Trans­for­ma­ción di­gi­tal en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Trans­ver­sal José García Mon­tal­vo Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía (UPF)

Ha­ce unos días se ce­le­bró una Jor­na­da, pa­tro­ci­na­da por la Fun­da­ción Ra­món Are­ces y la OCDE, pa­ra ana­li­zar en qué pun­to es­ta­ba la eco­no­mía es­pa­ño­la res­pec­to al pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. En al­gu­nos as­pec­tos es­ta­mos bien pre­pa­ra­dos, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a in­fra­es­truc­tu­ras de co­mu­ni­ca­ción. Es­to no de­be­ría ex­tra­ñar­nos: to­do lo que sea cons­truir nos po­ne mu­cho. Cons­truir casas, cons­truir tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad o cons­truir re­des de fi­bra óp­ti­ca. De he­cho en el sec­tor se di­ce con fre­cuen­cia que Es­pa­ña tie­ne más fi­bra óp­ti­ca des­ple­ga­da que la su­ma de las re­des de Fran­cia, Ita­lia, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do. No hay que ir muy atrás en el tiem­po pa­ra re­cor­dar una com­pa­ra­ción si­mi­lar: en Es­pa­ña du­ran­te la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria se cons­truían más casas que en es­tos cua­tros paí­ses jun­tos.

Es­pa­ña se ha co­lo­ca­do en pri­mer lu­gar en la UE­co­mo país con ma­yor nú­me­ro de abo­na­dos (más de 4,5 mi­llo­nes) y ac­ce­sos ins­ta­la­dos de fi­bra óp­ti­ca has­ta el ho­gar (15 mi­llo­nes), su­peran­do a Sue­cia que ha si­do el lí­der tra­di­cio­nal. Ade­más es el se­gun­do país de la OCDE­don­de más cre­ce la fi­bra óp­ti­ca so­lo por de­trás de Nue­va Ze­lan­da. En mu­chos otros in­di­ca­do­res co­mo la pe­ne­tra­ción de lí­neas de voz con ban­da an­cha y ex­clu­si­va de da­tos, la po­se­sión de un mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción o el ac­ce­so vía mó­vil a las re­des, Es­pa­ña tam­bién ocu­pa uno de los pri­me­ros lu­ga­res.

La ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es otro de los as­pec­tos don­de se ha avan­za­do mu­cho. La Agen­da Di­gi­tal es­pa­ño­la se­ña­la­ba co­mo su ter­cer ob­je­ti­vo la me­jo­ra de la e-ad­mi­nis­tra­ción pa­ra adop­tar so­lu­cio­nes di­gi­ta­les que pro­du­je­ran una pres­ta­ción efi­cien­te de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Cier­ta­men­te el avance es de­sigual pues en al­gu­nos as­pec­tos co­mo la di­gi­ta­li­za­ción de la jus­ti­cia o los ser­vi­cios so­cia­les to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer. Pe­ro no se pue­de ne­gar que los avan­ces son enor­mes en al­gu­nos ser­vi­cios co­mo la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, que fi­gu­ra en­tre las agencias más avan­za­das del mun­do. Mu­chos ciu­da­da­nos no tie­nen ni que preo­cu­par­se en pre­pa­rar sus de­cla­ra­cio­nes de la ren­ta. Sim­ple­men­te con­fir­man un bo­rra­dor y ya es­tá. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria es­pa­ño­la cuen­ta ade­más con una gi­gan­tes­ca ba­se de da­tos de con­tri­bu­yen­tes (Zu­jar) con más de 16 bi­llo­nes de da­tos y sus ex­per­tos son ca­pa­ces de pro­gra­mar apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra rea­li­zar ca­si cual­quier aná­li­sis usan­do al­go­rit­mos so­fis­ti­ca­dos de re­des neu­ro­na­les y aná­li­sis mul­ti­va­rian­te. Con la apli­ca­ción Te­seo se pue­de ha­cer sur­gir to­da la red de re­la­cio­nes en­tre cual­quier con­jun­to de con­tri­bu­yen­tes y con Elec­tra es fá­cil de­tec­tar ano­ma­lías en re­la­cio­nes co­mer­cia­les en­tre em­pre­sas y la crea­ción de so­cie­da­des pan­ta­lla con pro­pó­si­tos frau­du­len­tos. Si to­da la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­tu­vie­ra tan avan­za­da co­mo la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, el sec­tor pú­bli­co es­pa­ñol se­ría el más efi­cien­te del mun­do.

La si­tua­ción no es tan po­si­ti­va en el sec­tor em­pre­sa­rial. Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, ma­yo­ri­ta­rias en el te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol, tie­nen me­nos pro­pen­sión a uti­li­zar con in­ten­si­dad las he­rra­mien­tas de la eco­no­mía di­gi­tal. Por ejem­plo, el 45% de las em­pre­sas es­pa­ño­las usan ser­vi­cios en la nu­be fren­te a tan so­lo el 12% de las pe­que­ñas em­pre­sas. Los in­di­ca­do­res mues­tran que en tér­mi­nos de in­no­va­ción en las em­pre­sas y em­pren­di­mien­to in­no­va­ti­vo ( ven­tu­re ca­pi­tal, em­pre­sas jóvenes que pa­ten­tan, etc.) Es­pa­ña es­tá muy le­jos de la me­dia de la OCDE.

