¿Fle­cha­zo o 'ho­me sta­ging'?

El ob­je­ti­vo del ‘ho­me sta­ging’ o ‘pues­ta en es­ce­na’ es ven­der una vi­vien­da rá­pi­do y al me­jor pre­cio

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Na­tà­lia Bosch

En el sec­tor in­mo­bi­lia­rio el f le­cha­zo exis­te. Ve­mos un pi­so y, sin sa­ber muy bien por qué, lo que­re­mos. Pe­ro, ¿y si ese amor a pri­me­ra vis­ta tu­vie­ra po­co o na­da de es­pon­tá­neo? "Si se usan es­tra­te­gias de mar­ke­ting pa­ra ven­der unas sim­ples man­za­nas, ¿có­mo no se van a em­plear pa­ra ven­der un in­mue­ble?", sos­tie­ne Cons­tan­za Su­bi­ja­na, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ho­me Sta­ging Es­pa­ña (AHSE).

Pre­ci­sa­men­te, una de es­tas he­rra­mien­tas es el ho­me sta­ging o 'pues­ta en es­ce­na'. Se tra­ta de una téc­ni­ca de mar­ke­ting in­mo­bi­lia­rio de fac­tu­ra ame­ri­ca­na cu­yo ob­je­ti­vo es ven­der o al­qui­lar la vi­vien­da lo an­tes po­si­ble y al me­jor pre­cio. ¿Có­mo? Con una pre­pa­ra­ción pre­via muy cui­da­da del in­mue­ble. "Nues­tro tra­ba­jo es igua­lar la pre­sen­ta­ción del pi­so a su po­ten­cial real. No se tra­ta de en­ga­ñar, sino de pre­pa­rar la vi­vien­da pa­ra que luz­ca lo más atrac­ti­va po­si­ble", ex­pli­ca Matt­hieu Bou­chon, so­cio fun­da­dor de BCN Ho­me Sta­ging.

Ni re­for­mas ni in­terio­ris­mo

Pe­ro ¿dón­de es­tá el lí­mi­te de es­ta pre­pa­ra­ción? Bou­chon no lo du­da: "Ha­ce­mos jus­to lo que ha­ce fal­ta, pe­ro sin re­for­mar ni de­co­rar. No re­for­ma­mos por­que es ca­ro y, ade­más, no so­mos es­pe­cia­lis­tas en re­for­mas. Y, aun­que usa­mos téc­ni­cas de de­co­ra­ción, no de­co­ra­mos. De­co­rar es per­so­na­li­zar un es­pa­cio pa­ra po­ner­lo al gus­to del com­pra­dor. Y con el ho­me sta­ging que­re­mos to­do lo con­tra­rio: des­per­so­na­li­zar­lo pa­ra crear una at­mós­fe­ra neu­tra que pue­da gus­tar a to­do el mun­do. Por eso pin­ta­mos siem­pre en blan­co", sin­te­ti­za Bou­chon.

Sin lle­gar a las re­for­mas in­te­gra­les, sí que es ha­bi­tual que un ho­me

sta­ger reali­ce tra­ba­jos de pin­tu­ra, ilu­mi­na­ción o pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes, co­mo arre­glar un en­chu­fe arran­ca­do o una puer­ta des­col­ga­da. Por­que esos des­per­fec­tos ha­cen ba­jar el pre­cio de la vi­vien­da. "Y el ob­je­ti­vo del ho­me sta­ging no es ha- cer que el pi­so sea más bo­ni­to, sino más ven­di­ble", afir­ma Su­bi­ja­na, fun­da­do­ra de HS De­cor.

Me­jo­rar el pre­cio de ven­ta

Pre­ci­sa­men­te pa­ra que sean más ven­di­bles, las vi­vien­das se pre­sen­tan amue­bla­das. "Un pi­so va­cío siem­pre pa­re­ce más pe­que­ño y es­tre­cho que uno amue­bla­do. Los mue­bles ayu­dan a vi­sua­li­zar las fun­cio­nes de ca­da es­pa­cio y, ade­más, trans­mi­ten un es­ti­lo de vi­da. Un pi­so bien amue­bla­do y de­co­ra­do te en­tra por la vis­ta. Yes­tá com­pro­ba­do: la to­ma de de­ci­sio­nes se agi­li­za mu­chí­si­mo. Se ven­de an­tes y a me­jor pre­cio", afir­ma Su­bi­ja­na. Ylos da­tos que re­co­ge la 2ª En­cues-

ta Ofi­cial de Ho­me Sta­ging, ela­bo­ra­da por AHSE, así lo co­rro­bo­ran: en el 51% de los pro­yec­tos rea­li­za­dos de ho­me sta­ging se ha lo­gra­do au­men­tar el pre­cio de ven­ta de los in­mue­bles. Y en el 72% de los ca­sos, ven­der­los en me­nos de dos me­ses. De es­te por­cen­ta­je, el 11% se ha ven­di­do en quin­ce días.

