El cul­ti­vo de la ene­mis­tad

El odio es una asig­na­tu­ra que no só­lo se im­par­te en las ma­dra­zas, sino, ca­da vez más, en los co­le­gios de Oc­ci­den­te, e In­gla­te­rra es un ejem­plo de ello

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

El Reino Uni­do se por­ta co­mo un vie­jo aris­tó­cra­ta ve­ni­do a me­nos en un mun­do que tie­ne otros va­lo­res

El amor sue­le mo­rir con el que lo pro­fe­sa, mien­tras que el odio es un sen­ti­mien­to que a me­nu­do se pa­sa de pa­dre a hi­jo. Las ga­nas de be­ne­fi­ciar a un ami­go ra­ra vez pa­san de una ge­ne­ra­ción a otra; la ene­mis­tad y la sed de ven­gan­za, sí.

En­tre 1871 y 1914, Eu­ro­pa dis­fru­tó de una épo­ca de paz y pros­pe­ri­dad sin pre­ce­den­tes, al me­nos pa­ra unos po­cos. Si bien las éli­tes leían las mis­mas no­ve­las en el idio­ma ori­gi­nal o acu­dían con idén­ti­co en­tu­sias­mo a la ópe­ra, al­go yao­lía apo­dri­doe­ne­sa Eu­ro­pa im­pe­rial tan pro­cli­ve a abra­zar ca­da nue­vo ade­lan­to tec­no­ló­gi­coal tiem­po que sa­quea­ba sin es­crú­pu­los la ri­que­za de sus vas­tas co­lo­nias ul­tra­ma­ri­nas. An­tes de exis­tir la glo­ba­li­za­ción ac­tual, im­por­ta­ban po­co las atro­ci­da­des co­me­ti­das lejos de ca­sa; in­clu­so me­nos que la pa­vo­ro­sa ta­sa de po­bre­za tan pre­sen­te en el co­ra­zón de la me­tró­po­li. Se­me­jan­te de­sigual­dad aca­ba­ría crean­do el cal­do de cul­ti­vo del odio que abo­ca­ría a to­da Eu­ro­pa y sus co­lo­nias a me­dir­se en dos con­tien­das sui­ci­das.

La gran ma­yo­ría de los eu­ro­peos nun­ca ha­bía vis­to el mar ni se ha­bía aven­tu­ra­do má­sa­llá del pue­blo de al la­do del su­yo. Sin em­bar­go, de­pron­to cien­tos de mi­les de cam­pe­si­nos y obre­ros in­gle­ses se alis­ta­ron lle­nos de odio y ar­dor guerrero, dis­pues­tos a ju­gar­se la vi­da ma­tan­do a tan­tos ale­ma­nes co­mo pu­die­ran, sin que­ja­más hu­bie­ran co­no­ci­do o si­quie­ra vis­to nin­guno. Por su­pues­to, ocu­rrió lo mis­mo en Ale­ma­nia. El odio al enemigo se cul­ti­va de la mis­ma ma­ne­ra que se in­cul­ca el amor a la pa­tria, al líder o a un club de fút­bol. To­do es cuestión de pro­pa­gan­da y ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va, de ha­cer creer a los in­fe­li­ces que mo­ri­rán atroz­men­te en las trin­che­ras que la raíz de sus ma­les es fo­rá­nea.

La re­cien­te ce­le­bra­ción en Ro­ma de los se­sen­ta años de paz y pros­pe­ri­dad queha­dis­fru­ta­do Eu­ro­pa des­de 1947 fue des­ba­ra­ta­da por el Bre­xit. Una­vez que la se­ño­ra Ma­yin­vo­ca­se el cé­le­bre ar­tícu­lo 50, vuel­ven a oír­se de­cla­ra­cio­nes dee­ne­mis­ta­den la Eu­ro­pa que se en­ca­mi­na­ba ha­cia una ma­yor unión ba­sa­da en la coope­ra­ción y la con­cor­dia, de nue­vo sin pre­ce­den­tes.

En­tre al­gu­nas de las mu­chas ca­la­mi­da­des que el Bre­xit va a pro­vo­car, una de las prin­ci­pa­les es que sig­ni­fi­ca­que­laUE­pier­de­de­gol­peu­na­for­mi­da­ble par­te de su for­ta­le­za nu­clear, de­jan­do a Fran­cia co­mo úni­co ba­luar­te con­tra una po­si­ble agre­sión de es­te ti­po. Ex­tre­mo que se di­ce pron­to en­los tiem­pos que­co­rren.

A prin­ci­pios de abril, ade­más de in­ten­tar la se­ño­ra May­com­por­tar­se co­mo un En­ri­que VIII re­di­vi­vo cal­zan­do kit­ten heels, re­sur­gió el con­ten­cio­so sobre Gi­bral­tar ade­re­za­do con to­da suer­te de ame­na­zas e in­vo­ca­cio­nes al tra­to de Utrecht (171315) ola gue­rra de las Mal­vi­nas (198182). Se que­dó cor­to el ve­te­rano di­ri­gen­te con­ser­va­dor Michael Hestle­ti­nea­la­fir­mar­quee­lB­re­xi­tes el ma­yor error his­tó­ri­co des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pues al me­nos des­de el Ac­ta de Unión de 1707 no ha co­me­ti­do el Reino Uni­do de Gran Bre­ta­ña e Ir­lan­da del Nor­te nin­gu­na equi­vo­ca­ción equi­pa­ra­ble con el re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por Da­vid Ca­me­ron de for­ma tan frí­vo­la y egoís­ta.

