Es­pa­ña ha­bla ca­da vez más italiano

La opa de Atlan­tia so­bre Aber­tis es la úl­ti­ma de una se­rie de ad­qui­si­cio­nes de las em­pre­sas ita­lia­nas. Las es­pa­ño­las no han te­ni­do la mis­ma suer­te en Ita­lia

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri Bar­ce­lo­na

No, no va­mos a ha­blar del co­da­zo de Tas­sot­ti a Luis En­ri­que en los cuar­tos de los mun­dia­les de fút­bol de 1994. Pe­ro en el te­rreno eco­nó­mi­co la ri­va­li­dad en­tre Es­pa­ña e Ita­lia se ha acen­tua­do en los úl­ti­mos años. Es­te año se mar­ca­rá un hi­to his­tó­ri­co: se­gún da­tos del FMI, por pri­me­ra vez Es­pa­ña su­pe­rará a Ita­lia en ren­ta per cá­pi­ta (en pa­ri­dad de po­der ad­qui­si­ti­vo). Un sor

pas­so que ya fue anun­cia­do con bom­bo y pla­ti­llo du­ran­te el man­da­to de Za­pa­te­ro y que aca­bó en vía muer­ta con la cri­sis.

Sin em­bar­go, y ahí re­si­de la pa­ra­do­ja, es­te di­na­mis­mo del te­ji­do pro­duc­ti­vo es­pa­ñol no se ha tra­du­ci­do en una agre­si­vi­dad em­pre­sa­rial con su ve­cino me­di­te­rrá­neo. Es más: ca­da vez que una em­pre­sa es­pa­ño­la lí­der en su ám­bi­to ha in­ten­ta­do lle­var a ca­bo una compra de pe­so en al­gún sec­tor cla­ve italiano ha vuel­to con las ma­nos va­cías, al en­con­trar to­do ti­po de re­sis­ten­cias.

En cam­bio, los ita­lia­nos han sa­bi­do con­quis­tar en tiem­pos re­cien­tes com­pa­ñías en Es­pa­ña de gran en­ver­ga­du­ra. La opa lan­za­da por Atlan­tia so­bre Aber­tis pue­de mar­car otra vic­to­ria de los ita­lia­nos fue­ra de ca­sa.

No se tra­ta de com­pa­rar la piz­za con la tor­ti­lla de pa­ta­tas, pe­ro si ha­blá­ra­mos de ta­ma­ños, la pri­me­ra se es­tá co­mien­do la se­gun­da. En efec­to, de acuer­do con los da­tos de Dea­lo­gic pu­bli­ca­dos por Il So­le 24 Ore, en­tre el año 2000 y 2016 hu­bo 149 ad­qui­si­cio­nes de em­pre­sas es­pa­ño­las por par­te de ita­lia­nas, mien­tras que el des­em­bar­co de la ar­ma­da es­pa­ño­la en la pe­nín­su­la itá­li­ca du­ran­te el mis­mo pe­río­do só­lo lo­gró su­mar 109 ope­ra­cio­nes. Es de­cir 40 me­nos. ¿Có­mo ex­pli­car es­te des­equi­li­brio?

Un pri­mer ele­men­to a des­ta­ca­res que, pa­ra­fra­sean­do un tí­tu­lo de una pe­lí­cu­la, Ita­lia no es un­país pa­ra in­ver­so­res ex­tran­je­ros. O por lo me- nos, ya no tan­to. Una in­ves­ti­ga­ción de ha­ce unas se­ma­nas del Ins­ti­tu­to Bruno Leo­ni ha de­tec­ta­do que la eco­no­mía ita­lia­na no es tan abier­ta co­mo pa­re­ce. Los in­ves­ti­ga­do­res han exa­mi­na­do 39 paí­ses y han es­tu­dia­do va­rios pa­rá­me­tros pa­ra for­mu­lar el gra­do de in­te­gra­ción en los mer­ca­dos glo­ba­les en los úl­ti­mos vein­te años.

Pues bien, en es­te ín­di­ce de “glo­ba­li­za­ción” Ita­lia se en­cuen­tra enel lu­gar 17 (Es­pa­ña, por de­lan­te, en el 13). A efec­tos prác­ti­cos es­to se tra­du­ce en una es­ca­sa ca­pa­ci­dad pa­ra atraer flu­jos de in­ver­sión ex­tran­je­ra, que en pro­me­dio re­pre­sen­tan tan só­lo el 1% del PIB. En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, (da­tos Un­ctad),

GEOR­GI­NA MI­RET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.