La so­le­dad de los rec­to­res

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Economista

Ha­ce unos días, los rec­to­res de las tres ma­yo­res uni­ver­si­da­des ca­ta­la­nas (UB, UAB­yUPC) con­vo­ca­ban a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra de­nun­ciar la fal­ta de fi­nan­cia­ción a que es­tas es­tán su­je­tas por par­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Con­cre­ta­men­te, los rec­to­res pe­dían que, a cor­to pla­zo, los 700 mi­llo­nes que la Ge­ne­ra­li­tat ha pre­su­pues­ta­do de­be­rían vol­ver a ser los 1.000 mi­llo­nes que eran an­tes de los re­cor­tes y que, a me­dio pla­zo, de­be­rían do­blar­se, o sea, lle­gar a los 1.400 mi­llo­nes. Así pues, los rec­to­res es­tán ha­blan­do de unos cuan­tos cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros, lo que jus­ti­fi­ca que nos pre­gun­te­mos si sus de­man­das son de in­te­rés pú­bli­co.

Pa­ra jus­ti­fi­car su rei­vin­di­ca­ción, los rec­to­res com­pa­ra­ban los in­gre­sos de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas por es­tu­dian­te en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos, ci­fras que os­ci­la­ban en­tre 12.500 eu­ros/es­tu­dian­te en Fin­lan­dia y 18.800 en Sue­cia. La ci­fra ca­ta­la­na es tan so­lo de 6.354.

Aho­ra bien, el ciu­da­dano pue­de pen­sar que el ar­gu­men­to no es con­vin­cen­te, da­do que hay que te­ner en cuen­ta el ni­vel de vi­da re­la­ti­vo y da­do que la ci­fra ca­ta­la­na po­dría ser con­se­cuen­cia de que en Ca­ta­lun­ya de­ma­sia­da gen­te es­tu­die en la uni­ver­si­dad. Em­pe­za­mos por lo se­gun­do: ¿van de­ma­sia­dos ca­ta­la­nes a la uni­ver­si­dad?

No. Aun­que en Ca­ta­lun­ya son mu­chos los jó­ve­nes que van a la uni­ver­si­dad, la pro­por­ción no es ex­ce­si­va. La Unión Eu­ro­pea es­ta­ble­ce co­mo ob­je­ti­vo pa­ra cons­truir una eco­no­mía com­pe­ti­ti­va que co­mo mí­ni­mo un 40% de los jó­ve­nes al­can­cen una ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria. En Ca­ta­lun­ya, un 43% de los jó­ve­nes de en­tre 30 y 34 años tie­nen un gra­do uni­ver­si­ta­rio. Es cier­to que es­ta pro­por­ción es más ba­ja en Ale­ma­nia (33%), pe­ro es­to se de­be a la apues­ta de aquel país por una FP muy po­ten­te y muy pres­ti­gio­sa, y por una uni­ver­si­dad más res­tric­ti­va. En cam­bio, en Fran­cia, en Di­na­mar­ca, en Ho­lan­da... la pro­por­ción es más al­ta que en Ca­ta­lun­ya.

Con­si­de­re­mos aho­ra el es­fuer­zo en re­la­ción con el ni­vel de vi­da. La Unión Eu­ro­pea tam­bién re­co­mien­da que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de­di­quen a la uni­ver­si­dad un 2% del PIB. Po­cos paí­ses lle­gan a es­ta pro­por­ción, pe­ro mu­chos se acer­can (Sue­cia 1,9%, Aus­tria 1,8%...). Es­pa­ña de­di­ca me­nos del 1%. Su­po­nien­do que la ci­fra ca­ta­la­na sea es­ta y que só­lo pre­ten­dié­ra­mos lle­gar al 1,3%, la apor­ta­ción pú­bli­ca a la uni­ver­si­dad ca­ta­la­na de­be­ría au­men­tar en los 700 mi­llo­nes que los rec­to­res pi­den no in­me­dia­ta­men­te, sino a me­dio pla­zo.

En con­clu­sión, los rec­to­res no es­tán pi­dien­do nin­gu­na bar­ba­ri­dad. Otra co­sa es que la Ge­ne­ra­li­tat dis­pon­ga de ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra sa­tis­fa­cer esas ne­ce­si­da­des. Im­plí­ci­ta­men­te, los rec­to­res es­tán pi­dien­do que des­vie­mos re­cur­sos de otros pro­gra­mas de la Ge­ne­ra­li­tat a la en­se­ñan­za su­pe­rior, y es­to nos lle­va al te­ma de las prio­ri­da­des. ¿Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te de­di­car más re­cur­sos a la uni­ver­si­dad ca­ta­la­na?

