La co­rrup­ción aún no se ha ido

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Au­to­con­trol Los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos pre­ten­den que crea­mos que la co­rrup­ción y que la fi­nan­cia­ción ile­gal es co­sa del pa­sa­do

par­ti­do po­lí­ti­co cual­quie­ne­ce­si­ta di­ne­ro, mu­cho o, pa­ra ha­cer fren­te a sus os gas­tos or­di­na­rios y a los gas­tos de­ri­va­dos de las cos­to­sas cam­pa­ñas elec­to­ra­les, en las que du­ran­te mu­chos días se rea­li­zan to­do ti­po de ac­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias y ac­tos, co­men­zan­do por los mas­to­dón­ti­cos y ca­ros mí­ti­nes.

Apar­tir de la ne­ce­si­dad de con­se­guir di­ne­ro pa­ra los par­ti­dos, du­ran­te años ha pro­li­fe­ra­do la co­rrup­ción. Las tra­mas al ser­vi­cio de la fi­nan­cia­ción ile­gal de los par­ti­dos po­lí­ti­cos han si­do nu­me­ro­sas. La fi­nan­cia­ción ile­gal de los par­ti­dos y to­da la co­rrup­ción que flo­re­ce a su al­re­de­dor es un asun­to del pa­sa­do (ca­sos Na­sei­ro y Fi­le­sa), del pre­sen­te (ca­sos Gür­tel, Bár­ce­nas, Pa­lau, et­cé­te­ra) y, con to­da pro­ba­bi­li­dad tal co­mo es­tán las co­sas, es un te­ma pa­ra el fu­tu­ro.

En la ac­tua­li­dad, los res­pon­sa­bles de los par­ti­dos pre­ten­den que los ciu­da­da­nos crean que ya no hay co­rrup­ción en el seno de sus formaciones po­lí­ti­cas y que la fi­nan­cia­ción ile­gal es al­go del pa­sa­do. Cues­ta creer que es­to sea así cuan­do no pa­re­ce que los par­ti­dos ac­túen con de­ci­sión pa­ra im­pe­dir es­tas prác­ti­cas. La pre­ven­ción del de­li­to en el seno de una or­ga­ni­za­ción pa­sa, en pri­mer lu­gar, por el au­to­con­trol y no se adivina qué es­tán ha­cien­do los par­ti­dos en es­te sen­ti­do.

La re­for­ma del Có­di­go Pe­nal, ope­ra­da por la Ley Or­gá­ni­ca 1/2015, creó el de­li­to de fi­nan­cia­ción ile­gal de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, es­ta­ble­cien­do la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal del par­ti­do po­lí­ti­co si se prue­ba que se ha fi­nan­cia­do ile­gal­men­te. En es­te ca­so, el par­ti­do po­lí­ti­co pue­de ser con­de­na­do a pa­gar im­por­tan­tes mul­tas, pe­ro tam­bién a pe­nas tan gra­ves co­mo la sus­pen­sión de sus ac­ti­vi­da­des, la clau­su­ra de sus lo­ca­les, la in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ob­te­ner sub­ven­cio­nes e in­clu­so la di­so­lu­ción del par­ti­do.

Pre­ci­sa­men­te, pa­ra evi­tar que la co­rrup­ción ani­da­ra en los par­ti­dos po­lí­ti­cos y que en el seno de los mis­mos se co­me­tie­ran de­li­tos (sin­gu­lar­men­te, el de fi­nan­cia­ción ile­gal), en la úl­ti­ma mo­di­fi­ca­ción de la Ley Or­gá­ni­ca de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos se in­clu­yó el ar­tícu­lo 9 bis, que es­ta­ble­ció la obli­ga­ción de que los par­ti­dos ela­bo­ra­ran y apli­ca­ran sis­te­mas de pre­ven­ción de de­li­tos. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos te­nían tres años pa­ra cum­plir esa exi­gen­cia, a par­tir del día 1 de enero del 2016, pe­ro ha pa­sa­do más de un año y no hay cons­tan­cia de que los prin­ci­pa­les par­ti­dos ha­yan im­plan­ta­do pro­gra­mas de pre­ven­ción de de­li­tos. Nin­guno lo ha anun­cia­do pú­bli­ca­men­te ni fi­gu­ra en sus pá­gi­nas web, en las que, co­mo mu­cho, en­con­tra­mos “có­di­gos éti­cos” o “có­di­gos de bue­nas prác­ti­cas” con ge­né­ri­cas de­cla­ra­cio­nes de prin­ci­pios, en ab­so­lu­to efi­ca­ces pa­ra im­pe­dir las po­si­bles con­duc­tas de­lic­ti­vas.

La reali­dad de­mues­tra que los par­ti­dos po­lí­ti­cos no es­tán por la la­bor de es­ta­ble­cer sis­te­mas ade­cua­dos pa­ra evi­tar la co­rrup­ción y, par­ti­cu­lar­men­te, su fi­nan­cia­ción ile­gal. ¿Por qué se­rá?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.