El con­su­mo sos­tie­ne la eco­no­mía

La for­ta­le­za del con­su­mo se de­bi­li­tó en el pri­mer tri­mes­tre del 2017, y es­to ha afec­ta­do al cre­ci­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Uno de los mis­te­rios me­jor guar­da­dos de la eco­no­mía del Reino Uni­do en los úl­ti­mos tri­mes­tres ha si­do el apa­ren­te­men­te es­ca­so im­pac­to que tu­vo el Bre­xit so­bre las gran­des ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas. Los eco­no­mis­tas y la City de Londres ha­bían va­ti­ci­na­do du­ran­te las se­ma­nas pre­vias a la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta, el 23 de ju­nio del 2016, los peo­res ma­les pa­ra la eco­no­mía si el lea­ve ga­na­ba. Y al­gu­nos de ellos, es­pe­cial­men­te los eco­no­mis­tas del Ban­co de In­gla­te­rra, tu­vie­ron que ha­cer au­to­crí­ti­ca y ad­mi­tir que se ha­bía uti­li­za­do un tono ca­tas­tró­fi­co que no se ade­cua­ba a la reali­dad.

Gran par­te de la for­ta­le­za bri­tá­ni­ca se sus­ten­ta­ba, y se sus­ten­ta, en la bue­na sa­lud del con­su­mo. En efec­to, el gas­to por es­te con­cep­to se ha­bía man­te­ni­do fuer­te en los úl­ti­mos tri­mes­tres. Sin em­bar­go, al fi­nal, tan­to las con­se­cuen­cias de la fuer­te de­pre­cia­ción de la li­bra es­ter­li­na, co­mo la in­cer­ti­dum­bre so­bre qué ocu­rri­rá en un Londres con una City fi­nan­cie­ra en pro­ce­so de rein­ven­ción, han aca­ba­do por mos­trar sus pri­me­ros efec­tos.

El jue­ves, la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (ONS) re­fle­ja­ba un pri­mer de­bi­li­ta­mien­to del con­su­mo en el pri­mer tri­mes­tre del 2017. De he­cho, ese in­di­ca­dor cre­ció (un 0,3%), pe­ro lo hi­zo a un rit­mo no­ta­ble­men­te in­fe­rior al re­gis­tra­do en tri­mes­tres an­te­rio­res (en reali­dad, el rit­mo más ba­jo des­de el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2014). Co­mo con­se­cuen­cia de ello, el cre­ci­mien­to se ha re­sen­ti­do. La eco­no­mía bri­tá­ni­ca ha cre­ci­do en el pri­mer tri­mes­tre un 0,2% en re­la­ción con el tri­mes­tre an­te­rior. Se tra­ta de un da­to que se pue­de ca­li­fi­car de me­dio­cre des­pués de la subida del 0,7% en el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) que ha­bía re­gis­tra­do en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2016.

La eco­no­mía bri­tá­ni­ca ce­rró el año 2016 con un cre­ci­mien­to del PIB del 1,8%, una ci­fra que le si­tua­ba co­mo una de las gran­des eco­no­mías que cre­cían a ma­yor ve­lo­ci­dad. Los ana­lis­tas ha­bían pre­vis­to una ra­len­ti­za­ción de ese cre­ci­mien­to (del 0,3%), pe­ro al fi­nal fue de una dé­ci­ma me­nos. La clave de es­ta des­ace­le­ra­ción de­be bus­car­se, se­gún la ONS, en el de­bi­li­ta­mien­to del con­su­mo: la ele­va­da in­fla­ción ha em­pe­za­do a ha­cer me­lla en la ca­pa­ci­dad com­pra­do­ra de los ho­ga­res bri­tá­ni­cos. Y ese com­por­ta­mien­to más cau­te­lo­so de los bri­tá­ni­cos se ha de­ja­do no­tar tan­to en las in­dus­trias más orien­ta­das al con­su­mo co­mo en los gas­tos re­la­cio­na­dos con el alo­ja­mien­to. Y en ge­ne­ral, a to­do el sec­tor de ser­vi­cios.

La ac­tual si­tua­ción era has­ta cier­to pun­to pre­vi­si­ble: la caí­da de la li­bra es­ter­li­na ha obli­ga­do en los úl­ti­mos me­ses a to­do el sec­tor co­mer­cial a re­ajus­tar los pre­cios de los pro­duc­tos que ofre­cen (o, co­mo es bien co­no­ci­do, a mo­di­fi­car a la ba­ja su for­ma­to: me­nos pro­duc­to por el mis­mo pre­cio). Los ana­lis­tas con­si­de­ran que es­ta va a ser la tó­ni­ca en lo que que­da de 2017. La eco­no­mía se­gui­rá de­bi­li­tán­do­se, pe­ro no a unos ni­ve­les dra- má­ti­cos que pue­dan lle­var a ma­yo­res cam­bios.

Por­que hay que des­ta­car que la di­fu­sión de es­tos da­tos se pro­du­ce a só­lo dos se­ma­nas de que los bri­tá­ni­cos acu­dan a las ur­nas en unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das con­vo­ca­das por la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May. Y que los pri­me­ros son­deos mues­tran una sen­si­ble re­duc­ción de la ven­ta­ja de la op­ción con­ser­va­do­ra fren­te a los la­bo­ris­tas. La di­fu­sión de es­tos son­deos cau­só una im­por­tan­te caí­da de la co­ti­za­ción de la li­bra es­ter­li­na el vier­nes (a mí­ni­mos de dos se­ma­nas) y, al mis­mo tiem­po, pro­pul­só la Bol­sa de Londres a un nue­vo ré­cord, por en­ci­ma de los 7.500 pun­tos en el in­di­ca­dor FT­SE.

Las elec­cio­nes es­tán pre­vis­tas pa­ra el pró­xi­mo 8 de ju­nio y se pro­du­cen en pleno pro­ce­so de ne­go­cia­ción de las con­di­cio­nes de sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea.

Es­ta se­ma­na tam­bién se di­fun­die­ron los da­tos so­bre mi­gra­ción en el Reino Uni­do, uno de los fac­to­res que es­tá de­trás del vo­to del Bre­xit. Se­gún la ONS, Gran Bre­ta­ña re­gis­tró un sal­do ne­to po­si­ti­vo de 248.000 in­mi­gran­tes en 2016. Es­to son 84.000 in­mi­gran­tes me­nos que los re­gis­tra­dos en 2015. The­re­sa May se ha fi­ja­do co­mo ob­je­ti­vo re­du­cir ese sal­do ne­to a 100.000 per­so­nas, si bien es cier­to que no ha pues­to fe­cha al­gu­na a a ese ob­je­ti­vo. El des­cen­so del sal­do ne­to po­si­ti­vo es re­sul­ta­do tan­to de un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas que aban­do­nan el Reino Uni­do co­mo de un des­cen­so de las lle­ga­das de per­so­nas a aquel país.

El sal­do ne­to de in­mi­gran­tes des­cen­dió has­ta las 284.000 per­so­nas en 2016 Los son­deos di­bu­jan una pér­di­da de apo­yo a la can­di­da­tu­ra de May en las pró­xi­mas elec­cio­nes

STEP­HA­NE DE SAKUTIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.