El Ban­co de Es­pa­ña y el SMI

La Vanguardia - Dinero - - NEWS - Trans­ver­sal Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

El Ban­co de Es­pa­ña ha ad­ver­ti­do de los efec­tos ne­ga­ti­vos que ten­drá la re­cien­te subida del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal (SMI) de 665,2 a 707,6 eu­ros (en 14 pa­gas). Con­cre­ta­men­te, La Van­guar­dia (3/IV/2017) pu­bli­ca­ba que, con res­pec­to a los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos (es de­cir, los que co­bran el SMI o muy po­co más), “el Ban­co de Es­pa­ña cal­cu­la que un 3,5% de ellos per­de­rán su em­pleo, por­cen­ta­je que su­biría al 4,87% en el ca­so de los jó­ve­nes y al 6,36% en el de los ma­yo­res de 45 años”. Tam­bién cal­cu­la­ba los im­pac­tos que ten­dría su­bir­lo has­ta 950 eu­ros en el año 2020, que se pue­den re­su­mir en una des­truc­ción del 1,39% del to­tal de pues­tos de tra­ba­jo.

Con­fie­so que mi pri­me­ra reac­ción fue de irri­ta­ción. Te­nien­do en cuen­ta que el Ban­co de Es­pa­ña no vio ve­nir una enor­me cri­sis fi­nan­cie­ra que se ha­bía es­ta­do fra­guan­do en unas ins­ti­tu­cio­nes que te­nía la obli­ga­ción de con­tro­lar, ¿có­mo se atre­ve a lan­zar pre­vi­sio­nes so­bre un asun­to que no es de su com­pe­ten­cia, que es muy con­tro­ver­ti­do, y a lan­zar­las, ade­más, con dos de­ci­ma­les?

De­jan­do de la­do la reac­ción ini­cial, la no­ti­cia sus­ci­ta dos pre­gun­tas: ¿Son só­li­das es­tas pre­vi­sio­nes? ¿Qué im­por­tan­cia ten­dría su ma­te­ria­li­za­ción? Em­pe­za­mos por la so­li­dez. La res­pues­ta es que muy po­ca. De en­tra­da, por­que siem­pre hay que du­dar de las pre­vi­sio­nes he­chas por eco­no­mis­tas. En con­cre­to, y en cuan­to al sa­la­rio mí­ni­mo, la can­ti­dad de es­tu­dios que han tra­ta­do de cal­cu­lar el im­pac­to de sus au­men­tos so­bre el em­pleo es enor­me, pe­ro las con­clu­sio­nes son in­creí­ble­men­te con­fu­sas. La ma­yo­ría con­clu­ye que o bien no exis­te o que es des­pre­cia­ble. Re­cien­te­men­te, The Eco

no­mist de­di­ca­ba mu­cha aten­ción al te­ma a raíz de la de­ci­sión del Go­bierno bri­tá­ni­co de su­bir­lo un 34%, y se las vio ne­gras para ar­gu­men­tar que, aun­que no ha­bía evi­den­cia cla­ra al res­pec­to, era de sen­ti­do co­mún que, a la lar­ga, los em­pre­sa­rios pro­ce­de­rían a sus­ti­tuir tra­ba­ja­do­res por má­qui­nas (por ejem­plo, ex­pen­de­do­ras de ham­bur­gue­sas).

En es­te mar de in­cer­ti­dum­bre, las pre­vi­sio­nes del Ban­co de Es­pa­ña se ba­san en un úni­co es­tu­dio que el pro­pio ban­co fi­nan­ció y pu­bli­có ha­ce cin­co años. Su me­to­do­lo­gía es muy cues­tio­na­ble, ya que se ba­sa en com­pa­rar la pro­ba­bi­li­dad de que un tra­ba­ja­dor que co­bra­se el SMI o po­co más per­die­ra su em­pleo des­pués de los au­men­tos de los años 2005-2010 en re­la­ción con otro tra­ba­ja­dor con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas en­tre los años 2000 y 2004, años en los que el SMI no subió. El pro­ble­ma es que en­tre el 2005 y el 2010, ade­más de su­bir el SMI, hu­bo una fe­no­me­nal des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo de­bi­do a una cri­sis a la que el es­tu­dio no pres­ta nin­gu­na aten­ción. De he­cho, el mis­mo es­tu­dio pre­sen­ta un cua­dro del que se pue­de de­du­cir que la pro­ba­bi­li­dad de que un tra­ba­ja­dor afec­ta­do por el au­men­to del SMI per­die­ra el pues­to de tra­ba­jo era un 30% más ele­va­da en el 2010 que en el 2004, pe­ro tam­bién que, para un tra­ba­ja­dor no afec­ta­do, la pro­ba­bi­li­dad (a pe­sar de ser más ba­ja) ha­bía au­men­ta­do un 47%.

