Enric Gra­na­dos, un oa­sis ex­clu­si­vo

Se­mi­pea­to­naly muy­cén­tri­ca, la ca­lle En­ri­cG­ra­na­dos deBar­ce­lo­na­se con­so­li­da co­mo zo­na­pre­mium

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Na­tà­lia Bosch

So­ñar es gra­tis. Pe­ro hay sue­ños que tie­nen un pre­cio. Y muy ca­ro. Vi­vir en la ca­lle Enric Gra­na­dos de Bar­ce­lo­na es uno de es­tos sue­ños de al­tos vuel­tos. So­lo unos po­cos pri­vi­le­gia­dos po­drán ma­te­ria­li­zar­lo. "Los pre­cios os­ci­lan en­tre los 4.500 €/m2 de un pi­so pa­ra re­for­mar has­ta los 8.500 €/m2 de uno

top pa­ra es­tre­nar", afir­ma Pa­lo­ma In­fan­te, di­rec­to­ra de la di­vi­sión de L'Ei­xam­ple de En­gel & Völ­kers.

Pe­ro, ¿cuál es el atrac­ti­vo de es­ta ca­lle? "Su pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción, a so­lo cin­co mi­nu­tos del pa­seo de Grà­cia, y, so­bre to­do, el he­cho de ser se­mi­pea­to­nal. Es­to se va­lo­ra mu­cho", sos­tie­ne In­fan­te. Es lo más pa­re­ci­do a vi­vir en el co­ra­zón de la ciu­dad, pe­ro sin te­ner que oír sus cons­tan­tes y rui­do­sos la­ti­dos.

En­can­to de pue­blo bohe­mio-chic

La ca­lle Enric Gra­na­dos, que de­be su nom­bre al cé­le­bre com­po­si­tor y pia­nis­ta ca­ta­lán, es­tá si­tua­da en­tre las ca­lles Ari­bau y Bal­mes, y dis­cu­rre des­de la ave­ni­da Dia­go­nal has­ta la ca­lle Dipu­tació. Allí desem­bo­ca enuna­zo­naes­tric­ta­men­te­pea­to­nal, don­de­ca­fe­te­rías­hips­ters, ga­le­rías de ar­te y vian­dan­tes que ha­cen un re­ce­so en uno de sus mu­chos ban­cos con­vi­ven con to­tal na­tu­ra­li­dad.

Pe­ro es­ta ca­lle no siem­pre ha si­do así. Fue en los no­ven­ta cuan­do el Ayun­ta­mien­to de­ci­dió con­ver­tir­la en una de las po­cas ca­lles se­mi­pea­to­na­les de la ciu­dad. "El com­pra­dor va­lo­ra mu­cho su tran­qui­li­dad, sin ape­nas co­ches... Es­tás a un pa­so del cen­tro, pe­ro mien­tras pa­seas es co­mo vi­vir en un pue­ble­ci­to", sos­tie­ne Oriol Ca­nal, di­rec­tor ge­ne­ral del MMC­de En­gel & Völ­kers.

Es­te es­pí­ri­tu lo­cal y bohe­mio, pa­sa­do por un rest­yi­ling chic, ha si­tua­do a Enric Gra­na­dos en el ma­pa in­ter­na­cio­nal. Li­te­ral­men­te. "El 70% de los com­pra­do­res de pi­sos de es­ta ca­lle son ex­tran­je­ros. La ma­yo­ría lle­van años en Bar­ce­lo­na, co­no­cen es­ta ca­lle y quie­ren vi­vir en ella", ex­pli­ca In­fan­te. "De he­cho, te­ne­mos clien­tes que so­lo quie­ren que les avi­se­mos cuan­do nos en­tre un pi­so aquí. No les im­por­ta es­pe­rar­se el tiem­po que ha­ga fal­ta, in­clu­so años. Es­tán enamo­ra­dos de es­ta ca­lle y no les in­tere­sa na­da más", aña­de In­fan­te. Es­te in­te­rés por Enric Gra­na­dos ha­ce que los pi­sos, cuan­do sa­len a la ven­ta, vue­len. "Hay tan­ta de­man­da y la ofer­ta es tan es­ca­sa, que mu­chas ve­ces no te­ne­mos ni tiem­po de pu­bli­ci­tar el pi­so. Con las pri­me­ras vi­si­tas ya se ha ven­di­do", sos­tie­ne Ca­nal. "Y eso que los pre­cios son un 20-25% más ca­ros en com­pa­ra­ción con el res­to de L'Ei­xam­ple", aña­de In­fan­te.

