El prag­ma­tis­mo vas­co El acuer­do per­mi­te al País Vas­co arran­car 4.000 mi­llo­nes y des­blo­quear el cu­po, atas­ca­do des­de el 2007

Catalunya es­tá pa­gan­do un al­to pre­cio eco­nó­mi­co por per­der la in­fluen­cia que le da­ba ser el “par­ti­do bi­sa­gra” del ma­pa po­lí­ti­co es­pa­ñol

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

Pro­ba­ble­men­te el ma­yor error co­me­ti­do por Ar­tur Mas co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha­ya si­do sa­cri­fi­car el pa­pel que te­nía la mi­no­ría ca­ta­la­na co­mo “par­ti­do bi­sa­gra”. Un al­tí­si­mo pre­cio que no tu­vo en con­si­de­ra­ción cuan­do lan­zó el “ór­da­go” in­de­pen­den­tis­ta en­ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca.

Es­ta pri­vi­le­gia­da po­si­ción de ár­bi­tro del ma­pa­po­lí­ti­co es­pa­ñol se la ha ce­di­do ver­bi gra­tia a los vas­cos, co­mo se ha pues­to de ma­ni­fies­to en la ne­go­cia­ción de los Pre­su­pues­to Ge­ne­ra­les. En la me­di­da que el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy es­tá muy dé­bil, el PNV ha sa­bi­do apro­ve­char la oca­sión fren­te a una mi­no­ría ca­ta­la­na que si­gue ca­zan­do mos­cas.

Se tra­ta de dos es­tra­te­gias muy di­fe­ren­tes que los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas ca­ta­lán y vas­co han ve­ni­do uti­li­zan­do des­de el ini­cio de la de­mo­cra­cia: el prag­ma­tis­mo y el ra­di­ca­lis­mo. Du­ran­te cer­ca de tres dé­ca­das Jor­di Pu­jol apos­tó por la pri­me­ra, desa­rro­llan­do la tác­ti­ca de del peix al co­ve, o lo que es lo mis­mo ‘más va­le pá­ja­ro en mano que cien­to vo­lan­do’. No­le­dio­malre­sul­ta­do, por el con­tra­rio ob­tu­vo gran­des be­ne­fi­cios pa­ra Catalunya.

Aque­lla ac­tua­ción ga­ran­ti­zó la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña y per­mi­tió a los ca­ta­la­nes te­ner una enor­me in­fluen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. De una ma­ne­ra na­tu­ral en los círcu­los del po­der se ha­bla­ba de la “cuo­ta ca­ta­la­na” cuan­do se tra­ta­ba de con­fi­gu­rar los equi­li­brios de po­der en el Ban­co de Es­pa­ña, la CNMV, la CNMC, Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal o enelT­ri­bu­na­lSu­pre­mo, por­so­lo­ci­tar las más re­le­van­tes. Des­de que se plan­teó el desafío in­de­pen­den­tis­ta es­tas po­si­cio­nes se han per­di­do y el ca­ta­la­nis­mo se ha ido au­to­ex­clu­yen­do de los cen­tros de po­der.

Ar­tur Mas, en pleno de­li­rio na­cio­na­lis­ta, de­ci­dió des­truir sus na­ves co­mo hi­zo Her­nán Cortés du­ran­te la Con­quis­ta de Mé­xi­co pa­ra de­jar cla­ro a sus hom­bres que la re­ti­ra­da era im­po­si­ble. Des­de en­ton­ces no hay peix‘ i el co­ve ha que­da­do va­cío en los cin­co años que du­ra ya el pro­ce­so y las ex­pec­ta­ti­vas no son es­pe­cial­men­te alen­ta­do­ras pa­ra un fu­tu­ro pró­xi­mo. An­tees­ta­si­tua­ción hay di­ri­gen­tes del PDECat que en pri­va­do em­pie­zan a re­co­no­cer que “nos he­mos equi­vo­ca­do”. El pro­ble­ma aho­ra es co­mo sa­lir del ca­lle­jón don­de se en­cuen­tran me­ti­dos. Co­mo di­ce el con­se­je­ro de Cul­tu­ra Santi Vi­la, el ca­ta­la­nis­mo aho­ra no pue­de ce­der y de­be man­te­ner ese pul­so al Es­ta­do. So­lo así po­dría in­ten­tar re­com­po­ner las co­sas y bus­car una­cuer­do a me­dio pla­zo con el Go­bierno den­tro de la Unión Eu­ro­pea.

Por el con­tra­rio, el lehen­da­ka­ri del Go­bierno Vas­co Iñi­go Ur­ku­llu ha apos­ta­do sin am­ba­ges por el prag­ma­tis­mo una vez que la so­cie­dad vas­ca com­pren­dió que el ra­di­ca­lis­mo nole lle­va­ba a nin­gu­na par­te. Co­mo le gus­ta de­cir en pri­va­do, la so­be­ra­nía se con­si­gue con una gue­rra o con la bi­sa­gra. Da­do que la pri­me­ra op­ción na­die la quie­re, so­bre to­do cuan­do la so­cie­dad es­tá di­vi­di­da por la mi­tad, la úni­ca al­ter­na­ti­va es se­guir cor­tan­do el sal­chi­chón mien­tras ha­ya lon­chas que cor­tar. De mo­men­to su apo­yo con los pre­su­pues­tos le ha per­mi­ti­do arran­car 4.000 mi­llo­nes de eu­ros y des­blo­quear el cu­po que es­ta­ba atas­ca­do des­de el 2007. La “cuo­ta vas­ca” ha­ce sen­tir su pe­so en to­das las ins­ti­tu­cio­nes. Es de­cir, que el na­cio­na­lis­mo vas­co le ha qui­ta­do la car­te­ra al so­be­ra­nis­mo ca­ta­lán, a la chi­ta ca­llan­do.

EMI­LIA GUTIÉRREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.