Las hi­per­his­to­rias de What­sapp

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Et­nó­gra­fo di­gi­tal Jo­sep Maria Gan­yet

¿Qué ha­cen los 1.200 mi­llo­nes de usua­rios de What­sapp cuan­do cae? De en­tra­da pa­sar por to­das las fa­ses del due­lo: ne­ga­ción (¡no me pue­de es­tar pa­san­do es­to aho­ra!), ira (¿por qué a mí?), ne­go­cia­ción (ha­ré cual­quier co­sa, me lo des­ins­ta­lo y lo vuel­vo a ins­ta­lar), de­pre­sión (no pue­do vi­vir sin mi fa­mi­lia y mis ami­gos ya no es­tán) y acep­ta­ción (te­nía que pa­sar, soy de­ma­sia­do de­pen­dien­te, me pa­so a Te­le­gram).

Es­te pro­ce­so du­ra unas ho­ras, que nor­mal­men­te sue­len coin­ci­dir con las ho­ras que el ser­vi­cio es­tá caí­do. Pa­ra los que te­ne­mos Twit­ter (Dios no quie­ra que cai­gan a la vez) las fa­ses del due­lo pa­san más li­ge­ras. Pa­sa­mos de la ne­ga­ción ini­cial a la ira sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad mien­tras ver­te­mos en Twit­ter nues­tra de­ses­pe­ra­ción, pa­san­do a la ne­go­cia­ción y a la de­pre­sión cuan­do ve­mos que no es­ta­mos so­los. Twit­ter es la ven­ta­na que mi­ra­mos cuan­do se va la luz y ve­mos que to­da la ca­lle es­tá a os­cu­ras po­co an­tes de ex­cla­mar: “Es de ellos”. La acep­ta­ción lle­ga cuan­do de ma­ne­ra re­sig­na­da vol­ve­mos a los SMS –aque­llo que uti­li­zan ban­cos y ae­ro­lí­neas pa­ra en­viar­nos có­di­gos– pa­ra de­cir a fa­mi­lia­res, co­no­ci­dos y sa­lu­da­dos que What­sapp no va, que si quie­ren al­go nos pue­den en­viar un SMS. Bien­ve­ni­dos al 2008.

La úl­ti­ma caída de What­sapp ha­ce diez días po­dría ser lo que de ma­ne­ra co­lo­quial lla­ma­mos un pro­ble­ma del pri­mer mun­do si no fue­ra por­que no es cier­to. El fa­llo fue glo­bal y afec­tó prin­ci­pal­men­te a Eu­ro­pa, Asia y Amé­ri­ca, pe­ro tu­vo un im­pac­to es­pe­cial en paí­ses co­mo la In­dia y Bra­sil, don­de el ser­vi­cio de men­sa­je­ría tie­ne una gran pe­ne­tra­ción. Bra­sil es uno de los paí­ses del mun­do con más cre­ci­mien­to en las re­des so­cia­les: de los 200 mi­llo­nes de usua­rios de Bra­sil, más de la mi­tad tie­ne What­sapp y es la apli­ca­ción más uti­li­za­da por en­ci­ma de Fa­ce­book. Con uno cos­te por SMS has­ta 55 ve­ces su­pe­rior al nues­tro (en reais preWhat­sapp), la ma­yor par­te de los bra­si­le­ños nun­ca ha en­via­do uno.

The New York Ti­mes ca­li­fi­có Bra­sil co­mo “la ca­pi­tal uni­ver­sal de los me­dios so­cia­les”.

Y la In­dia es el mer­ca­do más gran­de de What­sapp con 200 mi­llo­nes de usua­rios, tam­bién por en­ci­ma de Fa­ce­book. Los po­cos re­cur­sos que ne­ce­si­ta la apli­ca­ción en tér­mi­nos de ve­lo­ci­dad de co­ne­xión y po­ten­cia de ter­mi­nal lo ha­cen ideal pa­ra un mer­ca­do co­mo el in­dio. Los di­ver­sos ser­vi­cios de pa­go de ter­ce­ros ac­ce­si­bles des­de la apli­ca­ción la con­vier­ten en una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra el de­sa­rro­llo em­pre­sa­rial en zo­nas ru­ra­les. Pa­ra es­te año What­sapp ha anun­cia­do los pa­gos des­de la apli­ca­ción sin ne­ce­si­dad de ter­ce­ras apli­ca­cio­nes.