Con es­tos da­tos so­bre la me­sa, Su­bi­ja­na des­ta­ca que con­tra­tar a un ho­me sta­ger no es un cos­te –sue­le su­po­ner el 1% del pre­cio fi­nal de la vi­vien­da–, sino una in­ver­sión: "No so­lo se re­va­lo­ri­za la vi­vien­da, sino que al ven­der­la más rá­pi­do te aho­rras di­ne­ro. Por un la­do, por­que te­ner una vi­vien­da va­cía con­lle­va unos gas­tos fi­jos (im­pues­tos, cuo­tas ve­ci­na­les...). Y, por otro, por­que evi­tas el re­ga­teo y que la vi­vien­da se de­va­lúe con el pa­so del tiem­po".

Y es que la pe­sa­di­lla de cual­quier agen­te in­mo­bi­lia­rio es te­ner pi­sos en car­te­ra que acu­mu­lan vi­si­tas y más vi­si­tas pe­ro no lo­gran ven­der­se. Bou­chon cuen­ta el ca­so de uno de sus úl­ti­mos pro­yec­tos: "Fue el agen­te in­mo­bi­lia­rio quien in­sis­tió al pro­pie­ta­rio pa­ra con­tra­tar nues­tros ser­vi­cios. Y al fi­nal el pi­so no so­lo se ven­dió rá­pi­do, sino a un pre­cio su­pe­rior del que la pro­pia agen­cia creía po­si­ble. Nues­tro tra­ba­jo es desatas­car si­tua­cio­nes atas­ca­das". Y es que no son so­lo los pro­pie­ta­rios quie­nes con­tra­tan a un ho­me sta­ger, sino tam­bién las in­mo­bi­lia­rias: "Son nues­tras pres­crip­to­ras", ase­gu­ra Bou­chon.

Aun­que no to­das apues­tan por es­ta fi­gu­ra. Em­ma­nuel Vir­gou­lay, más­ter fran­qui­cia­do de Bar­nes In­ter­na­tio­nal en Es­pa­ña, sos­tie­ne que "las pro­pie­da­des con las que tra­ba­ja­mos, al ser de al­to stan­ding, sue­len es­tar im­pe­ca­bles y no ne­ce­si­tan los ser­vi­cios de un ho­me

sta­ger". Y aña­de que en Fran­cia se ha­bía in­ten­ta­do in­tro­du­cir es­te ser­vi­cio, pe­ro no lle­gó a fun­cio­nar.

El po­der de las imá­ge­nes

Con o sin agen­cia, el tra­ba­jo del

ho­me sta­ger no se aca­ba con el úl­ti­mo co­jín co­lo­ca­do es­tra­té­gi­ca­men­te en el so­fá. Una vez to­do es­tá a pun­to, lle­ga una par­te cru­cial de su tra­ba­jo: ha­cer las fo­tos. "Es bá­si­co con­tar con bue­nos pro­fe­sio­na­les que ha­gan un reportaje fo­to­grá­fi­co es­pec­ta­cu­lar, sa­can­do a la luz los pun­tos fuer­tes de esa vi­vien­da", ex­pli­ca Cons­tan­za Su­bi­ja­na, "y lo­grar así que, en­tre las mu­chas vi­vien­das que hay anun­cia­das, se fi­jen en la nues­tra˝.

01 En Ma­drid Pi­so to­tal­men­te re­for­ma­do en el ba­rrio de Ma­la­sa­ña, equi­pa­do de ma­ne­ra in­te­gral pa­ra el al­qui­ler. A iz­quier­da y de­re­cha, an­tes y des­pués del tra­ba­jo de Ho­me Sta­ging De­cor.

02 En Bar­ce­lo­na Es­tu­dio re­no­va­do y amue­bla­do de 45 m2 cer­ca del Cai­xaFo­rum. Aca­ba­dos de ca­li­dad y má­xi­ma op­ti­mi­za­ción del es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.