Mu­cho rui­do y po­cas nue­ces

La apro­ba­ción de los pre­su­pues­tos uni­da a la mo­ción de cen­su­ra de Pa­blo Igle­sias y el triun­fo de Pe­dro Sán­chez ga­ran­ti­zan a Ra­joy una le­gis­la­tu­ra lar­ga

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

Ni la mo­ción de cen­su­ra de Pa­blo Igle­sias, ni el su­pues­to cho­que de tre­nes en Ca­ta­lun­ya, ni la ra­di­ca­li­za­ción del nue­vo PSOE, ni los ca­sos de co­rrup­ción del PP es­tán qui­tan­do el sue­ño a em­pre­sa­rios ni a ban­que­ros. Al con­tra­rio, hay op­ti­mis­mo en los círcu­los del po­der, don­de se pien­sa que al mar­gen del rui­do me­diá­ti­co hay es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

La im­pre­sión es que al ha­ber­se en­ca­rri­la­do la apro­ba­ción de los pre­su­pues­tos la le­gis­la­tu­ra se­rá lar­ga. Se­gún se di­ce, el triun­fo de Pe­dro Sán­chez no pro­du­ce nin­gu­na in­quie­tud. La con­ti­nui­dad del Go­bierno no es­tá ame­na­za­da ya que aun­que qui­sie­ra ha­cer­lo caer –co­sa que pre­ten­de aho­ra por­que ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra res­ta­ñar las he­ri­das de su par­ti­do– no tie­ne la fuer­za par­la­men­ta­ria ni po­lí­ti­ca su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar­lo. Ni si­quie­ra la fi­nan­cia­ción ile­gal del PP­su­po­neu­na ame­na­za gra­ve pa­ra Ra­joy, ya que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción ha per­mi­ti­do po­ner co­to a la im­pu­ni­dad.

En con­tra de lo que pa­re­ce, tras las pri­ma­rias so­cia­lis­tas se ha des­blo­quea­do la le­gis­la­tu­ra y se ha pues­to pun­to fi­nal a un pe­rio­do de in­te­ri­ni­dad en el PSOE que ha­bía con­du­ci­do a la pa­rá­li­sis par­la­men­ta­ria en los úl­ti­mos ocho me­ses. Los po­pu­la­res ya saben que no pue­den con­tar con los so­cia­lis­tas pa­ra sa­car sus ini­cia­ti­vas, por lo que ten­drán que bus­car el apo­yo en par­ti­dos

bi­sa­gra co­mo siem­pre lo ha he­cho. Es de­cir, en el PNV, en el PDECat y en Coa­li­ción Ca­na­ria. Cual­quie­ra de ellas le pro­por­cio­na­rán apo­yos pun­tua­les a cam­bio de con­tra­par­ti­das po­lí­ti­cas, co­mo ha pa­sa­do con los pre­su­pues­tos ocon­la­con­va­li­da­ción del de­cre­to ley de la es­ti­ba. Las re­glas del jue­go ya es­tán cla­ras.

Res­pec­to a los pac­tos de Es­ta­do, no es­tá na­da cla­ro que el nue­vo PSOE no va­ya a par­ti­ci­par en ellos. Si quie­re se­guir sien­do un par­ti­do de po­der no le va a que­dar más re­me­dio que ne­go­ciar cues­tio­nes co­mo la re­for­ma de la jus­ti­cia, de la edu­ca­ción, la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, las pen­sio­nes, et­cé­te­ra. No hay que ol­vi­dar que en el 2011 Ra­joy tam­bién hi­zo una du­rí­si­ma opo­si­ción de des­gas­te a Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y ello no evi­tó que se pu­sie­ran de acuer­do pa­ra cam­biar el ar­tícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción.

Sán­che­zes­cons­cien­te de­que­si­se tira al mon­te su opo­si­ción se su­per­pon­drá a la de Po­de­mos, es­tra­te­gia que po­dría lle­var­le a la mar­gi­na­ción. El par­ti­do so­cia­lis­ta no pue­de en­tre­gar el cen­tro po­lí­ti­co en ban­de­ja de pla­ta al PP y a Ciu­da­da­nos. Co­mo ha he­cho siem­pre el PSOE, da­rá una de cal y otra de are­na. No tar­da­re­mos en re­edi­tar el ta­lan­te al tiem­po que pro­cla­man que son el “au­tén­ti­co par­ti­do de iz­quier­da es­pa­ñol”. Es­to que inevi­ta­ble­men­te le lle­va­rá a en­fren­tar­se a Po­de­mos co­mo su prin­ci­pal com­pe­ti­dor.

Co­mo me co­men­ta­ba un des­ta­ca­do di­ri­gen­te em­pre­sa­rial “si Sán­chez lo­gra neu­tra­li­zar a Pa­blo Igle­sias y le po­ne en su si­tio, bien­ve­ni­do sea”. In­clu­so al­gu­nos van más allá e in­tu­yen que po­dría­mos es­tar an­te el ini­cio de una cier­ta re­cu­pe­ra­ción del bi­par­ti­dis­mo im­per­fec­to an­te la in­ca­pa­ci­dad de los nue­vos par­ti­dos de ar­ti­cu­lar una al­ter­na­ti­va de po­der creí­ble más allá de la co­reo­gra­fía. En cuan­to al re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta, uno de los prin­ci­pa­les ban­que­ros­ca­ta­la­nes­me­co­men­ta­ba en pri­va­do que al fi­nal “se ter­mi­na­rá re­sol­vien­do con unas elec­cio­nes que ga­na­rá la iz­quier­da. Es­to abri­rá un pe­rio­do de cua­tro años pa­ra que la de­re­cha se re­com­pon­ga y se bus­que so­lu­cio­nes dia­lo­ga­das”.

LU­CA PIERGIOVANNI / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.