En am­bos paí­ses una gran can­ti­dad de ne­go­cios, des­de gim­na­sios y sa­lo­nes de be­lle­za, has­ta gran­des ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, y tam­bién el mer­ca­do de se­gun­da mano pa­san por What­sapp. La con­fian­za en la men­sa­je­ría pri­va­da ha­ce que un 98% de los men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios de What­sapp se lean mien­tras que en co­rreo elec­tró­ni­co es­ta ci­fra ron­da el 20%. Has­ta que cae. Bien­ve­ni­dos al 2017.

Si nos fi­ja­mos bien nos da­re­mos cuen­ta de que el de­sa­rro­llo hu­mano es­tá li­ga­do inexo­ra­ble­men­te a las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC). La pri­me­ra gran he­rra­mien­ta TIC de la que dis­pu­si­mos na­cía 4.000 años a.C. en Me­so­po­ta­mia y nos ha­cía pa­sar de la prehis­to­ria a la his­to- ria: la ta­ble­ta de ar­ci­lla y la es­cri­tu­ra cu­nei­for­me. Los su­me­rios la usa­ban pa­ra es­cri­bir prés­ta­mos, registro de pro­pie­da­des, tes­ta­men­tos y le­yes. El gran mé­ri­to no fue só­lo el en­con­trar un sis­te­ma efi­cien­te de registro y co­mu­ni­ca­ción de co­no­ci­mien­to, sino un sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to y re­cu­pe­ra­ción de la in­for­ma­ción. El no­ta­rio real de­bía ser ca­paz de en­con­trar un tes­ta­men­to es­cri­to ha­cía 30 años en un ar­chi­vo lleno de mi­les de ta­bli­llas de ar­ci­lla.

Así pues, lo que di­fe­ren­cia la prehis­to­ria de la historia es la ca­pa­ci­dad de re­gis­trar y trans­mi­tir da­tos de ma­ne­ra efi­cien­te. En las so­cie­da­des his­tó­ri­cas las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción son una con­se­cuen­cia de­ri­va­da de otras tec­no­lo­gías que las su­pe­ran en im­por­tan­cia. Con­si­de­re­mos la im­por­tan­cia en cuan­to al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co en 1450 de la Bi­blia de Gu­ten­berg fren­te al ara­do o el mo­lino. La prehis­to­ria y la historia son ni­ve­les de de­sa­rro­llo y no tiem­pos his­tó­ri­cos. El pro­fe­sor de fi­lo­so­fía y éti­ca de la in­for­ma­ción de Ox­ford Lu­ciano Flo­ri­di lo ex­pli­ca muy bien: “Prehis­to­ria e historia fun­cio­nan co­mo ad­ver­bios: nos di­cen có­mo vi­ve la gente, no cuán­do y dón­de”.

En cam­bio, la nues­tra es una so­cie­dad hi­per­his­tó­ri­ca. En las so­cie­da­des hi­per­his­tó­ri­cas las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción su­pe­ran en im­por­tan­cia a to­das las de­más tec­no­lo­gías. El res­to de tec­no­lo­gías de­pen­den de las TIC y el recurso fun­da­men­tal en es­tas so­cie­da­des es la in­for­ma­ción. La de­mos­tra­ción de que vi­vi­mos en la hi­per­his­to­ria es que un 70% de los tra­ba­jos ac­tua­les es­tán re­la­cio­na­das con la in­for­ma­ción.

Y buena par­te de nues­tra hi­per­his­to­ria la ex­pli­ca­mos en me­dios so­cia­les co­mo What­sapp. Nun­ca tan­to co­mo aho­ra tan­tas per­so­nas ha­bía­mos es­cri­to tan­to de no­so­tras mis­mas y de la reali­dad que nos ro­dea, tan­to en re­des so­cia­les abier­tas co­mo en apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría pri­va­da. Si las pe­lí­cu­las de ci­ne son au­tén­ti­cos li­bros de historia del si­glo XX, los bi­llo­nes de con­ver­sa­cio­nes de What­sapp, tuits, ins­ta­grams y ac­tua­li­za­cio­nes de Fa­ce­book lo son de la hi­per­his­to­ria del si­glo XXI. Los ar­queó­lo­gos di­gi­ta­les del fu­tu­ro ten­drán mu­cho tra­ba­jo a des­en­crip­tar con­ver­sa­cio­nes, a pro­ce­sar­las, pe­ro, sobre to­do, a en­ten­der­nos. Pe­ro eso es otra hi­per­his­to­ria.

Las TIC La di­fe­ren­cia en­tre prehis­to­ria e historia es la ca­pa­ci­dad de trans­mi­tir da­tos de for­ma efi­cien­te: Bien­ve­ni­dos a la hi­per­his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.