¿Tie­ne re­me­dio la ad­mi­nis­tra­ción?

La Vanguardia - Dinero - - INPUT -

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes no ten­drán más re­me­dio que adap­tar­se a un mun­do que cam­bia ace­le­ra­da­men­te. Sir­van co­mo ejem­plo de aceleración, Airbnb o Uber, fe­nó­me­nos muy re­cien­tes pe­ro con al­to im­pac­to. ¿Po­drá una ad­mi­nis­tra­ción pen­sa­da co­mo una má­qui­na pa­ra ges­tio­nar cer­te­zas y es­ta­bi­li­da­des ade­cuar­se a un mun­do de in­cer­ti­dum­bres y vo­la­ti­li­da­des? Lo de­be­rá ha­cer si no quie­re per­der su mi­sión úl­ti­ma: ser­vir bien a los ciu­da­da­nos.

Pa­ra ha­cer­lo de­be­rá apro­ve­char su me­jor ta­len­to. Aque­llos más com­pro­me­ti­dos y ca­pa­ces pa­ra que li­de­ren un cam­bio que tam­bién de­be ser en clave per­so­nal. Es ho­ra de apren­der mu­cho y des­apren­der más, tam­bién en las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Los que con­se­gui­rán adap­tar la ad­mi­nis­tra­ción son es­ta par­te de gen­te más in­no­va­do­ra y em­pren­de­do­ra, esos pro­fe­sio­na­les que no quie­ren sen­tir la in­co­mo­di­dad de per­te­ne­cer a or­ga­ni­za­cio­nes que per­die­ron el tren de la ac­tua­li­za­ción. Y se­gu­ra­men­te, se en­con­tra­rán de­lan­te a otros que se es­pe­cia­li­za­ron en per­fec­cio­nar la que­ja, en re­cor­dar to­do lo que es im­po­si­ble y en en­con­trar a to­dos sus je­fes ma­los o peo­res.

En mi ex­pe­rien­cia, la gen­te que hay en las ad­mi­nis­tra­cio­nes no es tan dis­tin­ta a la ho­ra de in­no­var o cam­biar con la que en­cuen­tro en la empresas. Tam­po­co lo es su va­lía. La teo­ría de los tres par­tes fun­cio­na en am­bos ca­sos. Una par­te de gen­te de ta­len­to que da re­sul­ta­dos por en­ci­ma de la me­dia, una par­te de gen­te de re­sul­ta­dos y com­pro­mi­so mu­cho más os­ci­lan­te y una par­te de per­so­nas que na­die sa­be có­mo pu­die­ron en­trar pe­ro que to­do el mun­do sa­be que no se irán nun­ca.

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pue­den adap­tar­se. Lo han he­cho en mu­chos ca­sos y lo vol­ve­rán a ha­cer. A lo que uno via­ja, se da cuen­ta de que no te­ne­mos ad­mi­nis­tra­cio­nes que sean un desas­tre aun­que ten­gan mu­cho mar­gen de me­jo­ra. Al­gu­nos ser­vi­cios co­mo el de la te­lea­sis­ten­cia pa­ra gen­te ma­yor son ejem­plos de lo que es el va­lor pú­bli­co. So­lu­cio­nes co­mo el Bi­cing fue­ron en su mo­men­to muy in­no­va­do­ras. En los años no­ven­ta, las ad­mi­nis­tra­cio­nes en­ca­ja­ron el im­pac­to de in­ter­net y aho­ra vol­ve­rán ha­cer­lo pe­ro con mu­cha más de­man­da so­cial que en­ton­ces y con unos ciu­da­da­nos si­tua­dos en el cen­tro del ta­ble­ro.

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes de­be­rán su­pe­rar gran­des desafíos pa­ra es­ta adap­ta­ción. Al­gu­nos ten­drán que ver con la po­lí­ti­ca, tan fal­ta­da de ta­len­to y tan des­pres­ti­gia­da por los ca­sos de co­rrup­ción. Otras con la fal­ta de re­cur­sos, es­pe­cial­men­te acu­cian­te des­de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Otras con go­ber­nan­zas lle­nas de ca­ren­cias. Sin du­da son fac­to­res clave, pe­ro hoy qui­sie­ra aña­dir otros acen­tos qui­zás me­nos re­pe­ti­dos.

