El gran re­to de Bar­ce­lo­na es la ade­cua­da go­ber­nan­za del tu­ris­mo

La me­jo­ra de la sin­to­nía en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do es cla­ve pa­ra la bue­na ges­tión del éxi­to tu­rís­ti­co

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

Bar­ce­lo­na es un ca­so de éxi­to. Se ha con­so­li­da­do co­mo un re­fe­ren­te tu­rís­ti­co en el Me­di­te­rrá­neo y las ci­fras de vi­si­tan­tes no pa­ran de in­cre­men­tar­se. En es­te con­tex­to, el gran re­to de la ciu­dad es la ade­cua­da go­ber­nan­za del tu­ris­mo pa­ra pre­ser­var lo que es un éxi­to ciu­da­dano, tan­to en atrac­ción de vi­si­tan­tes co­mo en ge­ne­ra­ción de ri­que­za y em­pleo. Es­ta es la prin­ci­pal con­clu­sión de los En­cuen­tros en La Van­guar­dia so­bre las cla­ves pa­ra ga­ran­ti­zar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble del mo­de­lo tu­rís­ti­co de Bar­ce­lo­na. Otra con­clu­sión es que hay que ir con mu­cho cui­da­do con los men­sa­jes ne­ga­ti­vos so­bre el tu­ris­mo, ya que ello be­ne­fi­cia a otras ciu­da­des com­pe­ti­do­ras que as­pi­ran a te­ner el mis­mo éxi­to que Bar­ce­lo­na. El pro­ble­ma es que una ade­cua­da go­ber­nan­za so­bre tu- ris­mo exi­ge una bue­na co­la­bo­ra­ción en­tre la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y el sec­tor pri­va­do, y la re­la­ción en­tre am­bos se ha de­te­rio­ra­do en los úl­ti­mos años.

Los par­ti­ci­pan­tes en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia fue­ron Joan Are­gio, se­cre­ta­rio de Em­pre­sa i Com­pe­ti­ti­vi­tat de la Ge­ne­ra­li­tat de Catalunya; Agustí Co­lom, con­ce­jal de Em­pre­sa i Tu­ris­me del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na; Six­te Cam­bra, pre­si­den­te del Port de Bar­ce­lo­na; Jor­di Clos, pre­si­den­te del Gre­mi d’Ho­tels de Bar­ce­lo­na; Pau Guar­dans, vi­ce­pre­si­den­te de Bar­ce­lo­na Glo­bal; Luis Sans, pre­si­den­te de la As­so­cia­ció del Pas­seig de Grà­cia de Bar­ce­lo­na; Joan Tu­bau, so­cio de Au­di­to­ría de EY y En­ric Ve­nan­cio, director eje­cu­ti­vo de KKHP­ro­perty In­ves­tors, jun­ta­men­te con Pi­lar Fer­nán­de­zBoz al, so­cia res­pon­sa­ble de De­re­cho Pú­bli­co de EY y Al­bert Gi­meno, ad­jun­to a la di­rec­ción ge­ne­ral co­mer­cial de Gru­po Go­dó, que ejer­cie­ron de an­fi­trio­nes.

En pa­la­bras de Pi­lar Fer­nán­dez, des­de los Jue­gos Olím­pi­cos del 92 Bar­ce­lo­na ha­si­do ca­paz de­trans­for­mar­se pa­ra con­ver­tir­se en una ciu­dad atrac­ti­va pa­ra los vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les. “El de Bar­ce­lo­na ha si­do un gran éxi­to que de­be­mos pre­ser­var ase­gu­rán­do­nos de que es un pro­yec­to com­par­ti­do por to­dos: los ciu­da­da­nos, el sec­tor y la Ad­mi­nis­tra­ción. Hay que lle­gar aun pun­to de en­cuen­tro que ha­ga sos­te­ni­ble el tu­ris­mo”, se­ña­la.

El re­gi­dor de Em­pre­sa i Tu­ris­me del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, Agustí Co­lom, ex­pli­ca que el gran re­to de la ciu­dad es­tá en la ade­cua­da go­ber­nan­za del tu­ris­mo y en una pro­mo­ción en­fo­ca­da en atraer vi­si­tan­tes de ca­li­dad, no en­ten­dién­do­la so­lo co­mo un ele­va­do ni­vel de ren­ta. La cla­ve es ana­li­zar quien vie­ne, có­mo vie­ne y qué ha­ce en la ciu­dad .“El de­ba­te –afir­ma– no ha de ser so­bre ob­je­ti­vos cuan­ti­ta­ti­vos sino en tér­mi­nos del im­pac­to que ge­ne­ra. En es­te sen­ti­do el nue­vo plan es­tra­té­gi- co del Ayun­ta­mien­to pre­ten­de re­du­cir los im­pac­tos ne­ga­ti­vos yme­jo­rar la con­vi­ven­cia en­tre tu­ris­tas y ve­ci­nos”.

