Cuan­do Ita­lia vo­la­ba en lo más al­to

El ascenso y la caí­da de Ali­ta­lia es el sím­bo­lo de la evo­lu­ción de la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca en las úl­ti­mas dé­ca­das

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri

La com­pa­ñía de ban­de­ra ita­lia­na fue la pri­me­ra en adop­tar una flo­ta con mo­to­res de reac­ción Con la ‘Dol­ce vi­ta’ y los JJ.OO. se con­vir­tió en la lí­nea aé­rea pre­fe­ri­da por las es­tre­llas de Holly­wood

Hoy Ali­ta­lia es la som­bra de lo que fue. En su épo­ca de má­xi­mo es­plen­dor, afi­na­les de­los­se­sen­ta, lle­gó a ser la ter­ce­ra ae­ro­lí­nea de Eu­ro­pa y la sép­ti­ma del mun­do, por co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les. Tam­bién fue la pri­me­ra com­pa­ñía de su sec­tor en do­tar a to­da su flo­ta con avio­nes con mo­tor de reac­ción, al ju­bi­lar los aparatos de hé­li­ce y la pri­me­ra en ha­cer vo­lar a un pa­pa fue­ra de Ita­lia, Pa­blo VI.

Te­nía una fa­ma ex­cel­sa y era el sím­bo­lo del Ma­de in Italy. En sus años do­ra­dos se lle­ga­ron a ofre­cer has­ta 16 pla­tos en la cla­se Pre­mium. Cuen­tan que en un vue­lo trans­atlán­ti­co, con tan­ta co­mi­da, los pa­sa­je­ros ¡ape­nas te­nían 45 mi­nu­tos pa­ra dor­mir!

Los me­cá­ni­cos te­nían una repu­tación muy ele­va­da, se equi­pa­ra­ban en el am­bien­te ae­ro­náu­ti­co con los de Fe­rra­ri. “En cier­tos paí­ses de Áfri­ca, la de­le­ga­ción de Ali­ta­lia lle­gó a te­ner más in­fluen­cia que la de un con­su­la­do o de una em­ba­ja­da”, re­la­tan an­ti­guos em­plea­dos de la com­pa­ñía.

Ali­ta­lia fue la ae­ro­lí­nea ofi­cial de los JJ.OO. de Ro­ma en 1960, lo que le dio una gran re­per­cu­sión me­diá­ti­ca. Con el desa­rro­llo de la in­dus­tria del ci­ne en los es­tu­dios de Ci­ne­cit­tà de Ro­ma, se con­vir­tió en la ae­ro­lí­nea pre­fe­ri­da por­la­ses­tre­llas de Holly­wood. In­clu­so la ca­de­na te­le­vi­si­va Rai emi­tió un pro­gra­ma, ti­tu­la­do Arri­vi e Par­ten­ze, en el que se en­tre­vis­ta­ba a las ce­le­bri­da­des que tran­si­ta­ban por el ae­ro­puer­to ro­mano.

Los nú­me­ros en aquel en­ton­ces le acom­pa­ña­ban. Aun­que vo­lar era más ca­ro que hoy en día. Vo­la­ban los hom­bres de ne­go­cios. O más bien, hom­bres a se­cas. “Acom­pa­ñe a su ma­ri­do en un avión de Ali­ta­lia. Us­ted se­rá la pri­me­ra en exi­gir pa­ra su ma­ri­do un me­dio de trans­por­te pa­ra que vuel­va an­tes, más tran­qui­lo y más des can­sa­do ”, re­za­ba un anun­cio, que hoy pa­re­ce ma­chis­ta, de 1959. En su pe­rio­do de má­xi­ma ex­pan­sión, en­tre el 1958 y el 1975, Ali­ta­lia ex­pe­ri­men­tó ta­sas de cre­ci­mien­to anual del or­den del 30%.

“En cuan­to a ser­vi­cios y po­si­cio­na­mien­to de mer­ca­do, se po­día equi­pa­rar a unaac­tual lí­nea área de Orien­te Me­dio. La ex­pe­rien­cia de vue­lo a bor­do era muy gra­ti­fi­can­te. El ser­vi­cio era im­pe­ca­ble, la ca­li­dad de la co­mi­da te­nía re­nom­bre más allá de las fron­te­ras: has­ta ofre­cían ca­viar. Los pa­sa­je­ros que­rían vo­lar enA­li­ta­lia por sus vi­nos y sus me­nús”, cuen­ta Ugo Arri­go, profesor de Eco­no­mía Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Mi­lán Bi­coc­ca, que ha es­tu­dia­do a fon­do la com­pa­ñía y co­no­ció a sus di­rec­ti­vos de cer­ca. “Ali­ta­lia siem­pre fue la sín­te­sis y la me­tá­fo­ra del país. Ye­ne­se­mo­men­to, en pleno boom eco­nó­mi­co, su repu­tación era al­tí­si­ma”, des­ta­ca. Co­mo era de es­pe­rar, nun­ca fal­ta­ron, en lí­nea con los ras­gos dis­tin­ti­vo ita­lia­nos, de­ta­lles de di­se­ño. Las her­ma­nas Fontana fue­ron las pri­me­ras en con­ce­bir los uni­for­mes es­ti­lo­sos de la tri­pu­la­ción. En los años si­guien­tes, nom­bres de pri- me­ra fi­la co­mo Gior­gio Ar­ma­ni y Ni­co­la Trus­sar­di se su­ma­ron a una lis­ta pres­ti­gio­sa de di­se­ña­do­res.

