Con las lu­ces lar­gas

La es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca se abre pa­so mien­tras las in­cer­ti­dum­bres po­lí­ti­cas se di­si­pan, co­mo re­fle­ja la bol­sa

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal

El ro­tun­do triun­fo de Em­ma­nuel Ma­crón en Fran­cia ha si­do un bál­sa­mo pa­ra las ex­pec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas mun­dia­les. El apo­yo po­lí­ti­co que ha con­se­gui­do Ma­riano Ra­joy pa­ra que se aprue­ben los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do del 2017 ha si­do un balón de oxí­geno pa­ra que la Le­gis­la­tu­ra sal­ga ade­lan­te. Am­bos acon­te­ci­mien­tos es­tán pro­por­cio­nan­do es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca en la medida que su­po­ne que las in­cer­ti­dum­bres po­lí­ti­cas van des­apa­re­cien­do. Así se es­tá re­fle­jan­do en el rally bur­sá­til re­gis­tra­do des­de de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes ga­las del pa­sa­do 23 de abril.

Es­to no sig­ni­fi­ca que ha­yan des­apa­re­ci­do los riesgos de ines­ta­bi­li­dad. De he­cho, el pró­xi­mo desafío se­rá el 21 de ma­yo, con las pri­ma­rias so­cia­lis­tas. Pa­ra al­gu­nos ob­ser­va­do­res un triun­fo de Pe­dro Sán­chez im­pli­ca­ría irre­mi­si­ble­men­te una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral pa­ra fi­na­les del año. El ar­gu­men­to es que el PSOEha­ría una oposición ra­di­cal y que se­ría im­po­si­ble fra­guar nin­gu­no­de­los­pac­tos­deEs­ta­do­quees­tán pen­dien­tes, da­do que su ob­je­ti­vo se­ría di­na­mi­tar al Go­bierno del PP a cual­quier precio.

Sin em­bar­go, no es esa la te­sis que se ma­ne­ja en Mon­cloa. Se­gún se di­ce, el pac­to lo­gra­do por Cris­tó­bal Mon­to­ro con el lehen­da­ka­ri vas­co Iñi­go Ur­ku­llu va más allá de unas me­ras en­mien­das pre­su­pues­ta­rias. Se tra­ta de un pac­to de le­gis­la­tu­ra en la som­bra, si­mi­lar al que Ma­riano Ra­joy in­ten­tó fra­guar con el presidente de la ges­to­ra so­cia­lis­ta, Ja­vier Fer­nán­dez y que ha sal­ta­do por los aires por la pre­sión de las ba­ses.

Ra­joy se ha ase­gu­ra­do la es­ta­bi­li­dad­par­la­men­ta­riaal­me­nos­has­tael 2019. Por tan­to, el PP con el apo­yo deCiu­da­da­nos, del PNVy­de­los­dos dipu­tados ca­na­rios pue­de le­gis­lar con cohe­ren­cia eco­nó­mi­ca y sin gran­des con­tra­dic­cio­nes ideo­ló­gi­cas. To­dos es­tos par­ti­dos se iden­ti­fi­can con pos­tu­ras cen­tris­tas si­mi­la­res a las que de­fien­de Ma­crón en Fran­cia y a las que res­pal­dan la ma­yo­ría de los elec­to­res es­pa­ño­les, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta del CIS.

Di­cho de otra ma­ne­ra, aun­que Pe­dro Sán­chez in­ten­ta­ra ar­ti­cu­lar una mo­ción de cen­su­ra cons­truc­ti­va­con­traRa­joy, no­lo­gra­ríae­la­po­yo su­fi­cien­te pa­ra sa­car­la ade­lan­te. Al pro­ble­ma de nú­me­ro de vo­tos hay que su­mar que no­pa­re­ce na­da cla­ro que tras el Con­gre­so del PSOE se man­ten­ga la dis­ci­pli­na en el gru­po par­la­men­ta­rio so­cia­lis­ta. Unaa­lian­za con Po­de­mos y con los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes pa­ra lle­gar al po­dery­des­a­lo­jar aRa­joy­de la Mon­cloa pro­ba­ble­men­te no ob­ten­dría el res­pal­do de un buen pu­ña­do de dipu­tados so­cia­lis­tas.

Si la triun­fa­do­ra fue­se Su­sa­na Díaz, las co­sas po­drían re­sul­tar más sen­ci­llas. En pri­mer lu­gar, por­que ten­dría to­do el res­pal­do de los di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos so­cia­lis­tas y, sobre to­do, de la Ges­to­ra en­ca­be­za­da por su presidente Ja­vier Fer­nán­dez, que se­gún las en­cues­tas es el líder me­jor va­lo­ra­do de España. Ha­ría una oposición du­ra, pe­ro com­pa­ti­ble con los gran­des pac­tos de Es­ta­do. En es­te es­ce­na­rio so­lo un he­cho im­pre­vis­to co­mo la impu­tación del Presidente del Go­bierno tras pres­tar de­cla­ra­ción en el ca­so Gür­tel rom­pe­ría la es­ta­bi­li­dad.

Des­de el pun­to de vis­ta in­ter­na­cio­nal las gran­des ame­na­zas geo­po­lí­ti­cas per­sis­ten. De he­cho, el prin­ci­pal ries­go iden­ti­fi­ca­do por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal es una “gran frag­men­ta­ción” del co­mer­cio mun­dial; la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra; el re­sur­gir de la com­pe­ten­cia fis­cal en­tre te­rri­to­rios; y una re­gu­la­ción em­pre­sa­rial re­gre­si­va de­ri­va­da­de­la­re­cu­pe­ra­ción dea­ran­ce­les o de ba­jar la guar­dia en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

Exis­ten po­cas du­das de que el pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co que ha pro­vo­ca­do una glo­ba­li­za­ción des­con­tro­la­da se­gui­rá ge­ne­ra­li­zán­do­se en­la­me­di­daen­queel­des­con­ten­to so­cial si­ga cre­cien­do. El ma­les­tar de­ri­va­do de la de­sigual­dad ha pro­vo­ca­do cam­bios po­lí­ti­cos de gran en­ver­ga­du­ra co­mo se ha de­mos­tra­doen­la­se­lec­cio­nes­deEE.UU., enel Bre­xit, en el re­sur­gir de la ex­tre­ma de­re­cha en Fran­cia, en el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y en la apa­ri­ción del so­cial po­pu­lis­mo en España, Fran­cia, Portugal e Ita­lia de­la mano de nue­vos par­ti­dos an­ti­sis­te­ma.

Pe­ro a pe­sar de to­do ello, por pri­me­ra vez des­de que se ini­ció la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra to­dos los paí­ses eu­ro­peos son po­si­ti­vas. Se­ño­res, em­pe­za­mos a con­du­cir con las lu­ces lar­gas.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.