El mo­de­lo ‘cloud’ se en­re­da con la he­ren­cia

Com­pa­rex cree en la evo­lu­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra la con­ti­nui­dad de los sis­te­mas de in­for­ma­ción

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Ocu­rre en los in­con­ta­bles con­gre­sos, con­fe­ren­cias y se­mi­na­rios de­di­ca­dos a en­sal­zar las vir­tu­des de la “trans­for­ma­ción di­gi­tal”. Una par­te de la au­dien­cia –res­pon­sa­bles de los sis­te­mas de in­for­ma­ción en sus empresas– se abu­rre (es de­cir: mi­ran el mó­vil) an­te la reite­ra­ción de fra­ses del ti­po “aque­llas empresas que no se di­gi­ta­li­cen es­tán con­de­na­das a ex­tin­guir­se” [ejem­plo real de la se­ma­na pa­sa­da en Ma­drid]. Sue­len pre­gun­tar al po­nen­te, en es­te ca­so la po­nen­te, qué re­co­mien­da ha­cer con el le­gacy (he­ren­cia, le­ga­do), el soft­wa­re e in­fra­es­truc­tu­ras exis­ten­tes, que real­men­te ha­cen fun­cio­nar las empresas mien­tras pre­pa­ran el fu­tu­ro que se les anun­cia.

De es­te asun­to saben al­go en Com­pa­rex, ve­te­ra­na com­pa­ñía ale­ma­na que ha vi­vi­do su pro­pia trans­for­ma­ción –más de una, más de dos– des­de su con­di­ción de pro­vee­do­ra de in­fra­es­truc­tu­ras de TI. En su for­ma ac­tual, Com­pa­rex tie­ne dos lí­neas de ne­go­cio: una li­ga­da a la evo­lu­ción de los cen­tros de da­tos de sus clien­tes, y otra de ven­ta de li­cen­cias de soft­wa­re de Mi­cro­soft. El año pa­sa­do, fac­tu­ró unos 2.000 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra más que res­pe­ta­ble en su sec­tor.

Joa­quín Po­tel es ac­tual­men­te el di­rec­tor ge­ne­ral de la fi­lial es­pa­ño­la de Com­pa­rex. En es­te pun­to de su tra­yec­to­ria. Po­tel ob­ser­va que “es ob­vio que la era de la nu­be tras­tor­na mu­chos mo­de­los de ne­go­cio, en­tre ellos el nues­tro. Cuan­do ven­des cloud no ven­des li­cen­cias sino apli­ca­cio­nes, o en su ca­so in­fra­es­truc­tu­ras, pres­ta­das co­mo ser­vi­cios”.

En es­te con­tex­to –di­ce– es pre­ci­so acom­pa­sar los mo­vi­mien­tos, ha­cer­se a la idea de un es­ta­dio hí­bri­do pro­lon­ga­do: “En es­to de la nu­be, el ar­te es­tá en sa­ber mo­ver­se en­tre las dos olas de in­no­va­ción [...] el ries­go que co­rren es que­da­res en el valle, pri­sio­ne­ras de su le­gacy o, no sé qué es peor, in­de­ci­sas an­te la ola que se ele­va ahí de­lan­te”.

El clien­te tí­pi­co de Com­pa­rex siem­pre ha si­do una em­pre­sa de al­to ran­go. En Es­pa­ña, sus clien­tes in­clu­yen to­da la ban­ca sin ex­cep­ción, Rep­sol, Te­le­fó­ni­ca o Vo­da­fo­ne, en­tre otros. “Aho­ra, gra­cias a Mi­cro­soft, es­ta­mos ba­jan­do el lis­tón; las empresas me­dia­nas tie­nen ne­ce­si­da­des pe­cu­lia­res y hay que abor­dar­las de otra ma­ne­ra, por eso he­mos crea­do fuer­zas de ven­tas se­pa­ra­das”.