Pi­sos de 150 m2 en fin­cas re­gias

Pe­ro, ¿có­mo son los pi­sos de Enric Gra­na­dos?"Deu­nos100-150m2y­la in­men­sa ma­yo­ría en fin­cas re­gias o clá­si­cas. Hay al­gu­nos más pe­que­ños, fru­to de se­gre­ga­cio­nes, y unos po­cos de 250 m2, pe­ro no es lo ha­bi­tual", sos­tie­ne Ca­nal. Y aña­de que los más bus­ca­dos, y más va­lo­ra­dos, son los áti­cos y los prin­ci­pa­les, ya que sue­len te­ner te­rra­za. Y en cuan­to a la ubi­ca­ción, In­fan­te sos­tie­ne que no es tan im­por­tan­te que es­té más cer­ca o le­jos de la Dia­go­nal, sino la tran­qui­li­dad y las vis­tas. "Un pi­so en la pla­za de Le­ta­men­di o en la ca­lle Dipu­tació, con vis­tas al jar­dín de la uni­ver­si­dad, ten­drá más va­lor que uno que es­té en un cha­flán cer­ca de Dia­go­nal con vis­tas a la ca­lle". En es­te sen­ti­do, Ca­nal aña­de que en Enric Gra­na­dos se pue­de lle­gar a va­lo­rar más un pi­so que es­té en­tre dos ca­lles que uno en un cha­flán, que sue­len ser los más desea­dos en L'Ei­xam­ple. "El cha­flán es más lu­mi­no­so, pe­ro tam­bién más rui­do­so". Dehe­cho, el rui­do se ha con­ver­ti­do en el ca­ba­llo de ba­ta­lla de los ve­ci­nos, que en los úl­ti­mos años han vis­to có­mo el bu­lli­cio de te­rra­zas, lo­ca­les de ocio noc­turno y res­tau­ran­tes de mo­da po­nía en pe­li­gro la tran­qui­li­dad de es­ta ca­lle.

La ca­si inexis­ten­cia de obra nue­va

Si el rui­do era has­ta ha­ce po­co un

ra­ra avis en Enric Gra­na­dos, tam­bién lo era la obra nue­va. "En los úl- ti­mos diez años, no se ha­bía he­cho nin­gu­na pro­mo­ción en es­ta ca­lle", ase­gu­ra Gem­ma Cas­tell­ví, di­rec­to­ra co­mer­cial de Gru­po Cas­tell­ví. Has­ta aho­ra, ya que en el nú­me­ro 52 es­tá pre­vis­ta una pro­mo­ción de obra nue­va que co­rre a car­go de es­te gru­po in­mo­bi­lia­rio. "Se res­pe­ta­rá la fa­cha­da, pe­ro el in­te­rior se de­rri­ba­rá pa­ra cons­truir de nue­vo", ex­pli­ca Cas­tell­ví. Es­tán pre­vis­tas unas diez vi­vien­das de unos 150 m2 y, aun­que las obras aún no han em- pe­za­do, "la mi­tad de los pi­sos es­tán re­ser­va­dos y mu­chos de ellos apa­la­bra­dos. Es­pe­ra­mos em­pe­zar con to­dos ven­di­dos", afir­ma. Y eso que los pre­cios son de vér­ti­go: "Des­de 6.500 €/m2. La vi­vien­da más eco­nó­mi­ca cos­ta­ría a par­tir de un mi­llón de eu­ros, y la más top ron­da­ría los dos y me­dio. El clien­te que bus­ca un pi­so en Enric Gra­na­dos es muy es­pe­cial, le gus­ta mu­cho es­ta ca­lle y quie­re vi­vir en ella". Yno le im­por­ta pa­gar el so­bre­cos­te, cla­ro.

EN­GEL & VÖL­KERS

Pi­so muy lu­mi­no­so en un ter­ce­ro real. Con una re­for­ma in­te­gral re­cien­te, es­tá lis­to pa­ra en­trar a vi­vir. Cuen­ta con 120 m2, 3 ha­bi­ta­cio­nes y 3 ba­ños.

01 En fin­ca re­gia

GRU­PO CAS­TELL­VÍ

'Ren­der' de re­si­den­cial de nue­va cons­truc­ción. El edi­fi­cio con­ta­rá con unas 10 vi­vien­das de unos 150 m2 ca­da una. Des­de 1 mi­llón de eu­ros.

02 Obra nue­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.