Pre­su­pues­tos fren­te a la mo­ción de cen­su­ra

La du­ra­ción de la le­gis­la­tu­ra no de­pen­de­rá de los ca­sos de co­rrup­ción, sino de las pri­ma­rias so­cia­lis­tas

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

El de­ba­te del miér­co­les se con­ver­ti­rá en una mo­ción de cen­su­ra en­cu­bier­ta so­bre la co­rrup­ción

¿La ope­ra­ción Le­zo di­na­mi­ta­rá la Le­gis­la­tu­ra? To­do ha­ce pen­sar que no, a pe­sar de la mo­ción de cen­su­ra de Po­de­mos con­tra Ra­joy. La prue­ba de fue­go se va a pro­du­cir el pró­xi­mo jue­ves 4 de ma­yo, cuan­do se vo­ten las en­mien­das a la to­ta­li­dad pre­sen­ta­das a los Pre­su­pues­tos. To­do in­di­ca que no van a pros­pe­rar y que las cuen­tas del Reino se­gui­rán su tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria. Si por una ca­sua­li­dad es­to no fue­se así, al Pre­si­den­te del Go­bierno Ma­riano Ra­joy no le que­da­ría más re­me­dio que di­sol­ver el Par­la­men­to y con­vo­car elec­cio­nes.

En­prin­ci­pio, los ca­sos de co­rrup­ción des­ta­pa­dos la se­ma­na pa­sa­da no van a al­te­rar la mar­cha po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país, a pe­sar de los es­fuer­zos de Pa­blo Iglesias. Si es­to fue­ra así, el ca­so del Ca­nal de Isa­bel I In o de­ja­rá de ser un asun­to co­yun­tu­ral. Su prin­ci­pal con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca ha­bría si­do ter­mi­nar con Es­pe­ran­za Agui­rre y con los su­yos, lo cual no es ma­lo para el P P. De he­cho, Ra­joy des­pre­cia­ba pro­fun­da­men­te aIg­na­cioGon­zá­lez. Por tan­to, con la ope­ra­ción se ha qui­ta­do de en­ci­ma al úl­ti­mo nú­cleo del vie­jo PP he­re­da­do de Jo­sé Ma­ría Az­nar que aún se re­sis­tía a aban­do­nar el po­der. No hay que po­ner­se ner­vio­so, “hay que de­jar que pa­se la tor­men­ta”, ha di­cho Ra­joy a los su­yos.

Así, no re­sul­ta ex­tra­ño que en los círcu­los del po­der se ha­ya em­pe­za­do a ru­mo­rear que la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Saénz de Santamaría ha­ya de­ja­do ha­cer, para com­ple­tar la lim­pie­za ini­cia­da al ini­cio de la pa­sa­da Le­gis­la­tu­ra. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del PP es­tán sa­lien­do re­for­za­das por ha­ber de­nun­cia­do la co­rrup­ción que du­ran­te el man­da­to de la “li­de­re­sa” cam­pa­ba por sus res­pe­tos. Es­te es el ca­so de la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Cristina Ci­fuen­tes. Es de­cir, se ha da­do un pa­so más en la es­tra­te­gia de ter­mi­nar con la im­pu­ni­dad: “quien la ha­ce la pa­ga”.

Pe­ro na­da es gra­tis y la “Ope­ra­ción Le­zo” es­tá te­nien­do un ele­va­do­cos­te para los po­pu­la­res y para el Es­ta­do. Los na­cio­na­lis­tas vas­cos y ca­ta­la­nes es­tán apro­ve­chan­do la de­bi­li­dad del Go­bierno para sa­lir­se con la su­ya. Los vas­cos han subido el pre­cio por su apo­yo a los PGE y los ca­ta­la­nes tam­bién, para re­ma­tar el pro­ce­so de des co­ne­xión. Sin em­bar­go, tie­ne im­por­tan­tes be­ne­fi­cios a me­dio y lar­go pla­zo, co­mo es el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que se pro­du­ce en la de­re­cha es­pa­ño­la.

Vis­tas así las co­sas, el de­ba­te pre­su­pues­ta­rio del miér­co­les se va a con­ver­tir en una mo­ción de cen­su­ra en­cu­bier­ta so­bre la co­rrup­ción. El he­cho de que Ciudadanos ha­ya acu­sa­do alPP de ser un“par­ti­do co­rrup­to” ha he­cho tem­blar las pa­re­des­de El Pa­la­cio d el aMonc loa. Si es así, ¿có­mo es po­si­ble que pac­te na­die con ellos para man­te­ner­los en el po­der? Si es­te par­ti­do fue­se cohe­ren­te, que no lo es, ten­dría que vo­tar en con­tra del Go­bierno. Pe­ro al fi­nal vo­ta­rá jun­to al PP y al PNV.

Una vez más se­rá una opor­tu­ni­dad per­di­da para ana­li­zar unos Pre­su­pues­tos que pa­sa­rán sin pe­na ni glo­ria y que ca­re­cen de las re­for­mas ne­ce­sa­rias. En de­fi­ni­ti­va, unos Pre­su­pues­tos ali­cor­tos que no sir­ven para ser más com­pe­ti­ti­vos en una eco­no­mía glo­bal.

Lo que sí pue­de acor­tar la Le­gis­la­tu­ra es el triun­fo de Pe­dro Sán­chez co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Las elec­cio­nes in­ter­nas de los so­cia­lis­tas es­tán muy abier­tas y una derrota de Su­sa­na Díaz po­dría cam­biar el panorama po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. Es aquí don­de de ver­dad se jue­ga la Le­gis­la­tu­ra. Es­ta es la ra­zón de fon­do de la mo­ción de Po­de­mos: co­lo­car a los so­cia­lis­tas y a Ciudadanos con­tra la es­pa­da y la pa­red.

Sin ner­vios, “hay que de­jar que pa­se la tor­men­ta”, ha di­cho Ra­joy a los su­yos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.