Fal­so cul­pa­ble

La Vanguardia - Dinero - - NEWS - Al­bert Grau

El In­for­me de Ac­ti­vi­dad Tu­rís­ti­ca del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na ha reac­ti­va­do de nue­vo el de­ba­te so­bre uno de los prin­ci­pa­les sec­to­res eco­nó­mi­cos de la ciu­dad y que más con­tro­ver­sia le­van­ta. La di­vi­sión es ca­si al 50% en­tre quie­nes opi­nan que la ciu­dad ya no pue­de so­por­tar la lle­ga­da de más tu­ris­tas y los que creen que se de­be se­guir pro­mo­vien­do su lle­ga­da. La lec­tu­ra de los da­tos del in­for­me nos re­ve­la un da­to in­con­tes­ta­ble: el tu­ris­mo es va­lo­ra­do po­si­ti­va­men­te por más del 85% de los ciudadanos de Bar­ce­lo­na, un por­cen­ta­je que se re­du­ce, pe­ro siem­pre por en­ci­ma del 75%, in­clu­so en ba­rrios tu­rís­ti­cos cla­ve co­mo el Gò­tic o Grà­cia. Si la gran ma­yo­ría es fa­vo­ra­ble a la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca, el de­ba­te es­tá en la re­gu­la­ción de la ac­ti­vi­dad. Ca­si la mi­tad de los en­tre­vis­ta­dos cree que de­be res­trin­gir­se el nú­me­ro de tu­ris­tas que lle­gan a la ciu­dad por­que, se­gún ellos, se ha lle­ga­do al lí­mi­te.

Ana­li­ce­mos las ci­fras al de­ta­lle. El año pa­sa­do 7,5 mi­llo­nes de tu­ris­tas dur­mie­ron en ho­te­les de la ciu­dad; 20 mi­llo­nes de per­noc­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, el ae­ro­puer­to de El Prat re­gis­tró más de 44 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros. Ob­via­men­te no to­dos ellos dur­mie­ron en la ciu­dad pe­ro, los que lo hi­cie­ron, ¿dón­de dur­mie­ron? Sin du­da, en al­gu­na de las 60.000 pla­zas ex­tra­ho­te­le­ras ofi­cia­les o en al­gu­nas de las mu­chas no ofi­cia­les. Eso sig­ni­fi­ca que en Bar­ce­lo­na se po­drían es­tar re­gis­tran­do has­ta 22 mi­llo­nes de per­noc­ta­cio­nes anua­les en alo­ja­mien­tos no ho­te­le­ros.

Al prin­ci­pio de los dos años de man­da­to, el go­bierno ac­ti­vó una mo­ra­to­ria ho­te­le­ra que se ha man­te­ni­do en mu­chos de los ba­rrios de la ciu­dad has­ta hoy. Se bus­có un fal­so cul­pa­ble para li­mi­tar la lle­ga­da de tu­ris­tas pe­ro, co­mo se ha com­pro­ba­do, de na­da sir­vió. El mis­mo go­bierno ha re­co­no­ci­do que su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción aho­ra es la pro­li­fe­ra­ción de apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos ile­ga­les. Mu­chos de ellos son un cla­ro ejem­plo de eco­no­mía su­mer­gi­da. Mientras los ho­te­les pa­gan sus im­pues­tos, ge­ne­ran em­pleo y atraen in­ver­sión ex­tran­je­ra, los apar­ta­men­tos ile­ga­les con­tri­bu­yen a des­re­gu­la­ri­zar el sec­tor di­fi­cul­tan­do su con­trol. Es una lu­cha desigual en­tre quie­nes pa­gan sus im­pues­tos y quie­nes no.

Los bar­ce­lo­ne­ses quie­ren tu­ris­tas pe­ro los quie­ren de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. No to­do va­le. Si se quie­re re­gu­lar un sec­tor, pri­me­ro se de­be­ría po­ten­ciar a los que cum­plen con la nor­ma­ti­va y apor­tan va­lor. De na­da sir­ve prohi­bir la aper­tu­ra de ho­te­les en el Gò­tic si si­guen abrien­do cen­te­na­res de apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos ile­ga­les que ge­ne­ran in­co­mo­di­da­des a los ve­ci­nos, ade­más de in­cre­men­tar el pre­cio me­dio del al­qui­ler y ale­jar a los bar­ce­lo­ne­ses del cen­tro de la ciu­dad. Se em­pe­zó la ca­sa por el te­ja­do a la ho­ra de re­gu­lar el sec­tor tu­rís­ti­co en Bar­ce­lo­na. De es­ta fal­ta de con­trol no tie­nen la cul­pa ni los ho­te­le­ros ni los tu­ris­tas que vie­nen a dis­fru­tar de nues­tra ciu­dad atraí­dos por una ofer­ta inigua­la­ble. Tan­to unos co­mo otros son ac­ti­vos de Bar­ce­lo­na. El pro­ble­ma es­tá en otro si­tio.

Re­gu­la­ri­zar La ma­yo­ría de los bar­ce­lo­ne­ses quie­ren tu­ris­tas, pe­ro los quie­ren de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da, no to­do va­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.