Pri­me­ro, el ta­len­to. La quie­bra en la flui­dez de ta­len­to es muy gra­ve en las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Las or­ga­ni­za­cio­nes que ges­tio­nan bien el ta­len­to lo ha­cen fluir, en­tra y sa­le gen­te. Hoy de las ad­mi­nis­tra­cio­nes no sa­le ni en­tra na­die. Que no se in­cor­po­ren es­tas ge­ne­ra­cio­nes de jó­ve­nes pre­pa­ra­dos, for­ma­dos en el pa­ra­dig­ma di­gi­tal y so­cial­men­te com­pro­me­ti­dos a las ad­mi­nis­tra­cio­nes, es un gran desas­tre. La gen­te con ex­pe­rien­cia ne­ce­si­ta es­tos jó­ve­nes co­mo el agua, y vi­ce­ver­sa. La trans­for­ma­ción di­gi­tal es mu­cho más di­fí­cil en or­ga­ni­za­cio­nes dón­de no flu­ye el ta­len­to.

Se­gun­do, las cul­tu­ras blo­quea­das. Siem­pre hay ex­cu­sas pa­ra no cam­biar y po­ner por fin a los ciu­da­da­nos en el cen­tro y adap­tar­se a sus ne­ce­si­da­des. Ya no son los ciu­da­da­nos que de­ben adap­tar­se a las ad­mi­nis­tra­cio­nes, son és­tas las que tie­nen que cam­biar, ser mu­cho más fle­xi­bles e in­no­va­do­ras. De­fi­ni­ti­va­men­te, el mo­de­lo de fun­cio­na­rio del si­glo XX no re­sis­ti­rá en el si­glo XXI. En un mun­do de tra­ba­jo lí­qui­do, las ad­mi­nis­tra­cio­nes no se­rán in­mu­nes y no re­sis­ti­rán con pa­tro­nes pro­fe­sio­na­les pro­pios de un mun­do que se des­va­ne­ce. Hay que des­blo­quear esas cul­tu­ras tan cor­po­ra­ti­vis­tas que de­ja­ron de mi­rar al mun­do que cam­bia y so­lo tie­nen ojos pa­ra sí mis­mas.

Ter­ce­ro, las es­truc­tu­ras len­tas e iner­cia­les de las ad­mi­nis­tra­cio­nes son to­do lo con­tra­rio de la agi­li­dad. No hay ca­pa­ci­dad de des­bu­ro­cra­ti­za­ción. Vea­mos un ejem­plo. El ne­ce­sa­rio én­fa­sis en la trans­pa­ren­cia es­tá re­bu­ro­cra­ti­zan­do las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Hay po­ca ca­pa­ci­dad de in­no­var.

El desa­rro­llo del big da­ta, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial , la ro­bó­ti­ca, la im­pre­sión 3D, la reali­dad vir­tual y so­bre­to­do el block­chain po­si­bi­li­ta­rán nue­vas for­mas de crear va­lor pú­bli­co con gran­des be­ne­fi­cios pa­ra los ciu­da­da­nos. Per­mi­ti­rán to­mar de­ci­sio­nes de otra ca­li­dad, de un mo­do dis­tin­to. Y ne­ce­si­ta­mos ad­mi­nis­tra­cio­nes que pue­dan apro­ve­char to­do es­te po­ten­cial. De to­das es­tas tec­no­lo­gías el block­chain ten­drá un al­to im­pac­to en la ad­mi­nis­tra­ción. Es la pri­me­ra tec­no­lo­gía que pue­de real­men­te dis­rum­pir la ad­mi­nis­tra­ción y ser una he­rra­mien­ta de lu­cha muy efi­cien­te con­tra la co­rrup­ción (aun­que nun­ca hay que sub­es­ti­mar la con­di­ción hu­ma­na).

Una so­cie­dad que de­be­rá en­fren­tar re­tos ma­yúscu­los co­mo el sos­te­ner gran­des lon­ge­vi­da­des en un mun­do con me­nos tra­ba­jo dis­po­ni­ble, o co­mo to­dos los desafíos de­ri­va­dos del cam­bio cli­má­ti­co, no pue­de te­ner ad­mi­nis­tra­cio­nes que no apro­ve­chen to­do el po­ten­cial de las tec­no­lo­gías 4.0. Es ho­ra de cam­biar, sin dra­mas, pe­ro con con­vic­ción. Ya no po­de­mos con­ti­nuar con­fun­dien­do es­tra­te­gia y pla­ni­fi­ca­ción, ni mo­der­ni­za­ción con in­no­va­ción, ni ta­len­to con es­ca­la­fón. To­do es­to es de­ma­sia­do se­rio co­mo pa­ra de­jar la ad­mi­nis­tra­ción so­la­men­te a la ad­mi­nis­tra­ción.

Adap­ta­ción

La ad­mi­nis­tra­ción

de­be­rá ade­cuar­se a los cam­bios si no quie­re per­der su mi­sión úl­ti­ma: ser­vir bien a los

ciu­da­da­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.