Ma­cron, ‘rien ne va plus’

El nue­vo presidente fran­cés aho­ra de­be pa­sar a los he­chos. Mo­der­ni­zar es una apues­ta arries­ga­da en un país an­qui­lo­sa­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Piergiorgio M. Sandri Bar­ce­lo­na

En Fran­cia Em­ma­nuel Ma­cron ya tie­ne un apo­do: Mo­zart del Elí­seo, por su ha­bi­li­dad con el piano y por su desafian­te ju­ven­tud. Pe­ro lo que no se sa­be (aún) es có­mo va a so­nar su­par­ti­tu­ra. “Su­pro­gra­maes­la­ges­tión re­tó­ri­ca de­lo­bo­rro­so”, iro­ni­za­ba es­ta se­ma­na el fi­ló­so­fo Phi­lip­peJo­seph Salazar.

No obs­tan­te, al­gu­nas no­tas sue­nan en la nie­bla. El nue­vo presidente no tie­ne com­ple­jos en de­fi­nir­se li­be­ral en lo eco­nó­mi­co. “El li­be­ra­lis­mo no va en con­tra de la idea de pro­gre­so que se apro­pia la iz­quier­da. Es­to sig­ni­fi­ca no co­no­cer la Historia. La Re­vo­lu­ción fran­ce­sa na­ció de un fer­men­to li­be­ral”. Él mis­mo no se avergüenza de su pa­sa­do en la ban­ca Rots­child. “Cuan­do uno es ban­que­ro es un po­co co­mo una pros­ti­tu­ta. El tra­ba­jo con­sis­te en se­du­cir”. Lo lo­gró. De­ter­mi­na­ción tam­po­co­le­fal­ta. Ele­co­no­mis­taJac­ques At­ta­li, que fue su men­tor po­lí­ti­co, lo ex­pli­có una vez muy bien. “Su am­bi­ción na­ció de una frus­tra­ción. Es­ta­ba ro­dea­do de gente me­dio­cre y se con­ven­ció de que po­día ha­cer­lo me­jor que ellos”. ¿Se­rá así?

Ma­cron tie­ne al­gu­na ven­ta­ja res­pec­to a sus an­te­ce­so­res. Lau­ren­ce Boo­ne, ges­to­ra de la fran­ce­sa Axa In­vest­ments, di­jo que “en su ca­so mu­chas estrellas se han ali­nea­do y es­to le ayu­da­rá de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va”. Por ejem­plo, la con­fian­za em­pre­sa­rial ga­la es­tá en má­xi­mos des­de la cri­sis y la economía ha vuel­to a reac­ti­var­se tras el es­tan­ca­mien­to.

No obs­tan­te, per­sis­ten las som­bras. La ri­que­za per cá­pi­ta de los fran­ce­ses en tér­mi­nos rea­les hoy es la mis­ma que en el 2007: una au­tén­ti­ca dé­ca­da pér­di­da. El Es­ta­do ga­lo to­da­vía ex­ce­de en ge­ne­ro­si­dad: el gas­to pú­bli­co re­pre­sen­ta el 56% del PIB ( en Ale­ma­nia es el 44%). La

Sus pla­nes pre­ten­den fle­xi­bi­li­zar la economía y al mis­mo tiem­po ofre­cer pro­tec­ción

La de­li­ca­da re­for­ma del Có­di­go Laboral pue­de cau­sar pro­tes­tas y huel­gas

deu­da ya ro­za el 100% de la ri­que­za y el dé­fi­cit es cró­ni­co: la úl­ti­ma vez que Fran­cia tu­vo un pre­su­pues­to equi­li­bra­do fue en 1980. Y la ta­sa de pa­ro es el do­ble que la del Reino Uni­do y de Ale­ma­nia.

Ber­nard Ar­nault, el má­xi­mo eje­cu­ti­vo deLVMH di­ce que el programa de Ma­cron “es­tá con­fec­cio­na­do ba­jo la creen­cia que la em­pre­sa pri­va­da cons­ti­tu­ye el úni­co me­dio de crea­ción du­ra­de­ro, sano y ma­si­vo de em­pleo”. Ma­cron­ya­tie­ne a pun­to la lis­ta de re­ga­los: re­duc­ción de im­pues­to de so­cie­da­des del 33,5% al 25% yun­ti­poú­ni­co­del30% sobre las ren­tas de ca­pi­tal. Los tra­ba­ja­do­res tam­bién re­ci­bi­rán ali­vios tri­bu­ta­rios y el país con­ta­rá con un po­ten­te plan de nue­vas in­ver­sio­nes de 60.000 mi­llo­nes. “No­se tra­ta de ha­cer ex­ca­va­cio­nes en ca­rre­te­ras, sino que se pre­ten­de mo­der­ni­zar el sis­te­ma, fa­ci­li­tar la tran­si­ción ha­cia un mo­de­lo ener­gé­ti­co más efi­cien­te y for­mar a los que es­tán em­plea­dos en sec­to­res ob­so­le­tos”, sub­ra­ya An­dré Sa­pir, eco­no­mis­ta del think tank Brue­gel Ins­ti­tu­te en Bru­se­las

Dea­cuer­do con las pre­vi­sio­nes, la economía fran­ce­sa re­pun­ta­rá un 1,5% es­te año y un 1,8% el si­guien­te. Pa­ra Da­niel Gros, del Cen­ter­fo­rEu­ro pea­nPo­li­cie­sS­tui des, con Ma­cronl as­co­sas es­tán des­ti­na­da s aho­ra a cam­biar :“El po­ten­cial de cre­ci­mien­to de Fran­cia es me­dio pun­to su­pe­rior al Ale­ma­nia, un­país­don­de la po­bla­ción es­tá en de­cli­ve”.

