Las nue­vas tec­no­lo­gías im­pul­san la ur­ba­ni­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

lo­na en los años se­sen­ta. Aho­ra es­to no es así”, ex­pli­ca Clos.

Los­ma­yo­res­cam­bios­de­laur­ba­ni­za­ción ace­le­ra­da, sin em­bar­go, los es­tán su­frien­do los paí­ses en vías de desa­rro­llo, ya que “Eu­ro­pa se ur­ba­ni­zó en el si­glo XX y ya tie­ne el 75% de la po­bla­ción vi­vien­do en ciu­da­des, y de ma­ne­ra si­mi­lar Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne el 82%” se­ña­la An­to­nio Ló­pez Gay in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios De­mo­grá­fi­cos de la UAB. Es­te cre­ci­mien­to ur­bano, re­cuer­da, se vio im­pul­sa­do ini­cial­men­te por las mi­gra­cio­nes del cam­po a la ciu­dad y más re­cien­te­men­te por la mi­gra­ción in­ter­na­cio­nal.

“La­di­co­to­mía cam­po-ciu­dad no es nue­va, ylas di­fe­ren­cias en­tre es­tas dos co­mu­ni­da­des tam­po­co son tan­tas co­mo ha­ce dé­ca­das - aña­de Ló­pez Gay- por­que el mun­do ru­ral ya noes­tá aislado y sus ha­bi­tan­tes via­jan a me­nu­do a la ciu­dad”. A su jui­cio las gran­des di­fe­ren­cias son de­mo­grá­fi­cas. “La ciu­dad atrae a los jó­ve­nes, y es­pe­cial­men­te a los más for­ma­dos, des­de ha­ce dé­ca­das, por lo que las zo­nas ru­ra­les se han ido des­po­blan­do y en­ve­je­cien­do”. El cam­po se que­da con una po­bla­ción me­nos cua­li­fi­ca­da (el 17% de los adul­tos jó­ve­nes en las pe­que­ñas lo­ca­li­da­des tie­nen es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios fren­te al 35% en las que tie­nen más de 100.000 ha­bi­tan­tes). “Los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, por ello, son más jó­ve­nes, a me­nu­do vi­ven en ho­ga­res no tra­di­cio­na­les (mo­no­pa­ren­ta­les, re­cons­ti­tui­dos, en pi­sos com­par­ti­dos,..) y tie­nen ex­pe­rien­cias per­so­na­les ofa­mi­lia­res de emi­gra­ción, mu­chos son de otras et­nias, por lo que son más pro­pen­sos tam­bién a via­jar y tie­nen ade­más una vi­sión me­nos lo­cal”. Con to­do, re­cuer­da Ló­pez Gay, in­te­grar es­ta di­ver­si­dad tam­bién es un re­to: evi­tar la se­gre­ga­ción ur­ba­na.

Por­que no to­da la ciu­dad es ri­ca: es­pe­cial­men­te en las de los paí­ses en desa­rro­llo, pe­ro tam­bién en las ban­lieues de Pa­rís o Bru­se­las vi­ven mi­llo­nes de per­so­nas po­bres, sin em­pleo o con em­pleos de ba­jo va­lor aña­di­do. Y tam­bién hay un cam­po ri­co. “Las zo­nas de agri­cul­tu­ra sub­ven­cio­na­da en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, muy me­ca­ni­za­das e in­no­va­do­ras, son ri­cas” re­cuer­da Clos, aun­que con­vi­ven con otras zo­nas em­po­bre­ci­das, de vie­jas in­dus­trias en de­cli­ve. “El No­bel de Eco­no­mía, An­gus Dea­ton ha­bla de las muer­tes de de­ses­pe­ra­ción de las co­mu­ni­da­des blan­cas po­co edu­ca­das de Es­ta­dos Uni­dos, un fe­nó­meno que nos ha sor­pren­di­do a to­dos y que ex­pli­ca mu­cho del apo­yo po­pu­lar a Trump”, se­ña­la. El ma­les­tar ru­ral no­só­lo es po­lí­ti­co, ni se li­mi­ta a Es­ta­dos Uni­dos: en Gran Bre­ta­ña el Na­tio­nal Health Ser­vi­ce ha po­di- do­di­bu­jar­lo co­nun­ma­pa­de­las­re­ce­tas de an­ti­de­pre­si­vos.

Las ciu­da­des, pro­pia­men­te con­si­de­ra­das, tam­bién es­tán cam­bian­do. En los cen­tros ur­ba­nos hay ba­rrios que cre­cen, y se dis­pa­ran de­pre­cio, yo­tros que­se­mar­gi­na­li­zan. Las ciu­da­des, ade­más, con su al­ta den­si­dad de po­bla­ción, tam­bién pier­den atrac­ti­vo pa­ra las nue­vas cla­ses me­dias, que año­ran un en­torno más na­tu­ral en me­dio del ce­men­to: se ex­tien­de la ciu­dad di­fu­sa, los ba­rrios re­si­den­cia­les, La Mo­ra­le­ja en Ma­drid, Sant Cu­gat en Bar­ce­lo­na, o los pue­blos pe­que­ños al­re­de­dor de las gran­des ciu­da­des de Sui­za. “La di­ná­mi­ca ur­ba­nís­ti­ca es­tá cam­bian­do y es más com­ple­ja”, se­ña­la Clos.

En las ciu­da­des con­vi­ven los nue­vos ri­cos con mi­llo­nes de po­bres en ba­rrios mar­gi­na­les Hay un cam­po ri­co, con una agri­cul­tu­ra me­ca­ni­za­da y sub­ven­cio­na­da, y otro en­fer­mo de ma­les­tar

JTB PHO­TO / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.