To­do de­pen­de de la cla­se de so­cie­dad que pre­ten­da­mos cons­truir. Ame­nu­do oí­mos ha­blar de ser com­pe­ti­ti­vos a ba­se de mo­de­ra­ción sa­la­rial. Se tra­ta de un ab­sur­do. Un país com­pe­ti­ti­vo (Sui­za, Sue­cia...) no es un país que pa­ga sa­la­rios ba­jos, sino un país que pue­de pa­gar sa­la­rios al­tos. Aho­ra bien, só­lo es po­si­ble pa­gar sa­la­rios al­tos si se dis­po­ne de un sec­tor pro­duc­ti­vo ca­paz de pro­du­cir más y me­jor que los paí­ses que pa­gan sa­la­rios ba­jos, y co­mo to­dos los paí­ses dis­po­nen de ac­ce­so al ca­pi­tal y a la tec­no­lo­gía, la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo es a ba­se de in­no­va­ción per­ma­nen­te, y no hay nin­gún país del mun­do que sea in­no­va­dor, y por lo tan­to com­pe­ti­ti­vo, sin una uni­ver­si­dad y una in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca po­ten­tes. Yu­na uni­ver­si­dad y una in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca po­ten­tes exi­gen, en­tre otras co­sas, de­di­car bas­tan­te más di­ne­ro que el que no­so­tros es­ta­mos de­di­can­do.

El sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción ca­ta­lán –in­te­gra­do fun­da­men­tal­men­te por las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas– ha lo­gra­do un mi­la­gro, que ha si­do con­ver­tir Ca­ta­lun­ya en uno de los po­los más pro­duc­ti­vos cien­tí­fi­ca­men­te de Eu­ro­pa, y ha­ber­lo he­cho con muy po­co di­ne­ro. Efec­ti­va­men­te, Ca­ta­lun­ya, que tie­ne un 1,2% de la po­bla­ción eu­ro­pea, rea­li­za un 3% de su pro­duc­ción cien­tí­fi­ca.

Es­to ha he­cho que en Ca­ta­lun­ya ha­ya en es­te mo­men­to una ebu­lli­ción de pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les vinculados a la in­no­va­ción, y que se ha­ya crea­do un mer­ca­do de ca­pi­ta­les es­pe­cia­li­za­do en la in­ver­sión en

start-ups tec­no­ló­gi­cas. Se tra­ta de una reali­dad que ha­ce vein­te años re­sul­ta­ba inima­gi­na­ble.

Aho­ra bien, en el mun­do real, los mi­la­gros tie­nen sus lí­mi­tes. Lí­mi­tes tem­po­ra­les: el es­fuer­zo que se ha he­cho es in­sos­te­ni­ble, y lo que los rec­to­res nos es­tán di­cien­do es que la uni­ver­si­dad ca­ta­la­na da mues­tras de de­ca­den­cia por pu­ro en­ve­je­ci­mien­to de su fuer­za la­bo­ral. Lí­mi­tes de efi­ca­cia: Ca­ta­lun­ya es muy pro­duc­ti­va cien­tí­fi­ca­men­te, pe­ro es­ta cien­cia se trans­fie­re po­co a la so­cie­dad y, por tan­to, tie­ne un im­pac­to mu­cho me­nor que el que po­dría te­ner. En bue­na par­te es­to se de­be a que la cien­cia ca­ta­la­na se ba­sa en con­vo­ca­to­rias que efec­túan la Unión Eu­ro­pea y el Es­ta­do es­pa­ñol y que fi­nan­cian eso, in­ves­ti­ga­ción. La trans­fe­ren­cia de esa cien­cia a los sec­to­res pro­duc­ti­vos ca­ta­la­nes exi­gi­ría que la Ge­ne­ra­li­tat pu­sie­ra unas po­cas de­ce­nas de mi­llo­nes de eu­ros ca­da año... que tam­po­co es­tán.

Fal­ta di­ne­ro pa­ra con­so­li­dar una pie­za fun­da­men­tal de la pros­pe­ri­dad fu­tu­ra, y po­ner­los exi­ge sa­cri­fi­car al­gún pro­gra­ma del pre­sen­te.

Es fá­cil acu­sar al go­ber­nan­te de turno de preo­cu­par­se só­lo por el cor­to pla­zo y me­nos­pre­ciar to­do lo que es­té más allá de las pró­xi­mas elec­cio­nes. Aho­ra bien, los rec­to­res es­tán de­ma­sia­do so­los. He­mos oí­do mu­chas ve­ces a las pa­tro­na­les ha­cer reivin­di­ca­cio­nes en ma­te­ria fis­cal y en ma­te­ria la­bo­ral, pe­ro ¿por qué nun­ca oí­mos que de­fien­dan unos re­cur­sos que, fun­da­men­tal­men­te, es­tán des­ti­na­dos a apun­ta­lar la com­pe­ti­ti­vi­dad fu­tu­ra de las em­pre­sas ca­ta­la­nas?

Efi­ca­cia li­mi­ta­da Ca­ta­lun­ya es muy pro­duc­ti­va cien­tí­fi­ca­men­te, pe­ro su cien­cia lle­ga po­co a la so­cie­dad y su im­pac­to es me­nor del que po­dría ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.