La eco­no­mía de un No­bel La re­vo­lu­ción di­gi­tal agra­va el cos­te so­cial de la ri­gi­dez del mer­ca­do la­bo­ral del sur eu­ro­peo

Jean Ti­ro­le acer­ca a to­do el mun­do el ra­zo­na­mien­to eco­nó­mi­co a tra­vés de los pro­ble­mas más can­den­tes hoy

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Re­ci­bió el No­bel de Eco­no­mía en el 2014 por sus aná­li­sis so­bre el po­der de mer­ca­do y la re­gu­la­ción de los mo­no­po­lios na­tu­ra­les. YJean Ti­ro­le (Tro­yes, 1953) reúne aho­ra en La eco­no­mía del bien co­mún su vi­sión pa­ra to­dos los pú­bli­cos so­bre una dis­ci­pli­na, que no es, señala, la cien­cia lú­gu­bre de la que ha­bla­ba el his­to­ria­dor Tho­ma­sCarly­lee­nun­pan­fle­to en el que pro­po­nía res­ta­ble­cer la es­cla­vi­tud. Ti­ro­le ve la eco­no­mía pró­xi­ma a la me­di­ci­na: diag­nos­ti­ca y pro­po­ne el me­jor tra­ta­mien­to se­gún su sa­bi­du­ría im­per­fec­ta.

No es la úni­ca con co­no­ci­mien­tos im­per­fec­tos hoy que los po­pu­lis­mos ga­nan te­rreno, ad­vier­te. Jue­gan con el mie­do an­te las mu­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y del em­pleo, la cri­sis fi­nan­cie­ra y el au­men­to de la de­sigual­dad. Lo en­tien­de. Pe­ro le sor­pren­de su des­pre­cio a los me­ca­nis­mos eco­nó­mi­cos más ele­men­ta­les, a la sim­ple con­ta­bi­li­dad pú­bli­ca. Así que es ur­gen­te, ra­zo­na, mos­trar a to­da la po­bla­ción los me­ca­nis­mos eco­nó­mi­cos. Ye­nes­te­li­bro­loha­cea tra­vés de las cues­tio­nes más can­den­tes. Yto­do per­mea­do por la idea de que las de­ci­sio­nes de los ac­to­res eco­nó­mi­cos es­tán con­di­cio­na­das por la li­mi­ta­da in­for­ma­ción de que dis­po­nen. De he­cho, afir­ma, fue­ron pro­ble­mas de in­for­ma­ción –no sa­ber me­dir el ries­go ban­ca­rio, el ries­go mo­ral de las agencias de ca­li­fi­ca­ción, la opa­ci­dad de los mer­ca­dos OTC, el gre­ga­ris­mo– la ma­yor cau­sa de la cri­sis de la úl­ti­ma dé­ca­da.

Ti­ro­le co­mien­za exa­mi­nan­do los lí­mi­tes mo­ra­les del mer­ca­do aho­ra que lo ata­can al gri­to de “el mun­do no es una mer­can­cía”. Pa­ra él, es un buen­mo­do­de­ges­tio­nar­la es­ca­sez y de evi­tar la in­efi­cien­cia y los ca­za­do­res de ren­tas. Eso sí, pa­ra be­ne­fi­ciar­se de sus vir­tu­des hay que de­jar de­la­do­con­fre­cuen­ciael lais­sez- fai­re y re­gu­lar­lo. Ade­más ad­vier­te de que mu­chos de los pro­ble­mas mo­ra­les que sue­le plan­tear son fa­llos de mer­ca­do que ya con­tem­plan los eco­no­mis­tas: fa­llos de in­for­ma­ción, ex­ter­na­li­da­des, in­ter­na­li­da­des, mo­no­po­lios... Pe­ro el Es­ta­do tie­ne tam­bién sus fa­llos: lo se­cues- tran los lobbies, hay elec­to­ra­lis­mo... El Es­ta­do ne­ce­si­ta com­pe­ten­cia e in­cen­ti­vos. Hay que ra­cio­na­li­zar­lo a fon­do co­mo en Sue­cia, di­ce, pa­ra lo­grar una pro­tec­ción so­cial ele­va­da ba­jan­do el gas­to pú­bli­co.

Ti­ro­le ha­bla de to­do. Ra­zo­na que pa­ra sal­var la UE los paí­ses de­ben acep­tar per­der un po­co más de so­be­ra­nía. La­men­ta que la mo­vi­li­za­ción in­ter­na­cio­nal con­tra el cam­bio cli­má­ti­co sea de­cep­cio­nan­te. Ypi­de cam­bios ur­gen­tes en el mer­ca­do la­bo­ral del sur deEu­ro­pa, que­de­bi­li­ta al asa­la­ria­do y lo po­ne en ries­go de ex­clu­sión. Ade­más­la­re­vo­lu­ción di­gi­tal agra­va el cos­te so­cial de la ri­gi­dez: su ve­lo­ci­dad ha­ce los con­tra­tos fi­jos me­nos atractivos y ca­da vez hay más au­tó­no­mos por­que las nue­vas tec­no­lo­gías mues­tran a ba­jo cos­te la repu­tación in­di­vi­dual.

La­so­cie­dad di­gi­tal es una oportunidad pe­ro, avi­sa, pue­de acen­tuar la de­sigual­dad. Sus ga­na­do­res son las es­tre­llas, los em­pleos muy cua­li­fi­ca­dos, in­no­va­do­res. Y lo mis­mo va­le pa­ra los paí­ses que se­pan atraer a los mejores ac­to­res de la eco­no­mía di­gi­tal –por edu­ca­ción, in­no­va­ción o fis­ca­li­dad– y en­tren en la ca­de­na de va­lor de to­dos los sec­to­res apro­pián­do­se de in­men­sas ri­que­zas.

CÉ­SAR RANGEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.