Más pa­sa­je­ros, me­nos gla­mur

El via­je en avión ha pa­sa­do de la ex­clu­si­vi­dad de los años do­ra­dos al ‘low cost’ ma­si­fi­ca­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ain­tza­ne Gas­te­si

En los años 70, la ma­yor ae­ro­lí­nea es­ta­dou­ni­den­se, la Pan Am, abrió una es­pa­cio­sa y ex­clu­si­va ofi­ci­na en la ca­lle Ma­llor­ca de Barcelona, jun­to al pa­seo de Grà­cia. En la edad do­ra­da de la avia­ción –las dé­ca­das de los 60 y los 70– cru­zar el Atlán­ti­co era un pro­duc­to de lu­jo des­ti­na­do a las cla­ses pu­dien­tes, co­mo un bol­so de Her­mès o un abri­go de vi­són. Hoy, la gran ma­yo­ría de via­je­ros re­ser­van sus vue­los di­rec­ta­men­te en in­ter­net y las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te en el lar­go ra­dio po­nen vo­lar a Es­ta­dos Uni­dos al al­can­ce de los pre­su­pues­tos más mo­des­tos.

“Mi pri­mer gran via­je en avión fue a Tokio en 1971; pa­ra via­jar nos po­nía­mos las me­jo­res ga­las, siem­pre za­pa­tos de­ta­cón y a ve­ces tra­je de no­che pa­ra ce­nar”, ex­pli­ca Pi­lar Jor­ba, que a sus 84 años acu­mu­la mi­llo­nes de ki­ló­me­tros en des­ti­nos le­ja­nos y va­rios via­jes de vuel­ta al mun­do. “Aho­ra via­jo en chán­dal y con za­pa­ti­llas, mu­cho más có­mo­do”, re­co­no­ce. En re­su­men, en las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das, via­jar ha per­di­do ma­gia y ha ga­na­do efi­ca­cia.

El profesor de Ie­se Pe­dro Nueno, que en los 70 via­ja­ba asi­dua­men­te a Har­vard, re­me­mo­ra la épo­ca en que to­ma­ba el vue­lo di­rec­to en­tre Barcelona y Boston de la Pan Am, “lleno de ame­ri­ca­nos que ve­nían a Es­pa­ña de va­ca­cio- nes”. “Real­men­te, via­jar era más sen­ci­llo, ha­bía mu­cha me­nos gen­te, los ae­ro­puer­tos eran más pe­que­ños y no ha­bía con­tro­les de se­gu­ri­dad”, re­cuer­da.

Mu­cho an­tes, tras la II Gue­rra Mun­dial, más­queun­pla­cer, via­jar era to­da una aven­tu­ra. El 22 de sep­tiem­bre de 1947 se inau­gu­ró la ru­ta Ma­drid-Bue­nos Ai­res de Ibe­ria, con ca­pa­ci­dad pa­ra 44 pa­sa­je­ros y que cu­brió la dis­tan­cia en­tre am­bas ca­pi­ta­les en 36 ho­ras con es­ca­la en Vi­lla Cis­ne­ros, Na­tal y Río de Ja­nei­ro. La ru­ta co­mer­cial arran­có con dos fre­cuen­cias ca­da 10 días y el me­nú in­cluía po­llo fri­to, tor­ti­lla de pa­ta­tas, hue­vos du­ros y bom­bo­nes. El pre­cio del bi­lle­te era de 7.250 pe­se­tas, que mul­ti­pli­ca­ba por diez el sa­la­rio me­dio, que ape­nas su­pe­ra­ba las 700 pe­se­tas al mes.

El gran sal­to de la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca fue con­se­cuen­cia del ex­ce­den­te de avio­nes mi­li­ta­res tras la gue­rra; mu­chos se adap­ta­ron a la avia­ción co­mer­cial, así co­mo­los­pi­lo­tos de­gue­rra. “Afi­na­les de los 40, las tri­pu­la­cio­nes es­ta­ban in­te­gra­das por cin­co miem­bros; dos pi­lo­tos, un­na­ve­gan­te, un téc­ni­co de ra­dio y un me­cá­ni­co”, ex­pli­ca Ja­vier Gó­mez, pi­lo­to de Air Eu­ro­pa y pre­si­den­te de Se­pla.

He­re­de­ra de un pa­sa­do mi­li­tar, du­ran­te las dé­ca­das si­guien­tes y has­ta bien en­tra­dos los 90, la in­dus­tria aé­rea eu­ro­pea fue cues­tión de es­ta­do, fren­te a la ul­tra­com­pe­ti­ti­va in­dus­tria ame­ri­ca­na. Fue­ron los años de glo­ria de las ae­ro­lí­neas de ban­de­ra, fi­nan­cia­da por los es­ta­dos y en las que pri­ma­ban in­tere­ses po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos por en­ci­ma de los eco­nó­mi­cos. So­la­men­te al­gu­nas de las gran­des ae­ro­lí­neas –Bri­tish Air­wasys, Air Fran­ce, Ibe­ria, KLM, Luft­han­sa...– han so­bre­vi­vi­do tras su­frir pro­ce­sos de re­es­truc­tu­ra­ción y va­rias fu­sio­nes. “Tras la li­be­ra­li­za­ción del trans­por­te aé­reo en Eu­ro­pa, las ae­ro­lí­neas tu­vie­ron que adap­tar­se a un en­torno com­pe­ti­ti­vo”, ex­pli­ca Joan Mi­quel Go­mis, di­rec­tor del Grau de Tu­ris­me de la UOC.

La úl­ti­ma vuel­ta de tuer­ca ha si­do la irrup­ción de las low cost. “Los vue­los ba­ra­tos ya los ofre­cían los tu­ro­pe­ra­do­res, pe­ro la lle­ga­da de in­ter­net per­mi­tió la ex­plo­sión de las nue­vas com­pa­ñías, con es­truc­tu­ras li­ge­ras y sin los cos­tes mas­to­dón­ti­cos de las com­pa­ñías tra­di­cio­na­les”, ar­gu­men­ta Go­mis. El mo­de­lo low cost ha po­pu­la­ri­za­do to­da­vía más los via­jes en avión, ha pues­to Eu­ro­pa ac­ce­si­ble a to­dos los bol­si­llos y ha lle­na­do las ciu­da­des de tu­ris­tas. Las pio­ne­ras en Eu­ro­pa, Rya­nair y Easy­Jet, son las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles. “Sí he vo­la­do con Rya­nair, ¡pe­ro no te dan na­da de co­mer! No me gus­ta”, ex­cla­ma in­dig­na­da la via­je­ra Pi­lar Jor­ba, que ni se plan­tea pro­bar el

low cost de lar­go re­co­rri­do.

SHEL­DON KLAREICH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.