El Reino Uni­do se por­ta co­mo un vie­jo aris­tó­cra­ta ve­ni­do a me­nos, que se nie­ga a re­nun­ciar a sus pri­vi­le­gios y po­der (ahí si­gue la Cámara de los Lo­res), pe­ro sin dar­se cuen­ta de que ha­bi­ta un mun­do­cu­yos va­lo­res son otros. Ca­da vez más ava­ro y en­si­mis­ma­do, in­fun­de odio al enemigo tan­to en las escuelas co­mo en­tre los mal pa­ga­dos cam­pe­si­nos na­ti­vos que tra­ba­jan sus tie­rras y los obre­ros( au­tóc­to­nos) en sus fá­bri­cas. Es no­ta­ble el par­ti­do que han sa­ca­do los in­gle­ses a lo lar­go de­los si­glos de la le­yen­da ne­gra es­pa­ño­la, pues les ha ser­vi­do de al­fom­bra ba­jo la que ba­rrer sus pro­pios crí­me­nes y ba­je­za mo­ral. Siem­pre les ha ido de per­las ati­zar los sen­ti­mien­tos an­ti­es­pa­ño­les. Mas el re­go­ci­jo que sin­tie­ron en 1898 an­te la caída de lo que que­da­ba del Im­pe­ro es­pa­ñol, ex­tre­mo que creían que a ellos nun­ca les al­can­za­ría, ha de­ve­ni­do, si­glo y pi­co más tar­de, al to­car­les a ellos, en una an­gus­tia tan in­so­por­ta­ble que han aca­ba­do per­dien­do el ore­mus.

In­gla­te­rra de­be gran par­te de su éxi­to a su maes­tría en el ar­te del di­vi­de y ven­ce­rás. Si bien pu­do pro­cla­ma­ren pleno XIX lord Pal­mers­ton que las na­cio­nes no tie­nen ami­gos sino in­tere­ses, es de es­pe­rar que esa frase ha­ya per­di­do le­gi­ti­mi­dad en la UE de hoy, de la que los bri­tá­ni­cos aca­ban de apear­se. Du­ran­te los dos años de ne­go­cia­cio­nes del Bre­xit, que pro­me­ten ser de aú­pa, los in­gle­ses em­plea­rán el di­vi­de y ven­ce­rás has­ta ex­tre­mos inima­gi­na­bles.

El odio es una asig­na­tu­ra que no só­lo se im­par­te en las ma­dra­zas, sino, ca­da vez más, en los co­le­gios de Oc­ci­den­te. El Reino Uni­do del Bre­xit, una vez se ha­yan da­do cuen­ta de que se ha pe­ga­do un ti­ro en el pie,co- rre­rá el ries­go deen­ca­mi­nar­se, co­jean­do, eso sí, ha­cia una re­vo­lu­ción a lo Crom­well, que po­dría re­sul­tar en la ro­tu­ra en pe­da­zos del reino, la per­se­cu­ción y ex­pul­sión de ex­tran­je­ros, amén de una fu­ri­bun­da ene­mis­tad con­tra el res­to del mun­do.

A ni­vel mun­dial, prác­ti­ca­men­te to­dos los con­flic­tos bé­li­cos en cur­so tie­nen su ori­gen en la in­fluen­cia ejer­ci­da por la na­ción del di­vi­de y ven­ce­rás que no tie­ne ami­gos sino in­tere­ses. Pe­ro tam­bién es ver­dad que lo que han apor­ta­do los in­gle­ses al mun­do ha si­do, en mu­chos ca­sos, har­to be­ne­fi­cio­so. Sua­por­ta­ción a la UE, sin ir más lejos. Por otro la­do, va­lién­do­se de una su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad mo­ral que­vis­ta des­de fue­ra no es más que su­fi­cien­cia, po­drían aca­bar vien­do enemi­gos don­de só­lo hay ad­ver­sa­rios o com­pe­ti­do­res.

El fair play bri­tá­ni­co se ba­sa en el to­do va­le siem­pre y cuan­do no te pi­llen, de ahí su fa­mo­sa fle­ma. Co­mien­za una lu­cha sin re­glas, don­de los in­gle­ses em­plea­rán a fon­do cual­quier ar­ma que les pue­da be­ne­fi­ciar a ellos y tum­bar o per­ju­di­car al con­trin­can­te. Tan­to la City co­mo sus pa­raí­sos fis­ca­les ya es­tán ca­len­tan­do mo­to­res. Ay, In­gla­te­rra, el 8 de ju­nio, no­te de­jes lle­var por el odio.

WPA POOL / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.