¿De qué dis­cu­te un proveedor co­mo Com­pa­rex con un clien­te que tie­ne un le­gacy fuer­te pe­ro sa­be de la ne­ce­si­dad de trans­for­mar­se? Res­pon­de Po­tel: “Fran­ca­men­te, el dis­cur­so so­bre la trans­for­ma­ción no les con­mue­ve de­ma­sia­do, dis­cu­ten de co­sas tan­gi­bles, co­mo la ges­tión de sus ac­ti­vos de soft­wa­re, don­de pue­den ob­te­ner un aho­rro po­ten­cial; to­dos los CIO [di­rec­to­res de sis­te­mas] que co­noz­co tie­nen la mis­ma que­ja: una fac­tu­ra de soft­wa­re es un au­tén­ti­co crucigrama”.

Apun­ta el cro­nis­ta que a esa ten­den­cia res­pon­de­ría la “pro­po­si­ción de va­lor” de la compu­tación en la nu­be. Se­gún Po­tel, es un cálcu­lo del ries­go tec­no­ló­gi­co. “An­tes, no ha­ce mu­cho, mis clien­tes tra­ba­ja­ban con unas in­fra­es­truc­tu­ras co­no­ci­das, se­gún un mo­de­lo pre­de­ci­ble a tres años [...] mien­tras que aho­ra se les in­vi­ta a su­bir­se a la nu­be”. ¿Hay re­ti­cen­cias? “Sí, las hay, pe­ro no por men­ta­li­da­des in­di­vi­dua­les, sino por­que po­cas ve­ces pue­des lle­var­te allá arri­ba el soft­wa­re que tie­nes en casa y del que no pue­des, no sa­bes o no quie­res pres­cin­dir”. Nue­va­men­te, el le­gacy en la con­ver­sa­ción con Di­ne­ro. Vie­ne a de­cir Po­tel que las empresas “aca­ba­rán ju­gan­do en va­rios ta­ble­ros, en­tor­nos mul­ti­pro­vee­dor de soft­wa­re y en múl­ti­ples nu­bes... no soy ca­paz de adi­vi­nar quién se lle­va­rá la par­te del león”.

Por es­ta ra­zón, “la ma­yo­ría de los CIO que co­noz­co mi­ran con lu­pa los pro­ble­mas que in­trín­se­ca­men­te tie­ne el cloud, ne­ce­si­tan un ma­pa de los ries­gos que co­rren y las ven­ta­jas que ob­ten­drían. Em­pie­zan por mi­rar lo que tie­nen den­tro, por­que al­gu­nas co­sas se pue­den mo­ver con ven­ta­ja y otras con­vie­ne re­te­ner­las”. Las in­fra­es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les son po­co efi­cien­tes, les fal­ta fle­xi­bi­li­dad; la atrac­ción del mo­de­lo cloud es­tá en con­tra­tar exac­ta­men­te lo que se usa.

“Creo que en par­te el éxi­to del mo­de­lo cloud –si­gue Po­tel– ra­di- ca en que es im­ba­ti­ble en las car­gas nue­vas, las car­gas frías, las re­mo­tas, las de si­tios don­de no com­pen­sa te­ner una lí­nea pun­to a pun­to [...] Pe­ro a es­to yo no lo lla­mo trans­for­ma­ción, sino evo­lu­ción... apo­yán­do­se en la co­ber­tu­ra que da la nu­be”.

Co­ro­la­rio. “Lo me­jor que apor­ta el mo­de­lo cloud es la fle­xi­bi­li­dad; si hoy de­ci­do ha­cer al­go, pue­do em­pe­zar ma­ña­na, co­sa im­po­si­ble en el mo­de­lo clá­si­co [...] pe­ro cloud es el reino del prue­ba y error: só­lo una vez que se ha­ya con­so­li­da­do una car­ga en la nu­be se sa­be feha­cien­te­men­te si es­tá bien allá arri­ba o qui­zá con­ven­ga vol­ver a in­ter­na­li­zar­la, una vez de­pu­ra­da”.

Las in­fra­es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les son po­co efi­cien­tes; la nu­be per­mi­te exac­ta­men­te con­tra­tar lo que se usa

NOR­BER­TO GA­LLE­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.