La mo­to de Mad Max

Du­ca­ti se ha alia­do con el di­se­ña­dor de ro­pa Die­sel para crear una edi­ción li­mi­ta­da de la Dia­vel

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Jorge B. Pont

La ex­clu­si­va Du­ca­ti Dia­vel Die­sel in­cor­po­ra nu­me­ro­sos ele­men­tos fa­bri­ca­dos a mano Se ha di­se­ña­do una co­lec­ción es­pe­cí­fi­ca: va­que­ros, cha­que­tas y ca­mi­se­tas

No se tra­ta de una nue­va ge­nia­li­dad de Du­ca­ti adap­tan­do un mo­tor dié­sel a su mo­de­lo Dia­vel, co­sa que tam­po­co de­be­ría sor­pren­der de quie­nes han con­se­gui­do una au­tén­ti­ca mo­to ti­po crui­sier pen­sa­da sen­ci­lla­men­te para no pa­sar nun­ca des­aper­ci­bi­do. De lo que se tra­ta es que Du­ca­ti, y la fir­ma de ro­pa ca­sual Die­sel, dos ico­nos del ma­de in Italy, se han uni­do para crear una edi­ción li­mi­ta­da de 666 uni­da­des del mo­de­lo Dia­vel. Y no es ca­sua­li­dad que sean 666 uni­da­des, tra­tán­do­se de una mo­to dia­bó­li­ca. El re­sul­ta­do fi­nal de es­ta co­la­bo­ra­ción ha si­do la nue­va Du­ca­ti Dia­vel Die­sel; una cria­tu­ra muy es­pe­cial para usua­rios real­men­te se­lec­tos.

Por un la­do, Du­ca­ti ha re­con­si­de­ra­do va­rios pun­tos en su Dia­vel que la di­fe­ren­cian del mo­de­lo ba­se: la es­truc­tu­ra de ace­ro con re­ma­ches y sol­da­du­ras vis­tas, el depósito de com­bus­ti­ble ce­pi­lla­do a mano, la cú­pu­la con re­ma­ches, los re­tro­vi­so­res e in­clu­so el ta­pi­za­do del si­llín tam­bién ha si­do re­di­se­ña­do. Des­ta­can por to­da la mo­to, las tres D que co­rres­pon­den a las ini­cia­les de: Du­ca­ti, Dia­vel y Die­sel. El con­jun­to, a ni­vel es­té­ti­co, re­crea el más pu­ro es­ti­lo no­ven­te­ro de la se­rie Mad Max, aun­que el pre­cio, sin con­fir­mar, la hará ale­jar­se de cual­quier es­ce­na­rio pos­nu­clear.

La ba­se me­cá­ni­ca de la Dia­vel si­gue sien­do la mis­ma, man­te­nien­do inal­te­ra­ble su mag­ní­fi­co mo­tor bi­ci­lín­dri­co tes­taes­tret­ta de 1.200cc, co­lo­ca­do en po­si­ción L. Es­te mo­tor rin­de 162 CV de po­ten­cia, que los so­por­ta es­toi­ca­men­te gra­cias a su enor­me neu­má­ti­co tra­se­ro (240 mm de an­chu­ra) que tan­to la ca­rac­te­ri­za. En lo que sí han da­do un pa­so ade­lan­te es en cier­tos de­ta­lles es­té­ti­cos bus­can­do ex­ce­len­cia y per­so­na­li­za­ción, pe­ro tam­bién es­pec­ta­cu­la­ri­dad. Por ejem­plo, en la adop­ción de pin­zas de freno ro­jas o los cin­co es­la­bo­nes de co­lor ro­jo en la ca­de­na de trans­mi­sión que, só­lo a ni­vel de de­ta­lle es­té­ti­co, le apor­tan un es­ti­lo tan úni­co co­mo es­pe­cial, que es de lo que se tra­ta.

Pe­ro de­ta­lles al mar­gen, la Dia­vel Die­sel, la que en su día fue ca­ta­lo­ga­da co­mo la pri­me­ra Ma­xiNa­ked de la his­to­ria, man­tie­ne in­tac­tas sus pres­ta­cio­nes y ma­ne- ja­bi­li­dad que gra­cias al efec­ti­vo sis­te­ma Ri­ding Mo­de ofre­ce se­gu­ri­dad y mu­cha emo­ción. Y co­mo guin­da, al ha­bi­tual cua­dro de ins­tru­men­tos, se la ha aña­di­do una pan­ta­lla au­xi­liar LCD de co­lor ro­jo con un ai­re vin­ta­ge y que en­ca­ja per­fec­ta­men­te con el res­to de los ele­men­tos de es­ta nue­va Dia­vel. La fir­ma Die­sel, por su par­te, ha di­se­ña­do una co­lec­ción es­pe­cí­fi­ca de­di­ca­da a es­ta mo­to: va­que­ros, cha­que­tas de cue­ro y ca­mi­se­tas; una co­lec­ción de pro­duc­tos que des­ta­can tan­to por la ca­li­dad de su con­fec­ción co­mo por su di­se­ño, y que com­po­nen el con­jun­to idó­neo para quien se enamo­re de es­ta nue­va ver­sión Du­ca­ti Dia­vel, la mo­to sa­tá­ni­ca.

Me­cá­ni­ca La ba­se de la Dia­vel si­gue sien­do la mis­ma, man­te­nien­do inal­te­ra­ble su mag­ní­fi­co mo­tor bi­ci­lín­dri­co tes­taes­tret­ta de 1.200cc, que rin­de una po­ten­cia de 162 CV, co­lo­ca­do en po­si­ción L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.