“So­bre tu­ris­mo –afir­ma– he­mos de po­der ha­blar to­dos: la Ad­mi­nis­tra­ción, el sec­tor y los ciu­da­da­nos que se en­cuen­tran con su es­pa­cio com­par­ti­do. Ha de ha­ber un equi­li­brio en­tre re­si­den­tes y tu­ris­tas. Tam­bién he­mos de te­ner pre­sen­te que el va­lor aña­di­do ha de es­tar en to­do, y no en el ba­jo cos­te”.

El con­ce­jal de Em­pre­sa i Tu­ris­me ad­mi­te que el éxi­to tu­rís­ti­co de Bar­ce­lo­na es frá­gil, pe­ro ma­ti­za que lo es tan­to por el la­do de­la atrac­ción de tu­ris­tas co­mo de los ve­ci­nos .“Ya hay una ma­yo­ría de ciu­da­da­nos –di­ce­que pien­sa que el tu­ris­mo ha lle­ga­do al lí­mi­te. In­clu­so los pro­pios tu­ris­tas em­pie­zan a en­con­trar la ciu­dad co­lap­sa­da. Hay que avan­zar, en es­te sen­ti­do, en dos fren­tes: en la reor­de­na­ción del tu­ris­mo en las zo­nas con ma­yor afluen­cia de vi­si­tan­tes y en la des­con­cen­tra­ción del tu­ris­mo ha­cia el con­jun­to de la ciu­dad y fue­ra de ella”.

El tu­ris­mo re­pre­sen­ta el 13% del PIB de Catalunya y los re­tos que tie- ne plan­tea­dos se de­ri­van del éxi­to con­se­gui­do, en pa­la­bras de Joan Are­gio, el se­cre­ta­rio de Em­pre­sa i Com­pe­ti­ti­vi­tat de la Ge­ne­ra­li­tat, quien con­si­de­ra que hay que di­men­sio­nar bien el de­ba­te por­que hay mu­chos más fac­to­res po­si­ti­vos que ne­ga­ti­vos. Are­gio de­fien­de, asi­mis­mo, que los be­ne­fi­cios de Bar­ce­lo­na co­mo ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de­ben lle­gar tam­bién al res­to de Catalunya a tra­vés de una me­jor ges­tión de los flu­jos de vi­si­tan­tes.

Por su par­te, Jor­di Clos in­ci­de en que, pe­se al éxi­to del que go­za Bar­ce­lo­na en el ex­tran­je­ro, la pro­mo­ción de la ciu­dad no pue­de de­jar­se de la­do. “Pa­ra ga­nar tu­ris­mo de ca­li­dad –afir­ma– se ne­ce­si­ta un enor­me tra­ba­jo de pro­mo­ción, ya que hay que com­pe­tir con otros im­por­tan­tes des­ti­nos tu­rís­ti­cos”.

Sin em­bar­go, Clos ad­mi­te que hay que ana­li­zar la si­tua­ción con rea­lis­mo: “Uno de los fac­to­res a te­ner en cuen­ta –di­ce– es que no de­be­mos ha­cer un pro­ble­ma ma­yor del que te­ne­mos. De la úl­ti­ma en­cues­ta del Ayun­ta­mien­to ape­nas se va­lo­ró que el 87% de los ciu­da­da­nos cree que el tu­ris­mo es bueno y, en cam­bio, se

Los men­sa­jes ne­ga­ti­vos so­bre el tu­ris­mo en Bar­ce­lo­na be­ne­fi­cian a otras ciu­da­des El freno a la re­no­va­ción ho­te­le­ra en el cen­tro de la ciu­dad per­ju­di­ca al tu­ris­mo de ca­li­dad

des­ta­có que cer­ca de la mi­tad cree que se ha lle­ga­do a un te­cho”.

En es­te sen­ti­do, la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, que tan bue­nos re­sul­ta­dos ha da­do a la ciu­dad, si­gue sien­do muy ne­ce­sa­ria, des­ta­ca el pre­si­den­te del Gre­mi d’Ho­tels. Sin em­bar­go, la­men­ta que con el Ayun­ta­mien­to esa co­la­bo­ra­ción no­sea to­do lo co­rrec­ta que de­be­ría ser. “No se ha te­ni­do en cuen­ta la opinión de los que co­no­cen el sec­tor. Ape­sar de las reunio­nes ce­le­bra­das no se ha lo­gra­do una­vi­sión cla­ra de­lo que­de­be ser la ges­tión ade­cua­da del tu­ris­mo. Tra­tar­co­ne­lA­yun­ta­mien­to­es­co­mo ju­gar al fron­tón: no es­cu­cha. Nun­ca ha­bía­mos te­ni­do unen­fren­ta­mien­to co­mo el de aho­ra, con más de 250 con­ten­cio­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos abier­tos. Es al­go inau­di­to”.

