio­nar an­te los gra­ves epi­so­dios de con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca que ate­na­zan las gran­des ciu­da­des de vez en cuan­do, en bus­ca de una me­jor ca­li­dad del ai­re que res­pi­ra­mos, pe­ro se­ría desea­ble asi­mis­mo que se op­ta­ra por im­plan­tar me­di­das mu­cho más car­ga­das de ra­zo­nes téc­ni­cas y con ma­yo­res do­sis de sen­ti­do co­mún en la ver­tien­te so­cial pa­ra evi­tar el pre­vi­si­ble per­jui­cio de mo­vi­li­dad que afec­ta­rá a las ca­pas más des­fa­vo­re­ci­das de la po­bla­ción.

Ayer tu­ve la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de lo lin­do du­ran­te unos ins­tan­tes mien­tras con­du­cía, pues­to que ade­lan­té una grúa que trans­por­ta­ba un im­pe­ca­ble Seat 1500 en per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción. So­la­men­te fue­ron un pu­ña­do de se­gun­dos, pe­ro mis ojos ad­qui­rie­ron co­mo por ar­te de ma­gia la fa­cul­tad de de­te­ner el tiem­po, co­mo si el mun­do hu­bie­ra de­ja­do de gi­rar ¿Qué va a pa­sar con los au­to­mó­vi­les clá­si­cos, con la his­to­ria del mo­tor so­bre ruedas en el im­pe­rio del fu­tu­ro eco­ló­gi­co?

Si la prohi­bi­ción es tan des­pia­da­da que no es ca­paz de aten­der a ra­zo­nes his­tó­ri­cas, tal vez nos ten­dre­mos que con­for­mar con­tem­plan­do las se­duc­to­ras obras maes­tras del au­to­mo­vi­lis­mo del pa­sa­do en los mu­seos, co­mo si fue­ran es­cul­tu­ras me­cá­ni­cas an­cla­das al sue­lo que han per­di­do la fa­cul­tad del mo­vi­mien­to. Se­ría una lás­ti­ma­de­jar de dis­fru­tar del tre­men­do gla­mour que ema­nan a su pa­so las con­cen­tra­cio­nes de co­ches clá­si­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.