Se­ma­na po­si­ti­va, con ma­ti­ces

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ale­jan­dro Vidal Di­rec­tor de es­tra­te­gia de mer­ca­dos de Ban­ca March

Es­ta se­ma­na tu­vo un buen ini­cio pa­ra las bol­sas, es­pe­cial­men­te pa­ra las es­ta­dou­ni­den­ses, que en­ca­de­na­ban su me­jor ra­cha des­de fe­bre­ro y afron­ta­ban de nue­vo má­xi­mos his­tó­ri­cos. La con­fian­za en la mar­cha de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na pa­re­ce re­cu­pe­rar­se tras al­gu- nos mo­men­tos de du­da. En to­do ca­so, los úl­ti­mos da­tos pa­re­cen mos­trar for­ta­le­za en el con­su­mo per­so­nal, no tan­to en la ad­qui­si­ción de los bie­nes de equi­po. En Eu­ro­pa, tras su me­jor com­por­ta­mien­to re­la­ti­vo en los úl­ti­mos me­ses, las subidas en las bol­sas han si­do mu­cho más dis­cre­tas.

Sin em­bar­go, una cier­ta de­cep­ción pa­re­ció emer­ger tras la reunión de la OPEP, que pro­lon­gó du­ran­te nue­ve me­ses adi­cio­na­les los re­cor­tes de pro­duc­ción pe­ro no adop­tó nue­vas me­di­das. Es­to ge­ne­ró im­por­tan­tes caí­das en el pre­cio del cru­do, al­go que en es­tos días no gus­ta a los mer­ca­dos. Ade­más, re­cien­tes en­cues­tas en el Reino Uni­do pa­re­cen apun­tar que la ven­ta­ja de los con­ser­va­do­res de The­re­sa May es­tá men­guan­do fren­te a una re­cu­pe­ra­ción de los la­bo­ris­tas de Je­remy Corbyn, lo que a su vez ha ge­ne­ra­do un nue­vo mo­vi­mien­to ba­jis­ta de la li­bra es­ter­li­na. En el ca­so con­cre­to de los mer­ca­dos es­pa­ño­les, la in­cier­ta si­tua­ción po­lí­ti­ca en Bra­sil tam­po­co ju­gó a fa­vor de las va­lo­ra­cio­nes de las com­pa­ñías muy ex­pues­tas a ese mer­ca­do.

De fon­do, el mer­ca­do si­gue cues­tio­nan­do el es­ce­na­rio de vuel­ta a ni­ve­les ma­yo­res de in­fla­ción y por en­de de cre­ci­mien­to de ti­pos de in­te­rés que pa­re­cía di­bu­jar­se tras la vic­to­ria elec­to­ral de Do­nald Trump en no­viem­bre. Por una par­te, aun­que la eco­no­mía me­jo­ra, pa­re­ce to­da­vía muy pre­ma­tu­ro apos­tar abier­ta­men­te por ese es­ce­na­rio, y por otro, la pre­si­den­cia de Trump ha co­men­za­do de un mo­do un tan­to errá­ti­co, lo que no aña­de vi­si­bi­li­dad al es­ce­na­rio.

En es­te en­torno, los ni­ve­les de ti­po de in­te­rés en los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja han vuel­to a re­tro­ce­der has­ta ni­ve­les del 2,25% en el ca­so del bono a diez años es­ta­dou­ni­den­se. Si te­ne­mos en cuen­ta que los ni­ve­les má­xi­mos del año se si­túan en el 2,6% pa­re­ce cla­ro que el mo­vi­mien­to ba­jis­ta es de una mag­ni­tud im­por­tan­te. Y eso a pe­sar de que es muy pro­ba­ble que la Fed se de­can­te por vol­ver a su­bir los ti­pos ofi­cia­les a me­dia­dos de ju­nio.

Ello uni­do a la mar­cha de la eco­no­mía eu­ro­pea, me­jor de lo pre­vis­to, han de­vuel­to al dó­lar has­ta ni­ve­les de 1,12 fren­te al eu­ro, le­jos de sus má­xi­mos re­cien­tes. Es­te re­equi­li­brio, uni­do al com­por­ta­mien­to re­la­ti­va­men­te peor de los ac­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses fren­te a los eu­ro­peos en las úl­ti­mas se­ma­nas, vuel­ve a aña­dir atrac­ti­vo a los pri­me­ros.

En es­te con­tex­to, nues­tro po­si­cio­na­mien­to si­gue sien­do de cau­to op­ti­mis­mo pa­ra los ac­ti­vos de ries­go; si el es­ce­na­rio de re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad y los pre­cios se reac­ti­va, pen­sa­mos que las bol­sas se­gui­rán ofre­cien­do la me­jor re­la­ción ren­ta­bi­li­dad ries­go, aun­que las va­lo­ra­cio­nes ac­tua­les tam­po­co re­co­mien­den es­tar en má­xi­mos ni­ve­les de in­ver­sión. En ren­ta fi­ja, nues­tra apues­ta si­gue cen­tra­da en bo­nos cor­po­ra­ti­vos de me­dia­na ca­li­dad cre­di­ti­cia y a cor­tos pla­zos, o con cu­po­nes flo­tan­tes. El dó­lar ha ga­na­do al­go de atrac­ti­vo pe­ro lo vo­lá­til de los mer­ca­dos de di­vi­sas des­acon­se­jan su in­ver­sión per se (si bien al­gu­nas par­tes de la car­te­ra pue­dan es­tar vin­cu­la­das a su evo­lu­ción). En de­fi­ni­ti­va, op­ti­mis­mo pe­ro con los pies en la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.