La re­vo­lu­ción interior

Sur­fean­do por la cres­ta del éxi­to, Ran­ge Ro­ver des­ve­la el apa­sio­nan­te uni­ver­so tec­no­ló­gi­co del Ve­lar

La Vanguardia - Dinero - - NOVEDAD - Pe­re Prat

Na­die pre­ten­de po­ner en du­da que el prin­ci­pal mo­ti­vo de com­pra de los au­to­mó­vi­les en el mer­ca­do es­pa­ñol pue­da se­guir sien­do du­ran­te mu­cho tiem­po el di­se­ño de su ca­rro­ce­ría. Pe­ro de vez en cuan­do sur­gen mo­de­los muy con­cre­tos que pre­ten­den con­ven­cer a los con­duc­to­res me­dian­te otras ver­tien­tes al­ter­na­ti­vas igual­men­te in­tere­san­tes. Sin ol­vi­dar­se de apos­tar por una ima­gen real­men­te su­ge­ren­te, si­nó­ni­mo de éxi­to co­mer­cial, el Ran­ge Ro­ver Ve­lar pre­fie­re se­du­cir a los aman­tes de la tec­no­lo­gía de van­guar­dia a tra­vés de su re­vo­lu­cio­na­ria con­fi­gu­ra­ción interior.

Do­ta­do con una es­bel­ta y atrac­ti­va si­lue­ta, cu­yas di­men­sio­nes lo van a si­tuar en­tre el Evo­que y el Ran­ge Sport pa­ra com­ple­tar la ga­ma de la fir­ma bri­tá­ni­ca, el Ve­lar sor­pren­de muy es­pe­cial­men­te por la avan­za­da concepción del es­pa­cio que en­vuel­ve a los pa­sa­je­ros. Quien ten­ga la oca­sión de apro­ve­char su pre­sen­cia en el Automobile Bar­ce­lo­na pa­ra ac­ce­der al interior de es­te in­no­va­dor pro­yec­to, que­da­rá sor­pren­di­do sin du­da por su di­bu­jo mi­ni­ma­lis­ta. En un es­pa­cio que pres­cin­de de los man­dos y los ele­men­tos de lec­tu­ra con­ven­cio­na­les, se ha pre­fe­ri­do otor­gar to­do el pro­ta­go­nis­mo a la ins­tru­men­ta­ción di­gi­tal.

Equi­pa­do con sen­das pan­ta­llas tác­ti­les gi­gan­tes­cas, el Ve­lar des­pier­ta su com­ple­ta ins­tru­men­ta­ción cuan­do se ac­ti­va el con­tac­to. De fun­cio­na­mien­to muy in­tui­ti­vo y fá­cil ma­ne­jo, no es ne­ce­sa­rio re­ci­bir nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción pa­ra ma­ni­pu­lar la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las fun­cio­nes dis­po­ni­bles. En es­ta oca­sión, los úni­cos ele­men­tos que si­guen sien­do ges­tio­na­dos me­dian­te man­dos gi­ra­to­rios son la tem­pe­ra­tu­ra del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción y el vo­lu­men del equi­po mu­si­cal, dos fun­cio­nes que to­da­vía no han en­con­tra­do una so­lu­ción me­jor en el uni­ver­so de la di­gi­ta­li­za­ción tác­til.

Ho­me­na­je al pa­sa­do Los afi­cio­na­dos a los au­to­mó­vi­les que han mar­ca­do hi­tos im­por­tan­tes en el pa­sa­do de­be­rían re­ser­var un es­pa­cio en su me­mo­ria pa­ra in­mor­ta­li­zar el ca­ris­má­ti­co gui­ño his­tó­ri­co que se eje­cu­ta con el Ve­lar. No en vano, es­ta fue pre­ci­sa­men­te la de­no­mi­na­ción ele­gi­da pa­ra iden­ti­fi­car el ru­ti­lan­te pro­to­ti­po des­ve­la­do en 1969, un co­che em­ble­má­ti­co que sig­ni­fi­có po­ner el se­má­fo­ro en ver­de pa­ra que un año más tar­de na­cie­ra la se­rie Ran­ge Ro­ver.

Do­ta­do con ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio pa­ra rebajar su pe­so, el nue­vo mo­de­lo de la lu­jo­sa fir­ma bri­tá­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en au­to­mó­vi­les de vo­ca­ción mon­ta­ñe­ra anun­cia un in­ta­cha­ble com­por­ta­mien­to en ca­rre­te­ra co­mo su prin­ci­pal ar­gu­men­to de ven­ta. Con un aca­ba­do interior com­pa­ra­ble al de sus her­ma­nos de mar­ca en tér­mi­nos de pres­tan­cia, el Ve­lar des­ta­ca­rá asi­mis­mo por la mo­der­ni­dad de­ter­mi­na­da por sus lí­neas sim­ples y ní­ti­das. Y co­mo se po­día su­po­ner en un co­che tan osa­do, es po­si­ble ma­ni­pu­lar di­ver­sas fun­cio­nes a dis­tan­cia me­dian­te la apli­ca­ción de smartp­ho­ne co­rres­pon­dien­te.

Al pres­cin­dir de man­dos y ele­men­tos con­ven­cio­na­les, ga­na pro­ta­go­nis­mo la apor­ta­ción di­gi­tal

Los da­tos confirman al Ve­lar co­mo el Ran­ge Ro­ver más ae­ro­di­ná­mi­co de la historia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.