El cam­bio sos­te­ni­ble

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN -

Es­ce­na­rio nue­vo Hay que cap­tar per­fi­les con co­no­ci­mien­to, ca­pa­ci­dad analítica, vi­sión glo­bal, tra­ba­jo en equi­po y adap­ta­ción al cam­bio

La úl­ti­ma reunión anual del Cer­cle d’Eco­no­mia, ce­le­bra­da es­ta se­ma­na, ha si­do una mag­ní­fi­ca oportunidad pa­ra re­unir a em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil en torno a una cues­tión esen­cial hoy en día: có­mo ase­gu­rar el ade­cua­do en­gra­na­je en­tre so­cie­dad, po­lí­ti­ca y eco­no­mía en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre y cam­bio per­ma­nen­te. El avan­ce tec­no­ló­gi­co que afron­ta­mos co­mo in­di­vi­duos y co­mo or­ga­ni­za­cio­nes es­tá trans­for­man­do ra­di­cal­men­te nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos, de con­su­mir, de tra­ba­jar y tam­bién de com­pe­tir, con la lle­ga­da de nue­vos ac­to­res dis­rup­ti­vos.

Es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial trae con­si­go avan­ces y opor­tu­ni­da­des pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes. La tec­no­lo­gía cog­ni­ti­va, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el aná­li­sis de da­tos ( da­ta &

analy­tics) per­mi­ten au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, re­du­cir los cos­tes, sim­pli­fi­car los pro­ce­sos y me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los usua­rios y con­su­mi­do­res. Aun­que tam­bién con­lle­va nue­vos ries­gos, co­mo la ne­ce­si­dad de pro­te­ger los da­tos fren­te a los ci­be­ra­ta­ques o ha­cer un uso res­pon­sa­ble de la in­for­ma­ción.

El nue­vo pa­ra­dig­ma trae con­si­go el re­to de ges­tio­nar el cam­bio en las or­ga­ni­za­cio­nes y atraer nue­vos per­fi­les pro­fe­sio­na­les, con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes a las que se re­que­rían has­ta aho­ra y más en­fo­ca­das al co­no­ci­mien­to, ca­pa­ci­dad analítica, vi­sión glo­bal, tra­ba­jo en equi­po y adap­ta­ción al cam­bio.

To­dos es­tos fac­to­res lle­van a las com­pa­ñías y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas a re­plan­tear sus es­tra­te­gias y rea­li­zar un pro­fun­do aná­li­sis de su si­tua­ción par­ti­cu­lar, del en­torno en el que se desen­vuel­ven, del es­pa­cio que quie­ren ocu­par en el fu­tu­ro y de su ca­pa­ci­dad pa­ra in­no­var y trans­for­mar­se.

Sin em­bar­go, co­mo he­mos vis­to es­tos días en el Cer­cle d’Eco­no­mia, las me­di­das de ges­tión y es­tra­te­gia em­pre­sa­rial no pue­den plan­tear­se de ma­ne­ra ais­la­da. Re­sul­ta ne­ce­sa­rio en­ten­der que la pro­fun­da trans­for­ma­ción de los ne­go­cios de­be en­cua­drar­se en un con­tex­to de enor­mes re­tos so­cia­les y com­ple­ji­dad. Al im­pac­to de la tec­no­lo­gía, de­be­mos su­mar fac­to­res de des­es­ta­bi­li­za­ción que ya co­no­ce­mos: ele­va­do des­em­pleo, en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, de­sigual­dad, marco ju­rí­di­co y re­gu­la­to­rio cam­bian­te, in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca o ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas.

Si la es­tra­te­gia es esen­cial, tam­bién lo es la for­ma en que es­ta se im­ple­men­ta. La res­pon­sa­bi­li­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad de­ben es­tar pre­sen­tes en la eje­cu­ción de cual­quier plan, en un marco de enor­me con­tes­ta­ción so­cial y cues­tio­na­mien­to del va­lor de empresas e ins­ti­tu­cio­nes. Tras años don­de los des­equi­li­brios fi­nan­cie­ros o ma­cro­eco­nó­mi­cos eran el prin­ci­pal que­bra­de­ro de ca­be­za de nues­tros go­ber­nan­tes, nos en­con­tra­mos hoy con un pa­no­ra­ma en el que la prio­ri­dad de­be ser ac­tuar de ma­ne­ra éti­ca y res­pon­sa­ble e im­pul­sar un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.