Jor­di Clos, en con­cre­to, de­nun­cia que en Bar­ce­lo­na se ha blo­quea­do la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar más de la mi­tad­de­los­ho­te­les­de­la­ciu­dad, ya­que se les obli­ga a re­du­cir el 20% de su ofer­ta si ha­cen re­for­mas es­truc­tu­ra­les. “Es­to es un tre­men­do error que va en con­tra de los in­tere­ses de la ciu­dad de atraer tu­ris­mo de ca­li­dad. Es­pe­ro que se mo­di­fi­que por­que si noe­sa­síes­tos­ho­te­les que­da­rán­con­de­na­dos a la de­ca­den­cia”. El con­ce­jal de Em­pre­sa i Tu­ris­me re­pli­ca al res­pec­to que no es­tá en el es­pí­ri­tu del Ayun­ta­mien­to im­pe­dir que se pue­dan re­for­mar los hoteles.

Tam­bién la­men­ta Clos que no se ha­ya ac­tua­do con efi­ca­cia pa­ra li­mi­tar la ofer­ta de pi­sos tu­rís­ti­cos, cu­yo nú­me­ro se ele­va a más de 20.000 fren­te a las 37.000 pla­zas ho­te­le­ras exis­ten­tes, pues son los pi­sos tu­rís­ti­cos, y no los hoteles, son los que crean los pro­ble­mas del tu­ris­mo.

En es­te con­tex­to, Joan Tu­bau, so­cio de Au­di­to­ria de EY, de­fien­de la ne­ce­si­dad de que Bar­ce­lo­na ca­mi­ne ha­cia un mo­de­lo ca­rac­te­ri­za­do por un tu­ris­mo de ma­yor ca­li­dad, que se hos­pe­de en hoteles de al­ta ga­ma y que po­ten­cie el tu­ris­mo de com­pras. “La ciu­dad tam­bién de­be con­tar con unao­fer­ta deo­cio yen­tre­te­ni­mien­to cul­tu­ral más ri­ca”, in­di­ca.

Pau Guar­dans, vi­ce­pre­si­den­te de Bar­ce­lo­na Glo­bal, afir­ma que es­ta­mos­le­jos de te­ner un­pro­ble­ma pe­ro la ciu­dad no pue­de li­mi­tar­se a dis­fru­tar del éxi­to ob­te­ni­do has­ta la fe­cha. “Lo que he­mos de ha­cer –di­cees ocu­par­nos de ges­tio­nar­lo con los re­cur­sos ade­cua­dos”.

“No po­de­mos que­jar­nos tan­to por­que so­mos unos pri­vi­le­gia­dos. Pe­ro, so­bre to­do, he­mos de te­ner muy pre­sen­te que ese éxi­to no es­tá ga­ran­ti­za­do y que hay que tra­ba­jar ca­da día pa­ra man­te­ner­lo”, aña­de Guar­dans.

Pa­ra ello, pro­po­ne que Bar­ce­lo­na se fi­je en las ini­cia­ti­vas que es­tán lle­van­doa­ca­boo­tras­ciu­da­de­se­ne­lex­tran­je­ro, co­mo la des­cen­tra­li­za­ción de las zo­nas sa­tu­ra­das de la ciu­dad por la vía de la crea­ción de fo­cos de atrac­ción tu­rís­ti­ca en otros ba­rrios; la deses­ta­cio­na­li­za­ción, pa­ra dis­tri­buir el tu­ris­mo du­ran­te to­do el año, o la me­jo­ra de la con­vi­ven­cia en­tre tu­ris­tas y ve­ci­nos, con especial én­fa­sis en la li­mi­ta­ción de los pi­sos tu­rís­ti­cos. To­do ello en el mar­co de la uti­li­za­ción del atrac­ti­vo tu­rís­ti­co co­mo pa­lan­ca pa­ra la ge­ne­ra­ción de ri­que­za pa­ra la ciu­dad y sus ciu­da­da­nos, bien a tra­vés de la apues­ta por una me­jor in­fra­es­truc­tu­ra cul­tu­ral o tam­bién pa­ra cap­tar or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to, por la que aho­ra es­tán lu­chan­do tan­to el con­sis­to­rio co­mo la Ge­ne­ra­li­tat.

