Es­tre­nar ca­sa en cua­tro me­ses

La cons­truc­ción a ba­se de pie­zas in­dus­tria­li­za­das de hor­mi­gón se abre ca­mino en el país del la­dri­llo

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Na­tà­lia Bosch

Las ca­sas pre­fa­bri­ca­das de hor­mi

gón no son ni bun­ga­lows de cam­ping ni ca­si­tas de qui­ta y pon ba­ra­tas. "La con­fu­sión vie­ne por la idea erró­nea que se tie­ne del con­cep­to

pre­fa­bri­ca­do: mu­chos creen que son ca­sas que te pue­des lle­var, cuan­do son vi­vien­das que tie­nen la mis­ma ci­men­ta­ción que una tra­di­cio­nal", ex­pli­ca Ri­card Es­qui­rol, di­rec­tor co­mer­cial de Hor­mi­pre­sa. Y es que des­truir los mi­tos y los es­te­reo­ti­pos de las vi­vien­das pre­fa­bri­ca­das es uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla de las em­pre­sas que se de­di­can a la cons­truc­ción in­dus­tria­li­za­da de ca­sas de hor­mi­gón, cuen­ta Mon­tse­rrat Pu­jol, ge­ren­te de Prêt-à-por­ter.

Pre­fa­bri­ca­da y 100% per­so­na­li­za­ble Pue­de pa­re­cer un oxí­mo­ron, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. Pu­jol ex­pli­ca que es co­mo mon­tar un Le­go. Las pie­zas que com­po­nen la ca­sa son pre­fa­bri­ca­das (pa­re­des, cu­bier­tas, etc.), pe­ro en fun­ción de có­mo las com­bi­nes se ob­ten­drá un di­se­ño u otro. Así, aun sien­do ca­sas es­tan­da­ri­za­das, son vi­vien­das a me­di­da y 100% per­so­na­li­za­bles, des­de los in­te­rio­res has­ta el ex­te­rior, co­mo ex­pli­ca Ri­card Es­qui­rol: "El clien­te eli­ge. ¿Una­ca­sa tra­di­cio­nal, van­guar­dis­ta, gran­de, pe­que­ña...? He­mos cons­trui­do ca­sas des­de 117.000 has­ta 1.700.000 eu­ros. ¡Lo que se pue­de lle­gar a ha­cer!".

Un 20% más eco­nó­mi­cas Es­ta cons­truc­ción in­dus­tria­li­za­da ofre­ce mu­chas ven­ta­jas, aun­que Pu­jol las re­su­me en tres, que son una: "Con­trol, con­trol y con­trol. Y con­trol en cons­truc­ción sig­ni­fi­ca ca­li­dad y di­ne­ro". Ca­li­dad por­que al tra­ba­jar en la na­ve in­dus­trial, el di­se­ño y la fa­bri­ca­ción se rea­li­zan me­dian­te un con­trol ex­haus­ti­vo de to­dos los pro­ce­sos. "En la cons­truc­ción tra­di­cio­nal el día a día en la obra es­tá lleno de im­pre­vis­tos y va­ria­bles: que si el cli­ma, que si el hu­mor con que se ha le­van­ta­do el in­dus­trial... Y eso in­flu­ye en la ca­li­dad del pro­duc­to", ase­gu­ra Gerardo Wa­del, ar­qui­tec­to y di­rec­tor de I+D de La Ca­sa por el Te­ja­do. Y tam­bién en el pre­cio, por­que el tiem­po es di­ne­ro. "Cuan­to más se di­la­ta una obra, más ca­ra se­rá, por­que du­ran­te esos me­ses de más de­be­rás se­guir pa­gan­do a los in­dus­tria­les", afir­ma Wa­del.

De he­cho, se­gún Es­qui­rol, es­ta es una de las ra­zo­nes que ex­pli­can que las ca­sas mo­du­la­res, en igual­dad de ca­li­da­des, sean has­ta un 20% más eco­nó­mi­cas que una con­ven­cio­nal. Aun­que Pu­jol aña­de que "el pro­ble­ma es que nun­ca es­ta­mos en igual­dad, por­que las ca­li­da­des y las pres­ta­cio­nes que po­de­mos ofre­cer con es­te sis­te­ma de cons­truc­ción son su­pe­rio­res. ¿Por qué? Por­que con­tro­la­mos me­jor to­dos los pa­rá­me­tros. La cons­truc­ción tra­di­cio­nal no es tan efi­caz".