“Los tra­yec­tos de lar­go re­co­rri­do en­tre los años se­sen­ta y se­ten­ta eran una ex­pe­rien­cia re­ser­va­da a las éli­tes. En Ali­ta­lia ha­bía ob­se­quios pe­cu­lia­res muy ade­lan­ta­dos a su tiem­po, co­mo la pre­sen­cia de cua­tro ca­mi­llas en Pri­me­ra Cla­se”, evo­ca Adal­ber­to Pe­lle­grino, an­ti­guo co­man­dan­te y au­tor del li­bro La mia Ali­ta­lia.

Sin em­bar­go, la des­re­gu­la­ción, la lle­ga­da del low cost cam­bia­ron el pa­no­ra­ma de la ae­ro­lí­nea ita­lia­na pa­ra siem­pre. “Mien­tras el sis­te­ma de la avia­ción co­mer­cial mun­dial de­mos­tró ser ca­paz de evo­lu­cio­nar de for­ma con­ti­nua y de ex­pan­dir­se, bus­can­do siem­pre nue­vas fór­mu­las (el chár­ter, el ba­jo cos­te o el to­do in­clui­do) y nue­vos mer­ca­dos, es­to no ocu­rrió pa­ra cier­tas ae­ro­lí­neas, co­mo TWA, Pan Am y Ali­ta­lia”, re­su­me Pe­lle­grino.

De re­pen­te, Ali­ta­lia se que­dó de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra ser un ac­tor glo­bal y de­ma­sia­do gran­de pa­ra com­pe­tir en las ru­tas de cor­ta dis­tan­cia en el mer­ca­do do­més­ti­co.

A fi­na­les de los no­ven­ta, mien­tras se lle­va­ba a ca­bo la pri­va­ti­za­ción de la com­pa­ñía, se plan­teó una alian­za con la ho­lan­de­sa KLM que hu­bie­ra crea­do la pri­me­ra ae­ro­lí­nea eu­ro­pea.

Pe­ro la ope­ra­ción no cua­jó. A pos­te­rio­ri, fue una oca­sión per­di­da. Las in­ge­ren­cias po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les frus­tra­ron tam­bién la alian­za pos­te­rior con Air Fran­ce.

El en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno ita­liano, Sil­vio Ber­lus­co­ni jus­ti­fi­có así el ve­to a la ope­ra­ción: “Si hu­bié­se­mos de­ja­do que Ali­ta­lia aca­ba­ra en ma­nos de Air Fran­ce, los pa­sa­je­ros se ha­brían ido a ver los cas­ti­llos de la Loi­ra en lu­gar de las ciu­da­des de ar­te ita­lia­nas”. Al fi­nal, los via­je­ros se fue­ron a ver otras co­sas. Y, so­bre to­do, a bor­do de otras com­pa­ñías.

El res­to, es no­ti­cia de es­tos días: des­pués de vein­te años sin be­ne­fi­cios, lle­gó el pre­con­cur­so dea­cree­do­res. Aque­lla Ali­ta­lia de an­ta­ño, así co­mo las com­pa­ñías de ban­de­ra de es­ta­do, pa­re­cen ha­ber que­da­do atra­pa­das enel tiem­po. Unos­re­tra­tos dean­ti­guas pos­ta­les, cuan­do­to­da­vía vo­lar era rea­li­zar un sue­ño y el pri­vi­le­gio de unos po­cos. Ycuan­do­las in­fraes­truc­tu­ras y los me­dios tec­no­ló­gi­cos eran más pri­mi­ti­vos. “Sin lu­gar a du­das, cier­tas co­sas ya no vol­ve­rán”, coin­ci­de Pe­lle­grino.

“Pien­se que a co­mien­zos de los años se­sen­ta, te­nía el en­car­go de trans­mi­tir a la To­rre de Con­trol de Barcelona el men­sa­je Pa­pa Four o Pa­paFi­ve. Era pa­ra in­for­mar al res­tau­ran­te del ae­ro­puer­to cuan­tas pae­llas te­nían que pre­pa­rar pa­ra nues­tra tri­pu­la­ción du­ran­te el trán­si­to”, re­cuer­da.

Hoy en día, tu­ris­tas mo­chi­le­ros ha­cen co­las in­ter­mi­na­bles pa­ra con­se­guir un bo­ca­di­llo.

MONDADORI PORTFOLIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.