Pe­ro tam­bién se ave­ci­nan su­dor, san­gre y lá­gri­mas. La ad­mi­nis­tra­ción pres­cin­di­rá de 120.000 funcionarios y se­gui­rá una die­ta de 50.000 mi­llo­nes de eu­ros en re­cor­tes du­ran­te los pró­xi­mos cinco años. Ma­cron era el úni­co can­di­da­to que de­fen­día un dé­fi­cit pú­bli­co den­tro del 3% del PIB, pe­ro a los fran­ce­ses no pa­re­ció im­por­tar­les.

“Lla­ma la aten­ción que Ma­cron ha­ya ga­na­do en un país que nun­ca ha­de­fen­di­do po­lí­ti­cas de­lais­sez fai­re. Si se mira al vo­to de la pri­me­ra vuel­ta, al su­mar las pa­pe­le­tas pa­ra Fi­llon, el 44% de los ciu­da­da­nos vo­tó a fa­vor de re­cor­tes. Creo que por pri­me­ra vez en los fran­ce­ses hu­bo la per­cep­ción de que al­go es­tá mal en su país. La deu­da es al­ta y es­tá en que su­po­ne tam­bién un­cos­te psi­co­ló­gi­co. De ahí que mu­chos sean cons­cien­tes de que es ne­ce­sa­rio ha­cer al­go drás­ti­co”, ex­pli­ca Mi­guel Otero, in­ves­ti­ga­dor del Real Ins­ti­tu­to El­cano, que vivió en Fran­cia du­ran­te la pre­si­den­cia Sar­kozy. En­par­ti­cu­lar, la re­for­ma del Co­de

du Tra­vail va a le­van­tar al­gu­na am­po­lla, es­pe­cial­men­te si se lle­va­rá a ca­bo con de­cre­tos. “No ten­go mie­do a la pa­la­bra fle­xi­bi­li­dad”, di­jo Ma­cron. Ro­main Alt­man, de la cen­tral sin­di­cal CGT ya es­tá en pie de gue­rra. “Ne­ce­si­ta­mos ha­cer con­ver­ger a to­da la oposición y dis­po­ner­la en for­ma­ción de ba­ta­lla”.

Se­gún Otero, “por mu­cha re­tó­ri­ca que le pon­ga, Ma­cron se va a en­fren­tar apo­de­res­fác­ti­cos, unahuel­ga y tal vez a una ma­yo­ría ines­ta­ble en el Par­la­men­to. El fran­cés me­dio vi­ve me­jor el pro­me­dio. Por eso sal­drá a la ca­lle. Por­que tie­ne mu­cho que per­der”. Pa­ra Sa­pir, el nue­vo presidente tie­ne un pun­to a fa­vor: “Ha re­pe­ti­do ha­cia la sa­cie­dad que cam­bia­ría el mer­ca­do del tra­ba­jo y re­du­ci­ría gas­tos, así que es­ta­mos avi­sa­dos. Ha­si­do cla­ro. Noha­rá co­mo Ho­llan­de, que pro­me­tió al­go y lue­go hi­zo otra co­sa”.

Eu­ro­pa le ve con be­ne­vo­len­cia.“Es el úni­co po­lí­ti­co fran­cés que no echa­do la cul­pa a Bru­se­las de to­dos los ma­les”, re­cuer­da Sa­pir. “Re­co­no­ce que la UE de­be­rá evo­lu­cio­nar, que tie­ne pro­ble­mas. Tam­bién es cons­cien­te de que Fran­cia tie­ne de­bi­li­da­des. Y quie­re so­lu­cio­nar am­bas cues­tio­nes al mis­mo tiem­po. Lo no­ve­do­so es la me­to­do­lo­gía, el en­fo­que, el aná­li­sis. Nun­ca Fran­cia ha­bía desem­pe­ña­do un pa­pel así”.

V in cenz oS carp et ta, se ni or­po­licy analyst de Open Eu­ro­pe no com­par­te es­te en­tu­sias­mo. “Yo soy muy cau­to. Sus pla­nes pa­ra crear un Mi­nis­tro de Fi­nan­zas eu­ro­peo, un pre­su­pues­to y un Par­la­men­to de la U E pre­ci­san una mo­di­fi­ca­ción de los tra­ta­dos y la ce­le­bra­ción de re­fe­rén­dum sen al­gu­nos los paí­ses miem­bros. Y es­to re­pre­sen­ta una in­cóg­ni­ta po­lí­ti­ca ”.“Asi­mis­mo–aña­de –, yo creo que las ac­tua­les di­ver­gen­cias con Ale­ma­nia se man­ten­drán. Berlín op­ta por una Eu­ro­pa más téc­ni­ca, con la crea­ción deu­nFon­doMo­ne­ta­rio Eu­ro­peo. Ma­cron, en cam­bio, me re­cuer­da aMat te oRen­zi. Él tam­bién de­cía que­si ha­cía re­for­mas en Ita­lia en­ton­ces ha­bría te­ni­do más au­to­ri­dad pa­ra ha­blar con Bru­se­las. Yya sa­be­mos có­mo aca­bó”.

“No ten­go mie­do a la fle­xi­bi­li­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.