¿Cam­bia de rum­bo la bol­sa?

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Ro­bert Tor­na­bell Pro­fe­sor emé­ri­to de la URL y ex­de­cano de Esa­de Bu­si­nes School

Al­gu­nos po­lí­ti­cos in­ten­ta­ron to­car el cie­lo y no lo con­si­guie­ron. La bol­sa no pre­ten­día tan­to, pe­ro por pri­me­ra vez Nas­daq al­can­zó los 6.000 pun­tos. Y eso no fue to­do, por­que los in­ver­so­res tu­vie­ron me­nos mie­do al ries­go y com­pra­ron más ac­cio­nes. Las bol­sas eu­ro­peas y es­pe­cial­men­te la es­pa­ño­la es­tán ba­ra­tas. Su­ce­de lo con­tra­rio en las bol­sas ame­ri­ca­nas, con un Per de 22 (nú­me­ro de ve­ces que el pre­cio con­tie­ne los be­ne­fi­cios por ac­ción). Ca­pi­ta­les ame­ri­ca­nos si­guen com­pran­do en Ibex 35 y otras bol­sas eu­ro­peas, has­ta que tam­bién se ni­ve­len pre­cios.

El mie­do co­ti­za en la bol­sa de Chica­go y se mi­de por el ín­di­ce de vo­la­ti­li­dad ViX (del in­glés Fear gau­ge). Cuan­do en el 2008 que­bró el ban­co Leh­man es­tu­vi­mos ca­si al bor­de del abis­mo y el ín­di­ce lle­gó a 80. Aho­ra ba­jó de los diez pun­tos y tam­bién el ín­di­ce S&P 500 ro­zó má­xi­mos. ¿Es­tán cam­bian­do de rum­bo las bol­sas mun­dia­les? Por­que otro ín­di­ce, “Bol­sa Mun­dial”, es­tá tam­bién en co­tas ines­pe­ra­das.

No es oro to­do lo que re­lu­ce. Pa­ra que el Nas­daq to­ca­ra el cie­lo en die­ci­sie­te años, 315 ac­cio­nes per­die­ron el 90%, pe­ro 125 ga­na­ron más del 1.000%. An­tes de la Gran Cri­sis, la bol­sa se an­ti­ci­pa­ba a la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía pro­duc­ti­va. ¿Qué ha ocu­rri­do es­ta vez? Pri­me­ro, se di­jo que era el efec­to de la des­re­gu­la­ción que pro­me­tió Trump, pe­ro sus pri­me­ros 100 días só­lo ali­men­ta­ron las ga­nan­cias de los gran­des ban­cos de Wall Street. Lo nue­vo es que la eco­no­mía real cre­ce en to­do el mun­do y el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, tam­bién. Na­die sa­be co­mo ha si­do, pe­ro el axio­ma del ex Se­cre­ta­rio del Te­so­ro Law­ren­ce Sum­mers so­bre el es­tan­ca­mien­to se­cu­lar ha si­do su­pe­ra­do. Cre­cen los paí­ses desa­rro­lla­dos y los emer­gen­tes, pe­ro mu­chos pien­san que de­trás es­tán los ban­cos cen­tra­les. Unos, por­que no ven­den los ac­ti­vos que com­pra­ron (la FED de Es­ta­dos Uni­dos, más de cua­tro tri­llo­nes de dó­la­res, bi­llo­nes nues­tros). Otros, por­que des­de Ja­pón al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo no de­jan de com­prar deu­da so­be­ra­na.

Des­de abril del pa­sa­do año, mu­chos ban­cos del Ibex 35 han cre­ci­do por en­ci­ma del 25% y al­guno más del 50% y otros sec­to­res los han su­pe­ra­do, pe­ro en Eu­ro­pa las bol­sas contienen el alien­to es­pe­ran­do el re­sul­ta­do de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes de Fran­cia. El Bre­xit pro­vo­có pér­di­das de más del 9%, pe­ro se re­cu­pe­ra­ron. Los pi­ra­tas in­for­má­ti­cos per­ju­di­ca­ron la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton y aho­ra el can­di­da­to Ma­cron tie­ne prue­bas de que lo mis­mo es­tá su­ce­dien­do en su re­ñi­da cam­pa­ña. Él no re­ci­bió prés­ta­mos de ban­cos ru­sos y la can­di­da­ta po­pu­lis­ta Ma­ri­ne Le Pen pa­re­ce que sí. Si no ga­na Ma­cron, ten­dre­mos que ha­cer fren­te a un des­ca­la­bro y los fon­dos de pen­sio­nes, en­tre otros, no po­drán pa­gar las pen­sio­nes pro­me­ti­das. Los pen­sio­nis­tas no se me­re­cen eso.

Fran­cia Si no ga­na Ma­cron, ten­dre­mos que ha­cer fren­te a un des­ca­la­bro y los fon­dos de pen­sio­nes no po­dran pa­gar lo pro­me­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.