Ir con­tra co­rrien­te

Ger­mà Bel re­co­ge una se­lec­ción de ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en la pren­sa en los úl­ti­mos 25 años

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Ra­mon Ay­me­rich

El día en que el eco­no­mis­ta Ger­mà Bel lle­gó a Bar­ce­lo­na a mi­tad de los ochen­ta –él ve­nía de la pe­ri­fe­ria de la pe­ri­fe­ria, Les Ca­ses d’Al­ca­nar, en las Te­rres de l’Ebre– cuen­ta que se en­con­tró una ciu­dad gris, con ba­rrios im­pe­ne­tra­bles, cu­ya de­ca­den­cia era com­pa­ra­da con el Ti­ta­nic. Trein­ta años des­pués, la ciu­dad se ha trans­for­ma­do y lo ha he­cho con éxi­to. Es la ciu­dad a la que to­do el mun­do quiere ir, la ca­pi­tal de la in­no­va­ción del sur de Eu­ro­pa, de la ca­li­dad de vi­da y de la ar­qui­tec­tu­ra.

Y pe­se a to­do, no to­dos es­tán con­ten­tos. La ciu­dad vi­ve hoy una epi­de­mia de tu­ris­mo­fo­bia, el re­cha­zo de una par­te de la po­bla­ción que no se sien­te có­mo­da con los cam­bios que el tu­ris­mo –pe­ro no úni­ca­men­te, tam­bién las nue­vas tec­no­lo­gías– pro­vo­ca. Bel con­si­de­ra que es­ta reac­ción, es­ta pul­sión “na­ti­vis­ta”, es fru­to de la ten­ta­ción de ce­rrar­se, de noa­cep­tar los cam­bios que­con­lle­va el ca­pi­ta­lis­mo, y lo com­pa­ra con el re­cha­zo al ma­qui­nis­mo que ha­ce dos­cien­tos años su­pu­so el lu­dis­mo.

La aper­tu­ra, y no el pro­tec­cio­nis­mo, ra­zo­na Bel, es lo que nos ha­rá li­bres. La aper­tu­ra es lo úni­co que ga­ran­ti­za el éxi­to de las so­cie­da­des. Y pa­ra re­ma­char el cla­vo, no du­da en re­ci­clar una afir­ma­ción ex­tem­po­rá­nea del ex­mi­nis­tro es­pa­ñol José Manuel García Mar­ga­llo pa­ra in­vi­tar a los ca­ta­la­nes a per­der el mie­do, abra­zar el ries­go y “ser ca­pa­ces de na­ve­gar por el es­pa­cio”.

Es­tos ar­gu­men­tos so­bre el di­le­ma al que se en­fren­ta aho­ra Bar­ce­lo­na, for­man par­te de Ca­bò­ries des d’una ga­là­xia llun­ya­na que aca­ba de pu­bli­car el eco­no­mis­ta, una re­co­pi­la­ción de sus ar­tícu­los en la pren­sa de los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años (mu­chos de ellos en es­te mis­mo dia­rio). Aun­que, co­mo ocu­rre con los dis­cos re­co­pi­la­to­rios en el rock, el aná­li­sis de Bar­ce­lo­na es un bo­nus track, un iné­di­to es­cri­to pa­ra la oca­sión.

Ade­más de eco­no­mis­ta y de es­cri­bir ar­tícu­los ri­gu­ro­sos y po­lé­mi­cos, Bel hi­zo ca­rre­ra po­lí­ti­ca en el PSC, par­ti­do que re­pre­sen­tó en Ma­drid co­mo dipu­tado en­tre el 2000 y el 2004. Allí fue por­ta­voz eco­nó­mi­co del gru­po so­cia­lis­ta. Con los años y la ex­pe­rien­cia, Bel se de­sen­can­tó de las vir­tu­des del fe­de­ra­lis­mo has­ta abra­zar el so­be­ra­nis­mo. Aho­ra es dipu­tado de Junts pel Sí en el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya des­de el 2015.

Bel sal­tó a un pri­mer plano con el li­bro Es­pa­ña, ca­pi­tal París, en el 2011. Allí ha­bla­ba de in­fra­es­truc­tu­ras y de te­rri­to­rios. De có­mo la po­lí­ti­ca de in­fra­es­truc­tu­ras de los go­bier­nos es­pa­ño­les me­nos­pre­cia la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca y con­de­na a las pe­ri­fe­rias por­que su prio­ri­dad es la cen­tra­li­za­ción, cons­truir la na­ción es­pa­ño­la. Dos años más tar­de es­cri­bía Anato­mía de un des­en­cuen­tro, don­de ra­cio­na­li­za­ba su cri­sis de fe –y la del PSC de Pas­qual Ma­ra­gall– en las po­si­bi­li­da­des pa­ra re­for­mar Es­pa­ña. La con­fian­za mu­tua, ra­zo­na­ba, se ha­bía ro­to y ha­cía im­po­si­ble el pro­yec­to co­mún.

Co­mo se po­drá com­pro­bar en el li­bro, Bel no só­lo ha­bla de in­fra­es­truc­tu­ras y desamo­res te­rri­to­ria­les. Tam­bién ha es­cri­to so­bre com­pe­ten­cia, pro­tec­cio­nis­mo y glo­ba­li­za­ción, lo pú­bli­co y lo pri­va­do, de­sigual­dad... Y co­mo se pue­de ver en el tí­tu­lo del li­bro –una re­fe­ren­cia a la fra­se del men­cio­na­do Mar­ga­llo– no pier­de el sen­ti­do del hu­mor.

.

CÀBORIES DES D’UNA GA­LÀ­XIA LLUN­YA­NA Ger­mà Bel

Edi­to­rial Pòr­tic, 300 p.

17,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.