Con to­do, ca­be des­ta­car que en Bar­ce­lo­na hay mu­chos seg­men­tos de tu­ris­mo y que la ciu­dad de­be se­lec­cio­nar aque­llos que­más­lein­te­re­sen me­dian­te una pro­mo­ción ade­cua­da, se­ña­la Luís Sans­des­de­la­pre­si­den­cia de la As­so­cia­ció del Pas­seig de Grà­cia de Bar­ce­lo­na.

En es­te sen­ti­do, ase­gu­ra que el tu­ris­ta de ho­tel es el que más in­tere­sa pro­mo­cio­nar por­que es el que más gas­ta: unos 124 eu­ros por día al mar­gen del cos­te del alo­ja­mien­to. El tu­ris­mo que es­co­ge apar­ta­men­tos, en cam­bio, ape­nas gas­ta la mi­tad, unos 66 eu­ros, mien­tras que el ex­cur­sio­nis­ta (el que per­noc­ta fue­ra de Bar­ce­lo­na) des­em­bol­sa 48 eu­ros. Es­te tu­ris­mo ex­cur­sio­nis­ta su­po­ne la mi­tad de los vi­si­tan­tes de Bar­ce­lo­na y es el que sa­tu­ra los ba­rrios más cén­tri­cos, ase­gu­ra.

Por ello, Sans su­gie­re que, co­mo pri­me­ra me­di­da de go­ber­nan­za del tu­ris­mo, se ana­li­cen fór­mu­las pa­ra la reor­de­na­ción de es­te tu­ris­mo ex­cur­sio­nis­ta. En cam­bio se­ña­la que la pro­mo­ción del tu­ris­mo de ho­tel de­be­ría ser la pri­me­ra prio­ri­dad, jun­to con el tu­ris­mo de com­pras, pues es “fun­da­men­tal pa­ra un sec­tor esen­cial pa­ra la ciu­dad, el del co­mer­cio”. Se­ña­la que el 37% de los co­mer­cios de la ciu­dad con­si­de­ra el tu­ris­mo muy im­por­tan­te pa­ra ellos, y que és­tos son los que cuen­tan con los em­plea­dos me­jor for­ma­dos, con suel­dos más al­tos y ma­yor es­ta­bi­li­dad.

En­ric Ve­nan­cio, CEO de KKH Pro­perty In­ves­tors, se­ña­la que en el cen­tro de Bar­ce­lo­na fal­ta to­da­vía ofer­ta ho­te­le­ra de gran ca­li­dad. El fon­do de in­ver­sión que di­ri­ge tra­tó de traer la ca­de­na Four Sea­sons a Bar­ce­lo­na, pe­ro el pro­yec­to fi­nal­men­te se vio fre­na­do por fal­ta del con­sen­so po­lí­ti­co que re­quie­ren las gran­des ac­tua­cio­nes. Ve­nan­cio des­ta­ca la ri­que­za que es­te seg­men­to apor­ta, con me­nor con­su­mo del es­pa­cio ur­bano y es­ta­cio­na­li­dad, pro­por­cio­nan­do más em­pleo y más es­ta­ble. El di­rec­ti­vo aña­de que hay con­sen­so de in­ver­so­res y ope­ra­do­res pa­ra­es­ta­re­nBar­ce­lo­na, pe­rohay es­ca­sez de es­pa­cios pa­ra pro­yec­tos de al­ta ca­li­dad. Con to­do, con­si­de­ra que la crea­ción de un cli­ma de opinión con­tra­rio al tu­ris­mo pue­de da­ñar la ima­gen de la ciu­dad en fa­vor de otras ciu­da­des com­pe­ti­do­ras.

El pre­si­den­te del Port de Bar­ce­lo­na, Six­te Cam­bra, po­ne so­bre la me­sa el ejem­plo de éxi­to ab­so­lu­to que su­po­ne ha­ber lo­gra­do ha­cer de Bar­ce­lo­na la ca­pi­tal lí­der mun­dial de los cru­ce­ros, sin con­tar los puer­tos de Caribe. Los 2,7 mi­llo­nes de cru­ce­ris­tas que vi­si­tan anual­men­te Bar­ce­lo­na su­po­nen un gran im­pul­so pa­ra la eco­no­mía y el em­pleo de la ciu­dad, con 450 mi­llo­nes de apor­ta­ción al PIB bar­ce­lo­nés y la ge­ne­ra­ción de sie­te mil em­pleos di­rec­tos.