Más ca­li­dad y ra­pi­dez, y pre­cio ce­rra­do Y en­tre los pa­rá­me­tros que con­tro­lan es­tá el pre­cio fi­nal. "El pre­cio que pac­ta­mos ini­cial­men­te con el clien­te es el que pa­ga­rá al en­tre­gar­le las lla­ves. Ni un eu­ro más", afir­ma Pu­jol. Y es que a di­fe­ren­cia de la cons­truc­ción tra­di­cio­nal, don­de los cos­tes se van ajus­tan­do y es­ca­lan­do du­ran­te la obra, con es­te sis­te­ma to­do se de­ci­de, se es­co­ge y se fa­bri­ca an­tes. No hay im­pre­vis­tos ni so­bre­cos­tes. "Cuan­do lle­ga­mos al te­rreno es so­lo pa­ra mon­tar". Y el tra­ba­jo es ra­pi­dí­si­mo, aña­de. "He­mos lle­ga­do a asus­tar a al­gún ve­cino, que se ha ido unos días de va­ca­cio­nes y al vol­ver se ha en­con­tra­do que en el so­lar va­cío de al la­do de su ca­sa aho­ra hay una ca­sa". Y no es una exa­ge­ra­ción. Se­gún Pu­jol, en tan so­lo una se­ma­na se pue­de te­ner el cha­sis de la ca­sa he­cho. ¿Y la ca­sa? "En cua­tro me­ses, cuan­do en una obra tra­di­cio­nal se tar­da­ría un año, un año y me­dio", ase­gu­ra la ge­ren­te de Prêt-à-por­ter. Es­ta ra­pi­dez pue­de des­per­tar cier­ta des­con­fian­za en el usua­rio que aso­cia

rá­pi­do con­ba­ra­to. Ri­card Es­qui­rol di­si­pa las du­das con da­tos: "El Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Ca­ta­lun­ya otor­ga a nues­tras cons­truc­cio­nes 180 años de vi­da sin man­te­ni­mien­to es­truc­tu­ral, el do­ble que el de una ca­sa con­ven­cio­nal".

¿Y qué hay de la sos­te­ni­bi­li­dad y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de es­te sis­te­ma cons­truc­ti­vo? Wal­der lo re­su­me en una fra­se: "No hay ma­te­ria­les bue­nos o ma­los, sino una gestión co­rrec­ta o in­co­rrec­ta". En es­te sen­ti­do, Es­qui­rol ex­pli­ca que se cons­tru­ye pa­ra que la ca­sa apro­ve­che la iner­cia pro­pia del hor­mi­gón. "Con ello se lo­gra que la vi­vien­da ac­túe co­mo una masía ca­ta­la­na, con una tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior muy cons­tan­te du­ran­te to­do el año. Es­to, uni­do a una se­rie de me­jo­ras en cu­bier­tas y ais­la­mien­to, se tra­du­ce en un aho­rro de un 75% en ca­le­fac­ción y un 60% en re­fri­ge­ra­ción".

Con to­das es­tas ven­ta­jas, ¿por qué la cons­truc­ción in­dus­tria­li­za­da es aún tan mi­no­ri­ta­ria en nues­tro país? "Hay po­ca ex­pe­rien­cia en es­te ti­po de cons­truc­ción y es­tá mu­ya­to­mi­za­da", afir­ma Wal­der. "Ade­más, Es­pa­ña es un país de la­dri­llo". •

Las ca­sas de cu­bier­tas rec­tas, lí­neas mi­ni­ma­lis­tas, blan­cas, con gran­des ven­ta­na­les... son las que aho­ra es­tán más de mo­da y sue­len so­li­ci­tar­se más.

01 Mo­der­na

En la em­pre­sa de vi­vien­das pre­fa­bri­ca­das Prêt-à-Por­ter ofre­cen tres ga­mas de ca­li­da­des de los pro­duc­tos, des­de los en­chu­fes has­ta los elec­tro­do­més­ti­cos. Así el clien­te pue­de per­so­na­li­zar su ca­sa a su gus­to y bol­si­llo.

02 A me­di­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.