El fu­tu­ro no in­clu­ye nues­tros ac­tua­les pues­tos de tra­ba­jo...

... lo que no sig­ni­fi­ca que des­apa­rez­can, pe­ro sí que su na­tu­ra­le­za va a cam­biar

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Judit Ba­ra

La tec­no­lo­gía ha­ce que las ca­pa­ci­da­des tí­pi­ca­men­te hu­ma­nas sean más im­por­tan­tes que nun­ca

Se­gún un es­tu­dio del Fon­do Eco­nó­mi­co Mun­dial, en 2020 cin­co mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo des­apa­re­ce­rán de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción. Ade­más, ese mis­mo es­tu­dio de­ja cla­ro que las nue­vas pro­fe­sio­nes no van a es­tar di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con las in­dus­trias ac­tua­les. Sec­to­res que has­ta ha­ce muy po­co se con­si­de­ra­ban pres­ti­gio­sos y se­gu­ros, co­mo, por ejem­plo, el de­re­cho, la con­ta­bi­li­dad o la ar­qui­tec­tu­ra, son los pró­xi­mos en la lis­ta de la gui­llo­ti­na di­gi­tal. La pro­li­fe­ra­ción de pá­gi­nas web de open da­ta co­mo Viz­le­gal, Ope­nCor­po­ra­tes o Wi­kihou­se, y la tec­no­lo­gía block­chain sim­pli­fi­can los as­pec­tos más com­ple­jos de es­tas in­dus­trias y per­mi­ten aho­rrar tiem­po y re­du­cir los cos­tes. "Gra­cias a los pro­gra­mas in­te­li­gen­tes, aho­ra un úni­co abo­ga­do ju­nior pue­de rea­li­zar con ma­yor pre­ci­sión el vo­lu­men de tra­ba­jo pa­ra el que has­ta ha­ce po­co se ne­ce­si­ta­ba a qui­nien­tos co­mo él”, apun­ta Al Go­re en su li­bro The Fu­tu­re.

Y es que en me­nos de diez años, el 75% del mer­ca­do la­bo­ral global es­ta­rá com­pues­to por mi­le­nis­tas y por la ge­ne­ra­ción Z(los jóvenes que aho­ra tie­nen en­tre 12 y 18 años); el 25% res­tan­te se­rán los no-na­ti­vos di­gi­ta­les.

Da­do­que­lo úni­co se­gu­ro en es­te en­torno la­bo­ral cam­bian te es la in­cer­ti­dum­bre ,¿ qué com­pe­ten­cia s nos con­vier­ten en un em­plea­do va­lio­so a so­lo unos años vis­ta?

'Hard skills' o com­pe­ten­cias téc­ni­cas

1. Pa­ra em­pe­zar, te­ne­mos que apren­der pro­gra­ma­ción. Noim­por­ta la in­dus­tria; el co­no­ci­mien­to de los len­gua­jes y soft­wa­res de pro­gra­ma­ción más co­mu­nes, co­mo Pyt­hon o

Ruby On Rails, va a ser al­ta­men­te va­lo­ra­do por las em­pre­sas. Si el pro­ble­ma es la fi­nan­cia­ción, ini­cia­ti­vas co­mo Fu­tu­re Fun­ded ayu­dan a con­se­guir los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner­se al día. "Que­re­mos que to­dos aque­llos dis­pues­tos a ser proac­ti­vos con su for­ma­ción y su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pue­dan op­tar a los re­cur­sos que les per­mi­tan ad­qui­rir nue­vas ha­bi­li­da­des y va­li­dar su ex­pe­rien­cia", se­ña­la Lau­ra Fer­nán­dez, co-fun­da­do­ra y CEO­de es­ta pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding pa­ra aque­llos que quie­ren ad­qui­rir nue­vas ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas.

2. Los co­no­ci­mien­tos nu­mé­ri­cos y di­gi­ta­les que aho­ra se con­si­de­ran desea­bles van a ser obli­ga­to­rios en unos años. En EE. UU., un al­to por­cen­ta­je de los em­pleos con ma­yor cre­ci­mien­to ya re­quie­ren ha­bi­li­da­des

STEM( de­lin­glés: cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas) o de CS ( com­pu­ter scien­ce). El US Bu­reau of

La­bor Sta­tis­tics pre­vé que en 2020 se crea­rán ca­si un­mi­llóny­me­dio­de pues­tos de tra­ba­jo que re­que­ri­rán co­no­ci­mien­tos de informática y de pro­gra­ma­ción, y, sin em­bar­go, so­lo 400.000li­cen­cia­dos cum­pli­rán con esos re­qui­si­tos. Se­gún un in­for­me rea­li­za­do por In fo jobsy Esa de pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da, los tres ti­pos de es­pe­cia­li­da­des que irrum­pie­ron con más fuer­za en Es­pa­ña en 2016 fue­ron: es­pe­cia­lis­ta en­ci­ber se­gu­ri­dad, es­pe­cia­lis­ta en­me­to­do­lo­gías Agi­le y Scrumy es­pe­cia­lis­ta en ro­bó­ti­ca. ¿A cuán­tos co­no­ces? Den­tro de po­co, ve­re­mos có­mo la res­pues­ta cam­bia. "Me­jor ol­vi­dar la clá­si­ca tra­yec­to­ria universidad, tra­ba­jo, ju­bi­la­ción. Los cam­bios que apun­tan es­tos es­tu­dios con­fir­man que mu­chas pro­fe­sio­nes van a rein­ven­tar­se. Va­mos a pa­sar­nos to­da nues­tra vi­da apren­dien­do, tra­ba­jan­do y vol­vien­do a apren­der", apun­taO­rio­lL­lop, director de Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ca de Esa de Bus in ess & Law School.