Ex­pli­ca Six­te Cam­bra que el ob­je­ti­vo, aho­ra, es con­so­li­dar el li­de­raz­go de Bar­ce­lo­na en cru­ce­ros, ya que es un­fac­tor di­fe­ren­cial fren­te ao­tras ciu­da­des eu­ro­peas, que atrae tu­ris­mo fun­da­men­tal­men­te de Es­ta­dos Uni­dos y fa­vo­re­ce la in­ter­co­ne­xión trans­o­ceá­ni­ca del ae­ro­puer­to.

Fren­te a es­tas opi­nio­nes el re­gi­dor de Em­pre­sa i Tu­ris­me del Ayun­ta­mien­to, Agustí Co­lom, afir­ma: “Bar- ce­lo­na no pue­de ser la ciu­dad de to­do: la ciu­dad ca­pi­tal de los cru­ce­ros, la ciu­dad lí­der en la ce­le­bra­ción de con­gre­sos, la ciu­dad de los hoteles de cin­co es­tre­llas, la ca­pi­tal de com­pras, et­cé­te­ra. Bar­ce­lo­na tie­ne una di­men­sión li­mi­ta­da por su pro­pia geo­gra­fía, y tam­po­co pue­de ser só­lo una ciu­dad tu­rís­ti­ca, ya que otros sec­to­res, co­mo la in­dus­tria, tam­bién de­ben te­ner una pre­sen­cia des­ta­ca­da”. En ma­nos de to­dos es­tá la bús­que­da de un equi­li­brio que pre­ser­ve el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble de un mo­tor de ri­que­za pa­ra la ciu­dad.

En­ric Ve­nan­cio Director eje­cu­ti­vo de KKH Pro­perty In­ves­tors “En Bar­ce­lo­na fal­tan pro­yec­tos de ofer­ta ho­te­le­ra de gran ca­li­dad. El freno a la re­no­va­ción de hoteles que se ha im­pues­to es muy gra­ve”

Jor­di Clos Pre­si­den­te del Gre­mi d’Ho­tels de Bar­ce­lo­na ““La co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, que tan bue­nos re­sul­ta­dos ha da­do a la ciu­dad, es hoy más ne­ce­sa­ria que nun­ca”

Joan Are­gio Se­cre­ta­rio de Em­pre­sa i Com­pe­ti­ti­vi­tat de la Ge­ne­ra­li­tat, “Los be­ne­fi­cios de Bar­ce­lo­na co­mo ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de­ben lle­gar tam­bién al res­to de Catalunya a tra­vés de una po­lí­ti­ca de di­ver­si­fi­ca­ción”

Pi­lar Fer­nán­dez Bo­zal So­cia res­pon­sa­ble de De­re­cho Pú­bli­co de EY “Hay que lle­gar a un pun­to de en­cuen­tro en­tre to­dos –ciu­da­da­nos, sec­tor y Ad­mi­nis­tra­ción– que ha­ga sos­te­ni­ble el tu­ris­mo”

Luís Sans Pre­si­den­te de la As­so­cia­ció del Pas­seig de Grà­cia de Bar­ce­lo­na, “La mi­tad de los tu­ris­tas que nos vi­si­tan no per­noc­ta en la ciu­dad y gas­ta po­co. Hay que po­ten­ciar el seg­men­to de tu­ris­tas que más con­su­me”

Joan Tu­bau

So­cio de Au­di­to­ría de EY “Ne­ce­si­ta­mos un nue­vo mo­de­lo con tu­ris­mo de más ca­li­dad y que in­clu­ya hoteles de lu­jo, tu­ris­mo de com­pras y más ofer­ta cul­tu­ral”

Agustí Co­lom Con­ce­jal de Em­pre­sa i Tu­ris­me del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, “El plan es­tra­té­gi­co del Ayun­ta­mien­to pre­ten­de re­du­cir los im­pac­tos ne­ga­ti­vos del tu­ris­mo y me­jo­rar la con­vi­ven­cia”

Six­te Cam­bra

Pre­si­den­te del Port de Bar­ce­lo­na “Los 2,7 mi­llo­nes anua­les de cru­ce­ris­tas que vi­si­tan Bar­ce­lo­na su­po­nen un im­por­tan­te im­pul­so pa­ra la eco­no­mía de la ciu­dad”

Pau Guar­dans

Vi­ce­pre­si­den­te de Bar­ce­lo­na Glo­bal “No de­be­mos ha­blar de pro­ble­mas, sino de re­tos y opor­tu­ni­da­des. Que­da mu­cho por ha­cer pa­ra man­te­ner el éxi­to que se ha con­se­gui­do”

ANA JI­MÉ­NEZ

En­cuen­tros

en ‘La Van­guar­dia’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.