El ca­je­ro au­to­má­ti­co

me­dio si­glo cum­ple

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blan­ca Gis­pert

Ya ha­ce 50 años que las es­qui­nas, las ca­lles, los pa­seos y las ave­ni­das de la ma­yo­ría de po­bla­cio­nes em­pe­za­ron a con­vi­vir con es­ta má­qui­na que ex­pul­sa y ab­sor­be di­ne­ro. El ca­je­ro au­to­má­ti­co ha ido cam­bian­do­deas­pec­to pe­ro si­gue lle­nan­do y va­cian­do el bol­si­llo las 24 ho­ras igual que en sus ini­cios. Pre­ci­sa­men­te para ello lo in­ven­tó el in­ge­nie­ro es­co­cés Shep­herd-Ba­rron, can­sa­do de que­dar­se sin efec­ti­vo por lle­gar al ban­co cuan­do ya ha­bía ce­rra­do. Así que el fa­bri­can­te para el cual tra­ba­ja­ba Ba­rron, la em­pre­sa De La Rue, fue el pri­me­ro en im­plan­tar un ca­je­ro au­to­má­ti­co. Lo hi­zo en una ofi­ci­na del ban­co Bar­clays, en el nor­te de Lon­dres. Es­to fue en 1967 pe­ro co­mo sue­le pa­sar, en Es­pa­ña es­ta tec­no­lo­gía no lle­gó has­ta unos años más tar­de. Aquí, la en­ti­dad pio­ne­ra fue el Ban­coPo­pu­lar, que en 1974 ins­ta­ló en To­le­do una má­qui­na de la mar­ca es­ta­dou­ni­den­se Bu­rroughs.

Des­de en­ton­ces, es­ta má­qui­na se ha ido pro­pa­gan­do por to­do el mun­do y con es­pe­cial in­ten­si­dad en Es­pa­ña, el se­gun­do Es­ta­do de la Unión Eu­ro­pea con más cajeros au­to­má­ti­cos por po­bla­ción, só­lo por de­trás de Por­tu­gal, se­gún la aso­cia­ción Eu­ro­pean ATMSe­cu­rity Team. La­den­si­da­des­deu­na­má­qui­na por 936 ha­bi­tan­tes, te­nien­do en cuen­ta los 49.958 apa­ra­tos que ha­bía en Es­pa­ña en 2016. Pe­ro la pro­por­ción ha­bía lle­ga­do a ser muy su­pe­rior, de un ca­je­ro por 762 per­so­nas en 2009. En efec­to, la cri­sis ha he­cho mer­mar el nú­me­ro de má­qui­nas y Car­los Gar­cia-Reig, director enEs­pa­ña­deNCR, co­rro­bo­ra la ten­den­cia a la ra­cio­na­li­za­ción. Es­te fa­bri­can­te es­ta­dou­ni­den­se ha­bía lle­ga­do a pro­veer más de 40.000 cajeros en los años bue­nos mientras que aho­ra, aun sien­do lí­der de mer­ca­do con un 46% de cuo­ta, abas­te­ce al­re­de­dor de 22.500. Tam­bién coin­ci­de con él Xa­vie­rDo­min­go, director de­ban­ca de ser­vi­cios di­gi­ta­les de Cai­xa­bank, que ex­pli­ca que la en­ti­dad, lí­der en pre­sen­cia de cajeros en Es­pa­ña –aun­que su prin­ci­pal pro­vee­dor es Fu­jit­su– lle­va unos años con una­ci­fra es­ta­ble de­má­qui­nas, al­re­de­dor de 9.600. Le si­guen BBVA con unas 7.100, Ban­kia, con 5.500, San­tan­der (5.100), Ban­co Sa­ba­dell (3.200) y Ban­co Po­pu­lar (2.712).

Alo­se­fec­tos de­la cri­sis queha­te­ni­do so­bre el ca­je­ro, hay que su­mar­le el au­ge de la tar­je­ta co­mo me­dio de pa­go, que por pri­me­ra vez es­te año ha su­pe­ra­do los pa­gos en efec­ti­vo. Sin em­bar­go, Gar­cíaReig apun­ta­queaun­quee­lu­so­de­la tar­je­ta se ha­ya in­cre­men­ta­do, la re­ti­ra­da de efec­ti­vo tam­bién lo ha he­cho en los úl­ti­mos años, lo que evi­den­cia que aun­que “la di­gi­ta­li­za­ción es inevi­ta­ble”, a la tec­no­lo­gía aún le que­da vi­da “por mu­chos años”. Gar­cía-Reig co­men­ta que el prin­ci­pal re­to que afron­ta aho­ra el ca­je­ro es su in­te­gra­ción con la ban­ca mó­vil.

Y en ello, la prin­ci­pal no­ve­dad que el sec­tor ha desa­rro­lla­do –igual que hi­zo con la pan­ta­lla tác­til a me­dia­dos de los no­ven­ta y la tec­no­lo­gía con­tact less a prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da– es el pa­go

con­tact less con el dis­po­si­ti­vo, ya pre­sen­te en al­gu­nos apa­ra­tos. In­clu­so, las má­qui­nas más avan­za­das ya es­tán tra­ba­jan­do en ofre­cer tec­no­lo­gía bio­mé­tri­ca para re­co­no­cer al clien­te, a tra­vés de la hue­lla dac­ti­lar o un aná­li­sis ocu­lar.

Así pues, el ca­je­ro se vuel­ve ca­da vez más in­te­li­gen­te y, aun­que sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes si­guen sien­do las mis­mas que cuan­do se creó, ca­da vez in­cor­po­ra otras de nue­vas y es más efi­cien­te. Ello, di­ce Agus­tín Nie­to, Se­cre­ta­rio Sin­di­ca­to Sectorial Fi­nan­cie­ro deUGT“per­ju­di­ca di­rec­ta­men­te al tra­ba­ja­dor de la ban­ca, que si noha­bía su­fri­do lo su­fi­cien­te la cri­sis, aho­ra tie­ne que car­gar con los avan­ces de la tec­no­lo­gía que pre­ci­sa­men­te, co­lo­can al ca­je­ro au­to­má­ti­co co­mo cen­tro de ac­ti­vi­dad de la ofi­ci­na ban­ca­ria, re­le­gan­do al tra­ba­ja­dor a una po­si­ción de so­por­te” . Do­min­go de Cai­xa­bank, de­fien­de lo con­tra­rio: “La di­gi­ta­li­za­ción per­mi­te al tra­ba­ja­dor desa­rro­llar ta­reas con com­po­nen­te más hu­mano y asis­ten­cial y aban­do­nar aque­llas re­pe­ti­ti­vas y pe­sa­das”.

La di­gi­ta­li­za­ción es pues el prin­ci­pal re­to para el ca­je­ro, ya sea para el tra­ba­ja­dor co­mo para el clien­te, que tien­de a usar ca­da vez más la tar­je­ta. Pe­ro to­do apun­ta a que, co­mo­mí­ni­mo, a los 75 años lle­ga­rá.

NCR

FUEN­TE: BAN­CO DE ES­PA­ÑA

NCR

AR­XIU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.