Vue­lo de 13 ho­ras ap­to pa­ra ‘mi­llen­nials’

El ‘low cost’ po­ne a prue­ba al pa­sa­je­ro en los vue­los de lar­go re­co­rri­do con ta­ri­fas bá­si­cas y ex­tras a pre­cio de oro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ain­tza­ne Gas­te­si

El pri­mer pre­cio ofre­ce asien­to asig­na­do por la com­pa­ñía, equi­pa­je de mano y pan­ta­lla; to­do el res­to, se pa­ga

El fla­man­te A330 de Le­vel hue­le a nue­vo. Apar­ca­do en el han­gar de Ibe­ria en el ae­ro­puer­to de El Prat, la com­pa­ñía cuen­ta las ho­ras pa­ra su pri­mer vue­lo: el vier­nes tie­ne pre­vis­to sa­lir pa­ra San Fran­cis­co Oac­kland con 314 pa­sa­je­ros a bor­do y sin es­pa­cio pa­ra un al­fi­ler. So­bre los 21 asien­tos de la cla­se Tu­ris­ta Pre­mium, los pa­sa­je­ros –que pa­gan en­tre 500 y 900 eu­ros por tra­yec­to– en­con­tra­rán un pe­que­ño kit de aseo, unos au­ri­cu­la­res que aís­lan del rui­do, una man­ta y una al­moha­da.

El as­pec­to de­la ca­bi­na es si­mi­lar a la cla­se Tu­ris­ta Pre­mium de Ibe­ria, con 93 cen­tí­me­tros de dis­tan­cia en­tre fi­las y pan­ta­lla in­di­vi­dual de 12 pul­ga­das con pe­lí­cu­las de es­treno y se­ries; es­te mes pro­gra- man La la land y El fun­da­dor, así co­mo Hou­se of cards o The young po­pe. Al me­dio­día, dis­fru­ta­rán de una co­mi­da de dos pla­tos y pos­tre: en­sa­la­da ver­de con que­so; ca­rri­lle­ras al vino tin­to con es­pá­rra­gos ver­des o pas­ta re­lle­na, y pas­tel de cho­co­la­te. Y les ser­vi­rán va­rios snacks con be­bi­da en­tre ho­ras. Los via­je­ros lle­van equi­pa­je de mano y pue­den fac­tu­rar una ma­le­ta, sin car­go al­guno. En de­fi­ni­ti­va, los pa­sa­je­ros via­ja­rán có­mo­da­men­te, prác­ti­ca­men­te co­mo si lo hi­cie­ran en una ae­ro­lí­nea con­ven­cio­nal.

Pe­ro es al tras­pa­sar el um­bral que se­pa­ra la cla­se Pre­mium de Tu­ris­ta cuan­do en­tra­mos en una di­men­sión des­co­no­ci­da, la que ofre­ce bi­lle­tes des­de 149 eu­ros a Los Angeles y San Fran­cis­co, a 99 eu­ros a Pun­ta Ca­na o a 269 a Bue­nos Ai­res. La ta­ri­fa Le­vel in­clu­ye un asien­to (que te asig­na la com­pa­ñía), equi­pa­je de mano y una pan­ta­lla de 9 pul­ga­das con en­tre­te­ni­mien­to a bor­do. Pun­to. El res­to, des­de una al­moha­da a un va­so de agua, lle­var una ma­le­ta o ele­gir asien­to jun­to a tu acom­pa­ñan­te, se pa­ga apar­te. Y se pa­ga a pre­cio de oro. Un bo­ca­di­llo cues­ta 8 eu­ros, un­ca­fé 3,50, un­pla­to de co­mi­da ca­lien­te en­tre 9 y 14 eu­ros. El kit de man­ta y al­moha­da cues­ta 12 eu­ros y un pe­que­ño ne­ce­ser con pro­duc­tos de mar­ca, 20 eu­ros. El ser­vi­cio más­de­mo­crá­ti­co es el wi­fi, que es de pa­go pa­ra to­das las ta­ri­fas y cues­ta des­de 8,99 una ho­ra a 29 eu­ros si se con­tra­ta pa­ra to­do el vue­lo. To­dos los ser­vi­cios es­tán dis­po­ni­bles en la pan­ta­lla del en­tre­te­ni­mien­to y con fa­ci­li­da­des de pa­go: con tar­je­ta o efec­ti­vo. “Ele­gir, ele­gir, ele­gir”, re­su­me la aza­fa­ta que mues­tra ama­ble­men­te el avión.

Se­gún ase­gu­ra Wi­llie Walsh, con­se­je­ro de­le­ga­do de IAGy­prin­ci­pal im­pul­sor del pro­yec­to, “el 80% de nues­tros pa­sa­je­ros han com­pra­do la ta­ri­fa bá­si­ca, a la que lue­go su­man los ex­tras que ne­ce­si­tan”. Tam­bién di­ce que más de la mi­tad per­te­ne­cen a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial –tie­nen en­tre 18 y 34 años–, y que “pa­ra mu­chos es su pri­mer vue­lo de lar­ga dis­tan­cia”.

Des­de el me­ta­bus­ca­dor Li­li­go apun­tan, no obs­tan­te, que mu­chas ve­ces un­vue­lo low cost noes­siem­pre la op­ción más in­tere­san­te ni la más eco­nó­mi­ca. “Hay oca­sio­nes en que es más in­te­li­gen­te pa­gar al­go más y dis­fru­tar de las co­mo­di­da­des que ofre­cen las com­pa­ñías tra­di­cio­na­les, que co­mo reac­ción al low cost lan­zan bue­nas ofer­tas”, ex­pli­can des­de Li­li­go.

PE­TER MACDIARMID

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.