Com pu­ta ti onalt­hin­king,o la ca­pa­ci­dad de ges­tio­nar­la in gen­te can­ti­dad de da­tos que pro­ce­sa­mos dia­ria­men­te. De­tec­tar pa­tro­nes y tendencias, así co­mo el ta­len­to pa­ra rea­li­zar aná­li­sis cer­te­ros y con sen­ti­do, se­rán ap­ti­tu­des muy bus­ca­das.

Las com­pe­ten­cias di­gi­ta­les se se­gui­rán va­lo­ran­do. Eso sig­ni­fi­ca no so­lo la ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y uti­li­za­ción de las di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, sino tam­bién los co­no­ci­mien­tos de mar­ke­ting di­gi­tal y la pe­ri­cia ges­tio­nan­do las di­fe­ren­tes re­des so­cia­les exis­ten­tes ypor­ve­nir.

'Soft skills' o com­pe­ten­cias per­so­na­les Se­gún el es­tu­dio del F MI T he Fu tu re

of Jobs, la com­pe­ten­cia más­de­sea­da por las em­pre­sas en 2020 se­rá la ha­bi­li­dad de re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos, se­gui­da por el pen­sa­mien­to crí­ti­co yla crea­ti­vi­dad. La­ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción y el sa­ber es­cu­char, que ha­ce dos años se con­si­de­ra­ban de su­ma im­por­tan­cia, des­apa­re­cen de los diez pri­me­ros pues­tos.

El pen­sa­mien­to crí­ti­co. El cre­cien­te vo­lu­men de in­for­ma­ción al que nos ve­mos ex pues­tos a dia­rio pro­vo­ca­rá que ser com­pe­ten­te ana­li­zan­do y prio­ri­zan­do da­tos sea im­pres­cin­di­ble.

La ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. Es­tar especializado en al­go ya no bas­ta­rá. De­be­re­mos ser ca­pa­ces de ma­ne­jar nos con co­mo­di­dad en la am­bi­güe­dad y de apli­car con­cep­tos y téc­ni­cas de re­so­lu­ción de pro­ble­mas en sec­tor es muy­di­fe­ren­tes en­tre sí. Ten­dre­mos que­ser lo su­fi­cien­te­men­te crea­ti­vos co­mo pa­ra ex­tra­po­lar­las ca­pa­ci­dad es apren­di­das en una in­dus­tria a otra com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te.

La coor­di­na­ción con los de­más. Los miem­bros de un equi­po que tra­ba­ja­rán des­de ca­sa o en pro­yec­tos con­cre­tos irá enau­men­toy, sin em­bar­go, ca­da vez se­rá me­nor el tiem­po que pa­sa­re­mos al te­lé­fono y en reu­nio­nes, y más el que em­plea­re­mos co­mu­ni­cán­do­nos a tra­vés de pla­ta­for­mas co­mo Slack. Trans­mi­tir in­for­ma­ción de for­ma efec­ti­va va a ser más ne­ce­sa­rio que nun­ca. Se­gú­nChery­lC­ran, au­to­ra­de T he Ar to­fC han ge Lea ders­hip:Dri­ving Trans­for­ma ti on in aFast- Pa­ced World: “A me­di­da que la tec­no­lo­gía con­ti­núa mo­di­fi­can­do la ma­ne­ra que te­ne­mos de tra­ba­jar, ne­ce­si­ta­mos ac­tua­li­zar nues­tra ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­ción con los de­más”.

La em­pa­tí aes otra de­las cua­li­da­des en al­za. Fal­ta mu­cho tiem­po pa­ra que los ro­bots desa­rro­llen la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal ne­ce­sa­ria pa­ra en­ten­der las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les y so­cia­les. “Las em­pre­sas ne­ce­si­ta­rán lí­de­res que les ayu­den a re­cons­truir la em­pa­tía per­di­da a cau­sa de la tec­no­lo­gía", se­ña­la Be­lin­da Par­mar, CEO­deThe Em­pathy Bu­si­ness.

En tan so­lo cin­co años, el 35% de las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra el éxi­to pro­fe­sio­nal ha­brán cam­bia­do. La bue­na no­ti­cia es que se tra­ta de una des­truc­ción crea­dor a. Sí, al­gu­nas in­dus­trias de­ja­rán dee­xis­tir, pe­ro al igual que pa­só con las re­vo­lu­cio­nes an­te­rio­res, la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial tam­bién va a su­po­ner la apa­ri­ción de sec­to­res que en es­te mo­men­to no po­de­mos ni ima­gi­nar. Lo im­por­tan­te es que sea­mos ca­pa­ces de tras­la­dar nues­tras com­pe­ten­cias ac­tua­les a esos nue­vos sec­to­res.

¿Qué com­pe­ten­cias nos con­vier­ten en un em­plea­do va­lio­so a so­lo unos años vis­ta? Las tec­no­ló­gi­cas, cla­ro, pe­ro tam­bién el do­mi­nio de las más hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.