Otro pun­to dé­bil en la trans­for­ma­ción di­gi­tal es­pa­ño­la es el ba­jo y de­cre­cien­te ni­vel de in­ver­sión en I+D+i y, es­pe­cial­men­te, el ba­jo pe­so de la in­ver­sión pri­va­da en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo so­bre la pú­bli­ca. En es­te as­pec­to el sis­te­ma de cien­cia y tec­no­lo­gía ca­ta­lán es­tá en me­jor si­tua­ción fru­to de una po­lí­ti­ca de lar­go pla­zo de pro­mo­ción de la ex­ce­len­cia que ha si­do ca­paz de atraer ta­len­to gra­cias a su ex­ce­len­te con­cep­ción y su es­ta­bi­li­dad.

Pe­ro sin du­da el pun­to más dé­bil res­pec­to a la adap­ta­ción de Es­pa­ña a la eco­no­mía di­gi­tal, es el ca­pi­tal hu­mano. El tra­ba­jo de Bow­les so­bre la com­pute­ri­za­ción de los em­pleos en Eu­ro­pa in­di­ca­ba que el 55,3% de los tra­ba­jos de la eco­no­mía es­pa­ño­la po­drían des­apa­re­cer, fru­to de la ro­bo­ti­za­ción. Es­tu­dios re­cien­tes y más so­fis­ti­ca­dos (ba­sa­dos en ta­reas y no en ocu­pa­cio­nes) rea­li­za­dos por la OCDEin­di­can que el 12% de los em­pleos tie­nen un al­to ries­go de au­to­ma­ti­za­ción (más del 70% de las ta­reas sus­ti­tui­bles) y un 22% su­fri­rán un sig­ni­fi­ca­ti­vo cam­bio de ta­reas (en­tre el 50% y el 70%). Se­gún la OCDEel 64% de los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les con­si­de­ra que no tie­ne su­fi­cien­te com­pe­ten­cia en informática si tu­vie­ra que cam­biar de em­pleo. En tér­mi­nos de acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano, la po­bla­ción en­tre 25 y 34 años ha al­can­za­do, con un avance que la OCDE­re­co­no­ce que ha si­do es­pec­ta­cu­lar, una pro­por­ción de uni­ver­si­ta­rios si­mi­lar a la me­dia de la OCDEy su­pe­rior a la UE22. El pro­ble­ma es que el es­tu­dio Piacc de la OCDE, el lla­ma­do PI­SA de los adul­tos, se­ña­la que en lec­tu­ra, nu­me­ro­lo­gía y compu­tación los gra­dua­dos es­pa­ño­les es­tán a la co­la de los paí­ses de la OCDE. Ade­más la pro­por­ción de es­tu­dian­tes en las ca­rre­ras STEM(cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas) se ha re­du­ci­do en los úl­ti­mos 10 años. Po­dría ar­gu­men­tar­se que el he­cho de te­ner unos jóvenes con un ele­va­do ni­vel de so­bre­cua­li­fi­ca­ción co­mo su­ce­de en Es­pa­ña de­be­ría ser po­si­ti­vo pues su­po­ne que hay mu­cho ca­pi­tal hu­mano dis­po­ni­ble y bien cua­li­fi­ca­do. El pro­ble­ma es que el es­tu­dio Piacc tam­bién se­ña­la que los uni­ver­si­ta­rios apa­ren­te­men­te so­bre­cua­li­fi­ca­dos tie­nen ni­ve­les de co­no­ci­mien­tos y com­pe­ten­cias muy ba­jos. Por ejem­plo, el 81% de los uni­ver­si­ta­rios que no su­pe­raron el ni­vel 1 de com­pe­ten­cias (se po­día lle­gar has­ta el 5) se­ña­lan que es­tán so­bre­cua­li­fi­ca­dos.

El ma­yor ta­lón de Aqui­les de la trans­for­ma­ción di­gi­tal de la eco­no­mía es­pa­ño­la se en­cuen­tra en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Qui­zás se­ría mo­men­to de de­jar de dis­cu­tir so­bre si re­li­gión o edu­ca­ción pa­ra la ciu­da­da­nía y plan­tear­nos los de­ba­tes que se plan­tean otros paí­ses: si los alum­nos de­ben em­pe­zar a apren­der a pro­gra­mar a los 7 o a los 8 años, o si es ne­ce­sa­rio que se­pan es­cri­bir a mano o bas­ta con que se­pan te­clear.

La edu­ca­ción De­be­ría­mos de­ba­tir si hay que em­pe­zar a pro­gra­mar a los 7 años o si ya no se ne­ce­si­ta es­cri­bir a mano y con sa­ber te­clear es su­fi­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.