Es inevi­ta­ble con­cluir que el Ban­co de Es­pa­ña ha per­di­do una opor­tu­ni­dad de ca­llar y que, pues­tos a de­cir al­go, se po­día ha­ber aho­rra­do los de­ci­ma­les.

Aho­ra bien, su­pon­ga­mos que las con­clu­sio­nes del Ban­co de Es­pa­ña fue­ran só­li­das co­mo la ro­ca, y que fue­ra ver­dad que si subie­ra el SMI has­ta 950 eu­ros, se des­trui­rían un 1,4% de los pues­tos de tra­ba­jo ac­tua­les, que, ló­gi­ca­men­te, se con­cen­tra­rían en­tre los que es­tán co­bran­do en­tre el SMI ac­tual (707,6) y los 950 eu­ros.

Ha­bla­mos de un to­tal de 260.000 pues­tos de tra­ba­jo a ni­vel es­pa­ñol y de 45.000 a ni­vel ca­ta­lán. Apa­ren­te­men­te, el efec­to es su­fi­cien­te­men­te ne­ga­ti­vo co­mo para con­de­nar la me­di­da.

Aho­ra bien, es­ta im­pre­sión de­be ser ma­ti­za­da con dos re­fle­xio­nes. La pri­me­ra es que es­ta­mos ha­blan­do de una subida que ten­dría lu­gar a lo lar­go de tres años, y que, al rit­mo ac­tual, en es­tos tres años se ha­brán crea­do en Es­pa­ña 1,3 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, 320.000 de ellos en Ca­ta­lun­ya. Así pues, no se tra­ta de des­truc­ción, sino de una ra­len­ti­za­ción re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­da del pro­ce­so de crea­ción.

Se po­drá ar­gu­men­tar que la úni­ca prio­ri­dad de­be ser crear pues­tos de tra­ba­jo, y que, por tan­to, cual­quier ra­len­ti­za­ción es in­de­sea­ble. Aho­ra bien, ni el pa­ro es el úni­co pro­ble­ma de nues­tro mer­ca­do la­bo­ral, ni la crea­ción de cual­quier ti­po de pues­tos de tra­ba­jo es la úni­ca ma­ne­ra de com­ba­tir­lo.

Una de las gran­des pa­to­lo­gías de nues­tro mer­ca­do la­bo­ral (y, en mi opi­nión, la peor, por­que es la cau­sa de las otras) es la ele­va­da pro­por­ción de pues­tos de tra­ba­jo ocu­pa­dos por per­so­nas con cua­li­fi­ca­ción ba­ja. Es­ta­mos ha­blan­do de una pro­por­ción (en Ca­ta­lun­ya es del 33%) que tri­pli­ca la de cual­quier país al nor­te de los Pi­ri­neos (don­de se si­túa al­re­de­dor del 10%). Es­te he­cho nos con­de­na a ser un país re­la­ti­va­men­te po­co pro­duc­ti­vo, po­co equi­ta­ti­vo y a no po­der fi­nan­ciar el Es­ta­do de bie­nes­tar.

Te­nien­do en cuen­ta es­te he­cho, ¿no se­ría ra­zo­na­ble que nues­tros em­pre­sa­rios re­ci­bie­ran una se­ñal que les es­ti­mu­la­ra a pe­dir más ca­li­fi­ca­cio­nes a sus tra­ba­ja­do­res?

Aho­ra bien, ¿por qué nues­tros em­pre­sa­rios se con­for­man tan a me­nu­do con tra­ba­ja­do­res po­co cua­li­fi­ca­dos? Ló­gi­ca­men­te, por­que, per­mi­tién­do­lo el pues­to de tra­ba­jo, les han de pa­gar me­nos que si fue­ran cua­li­fi­ca­dos. De he­cho, si nos pre­gun­ta­mos por qué los em­pre­sa­rios eu­ro­peos al nor­te de los Pi­ri­neos con­tra­tan me­nos tra­ba­ja­do­res con po­ca cua­li­fi­ca­ción nos en­con­tra­re­mos con dos ti­pos de res­pues­tas: por­que el con­ve­nio co­lec­ti­vo re­quie­re una ti­tu­la­ción (nor­mal­men­te de gra­do me­dio) y por­que, de un mo­do u otro, no es­tá per­mi­ti­do pa­gar tan po­co co­mo aquí: el sa­la­rio mí­ni­mo en Ale­ma­nia o en Fran­cia equi­va­le al 50% de su PIB per cá­pi­ta, que, en nues­tro ca­so, equi­va­le a 1.000 eu­ros al mes.

Por tan­to, y a pe­sar de lo que in­si­núa el Ban­co de Es­pa­ña, su­bir el SMI a 950 eu­ros, en tres años, no de­ja de ser una bue­ní­si­ma idea.

La cua­li­fi­ca­ción Hay em­pre­sa­rios que a me­nu­do pre­fie­ren te­ner tra­ba­ja­do­res

po­co cua­li­fi­ca­dos, por­que así les tie­nen que pa­gar

me­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.