Bo­rre­mos el ad­je­ti­vo di­gi­tal

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

Sin di­vi­sión En el fu­tu­ro, pe­ro ya en el pre­sen­te, no po­de­mos, ni po­dre­mos se­pa­rar en­tre las em­pre­sas di­gi­ta­les de las no di­gi­ta­les

Lle­va­mos ca­si una dé­ca­da de­ba­tien­do so­bre la im­por­tan­cia y la re­le­van­cia de lo di­gi­tal en los ne­go cios y los mer­ca­dos. Creo que ya es ho­ra de que to­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos, le de­mos car­pe­ta­zo a es­te te­ma e in­ten­te­mos asi­mi­lar que ese de­ba­te es ya ca­du­co. ¿Cuán­do en­ten­de­re­mos que lo di­gi­tal en el mun­do em­pre­sa­rial ya no pue­de en­ten­der­se co­mo un ad­je­ti­vo? Que no te­ne­mos que ha­cer la trans­for­ma­ción di­gi­tal de nin­gún ne­go­cio o em­pre­sa sino sim­ple­men­te la evo­lu­ción. Es­tá muy bien se­pa­rar en­tre na­ti­vos di­gi­ta­les y no di­gi­ta­les, pe­ro só­lo pa­ra co­no­cer la pro­pen­sión que tie­nen al­gu­nos con­su­mi­do­res res­pec­to al uso de los ca­na­les di­gi­ta­les y me­dios di­gi­ta­les, pe­ro pa­ra na­da más. En el fu­tu­ro, pe­ro ya en el pre­sen­te, no po­de­mos, ni po­dre­mos, se­pa­rar em­pre­sas di­gi­ta­les de no di­gi­ta­les.

¿Al­guien du­da de que so­lo hay un mer­ca­do de la fo­to­gra­fía? Que cuan­do el con­su­mi­dor de­ci­de no im­pri­mir fo­to­gra­fías, ya no tie­ne nin­gu­na im­por­tan­cia la cuo­ta de mer­ca­do que tie­nes de pa­pel o de re­ve­la­do, y si no, que se lo pre­gun­ten a Ko­dak. ¿Y tan so­lo un úni­co mer­ca­do de lo que lla­má­ba­mos cla­si­fi­ca­dos in­mo­bi­lia­rios? Que lle­ga un mo­men­to don­de ni las tien­das, ni el pa­pel, ni las webs, in­clu­so, son la for­ma de bus­car pi­sos. Que una app, lo so­lu­cio­na me­jor. Que vi­deo­club es una pa­la­bra com­pues­ta que es­tá más cer­ca de ser bo­rra­da del dic­cio­na­rio de la RAE que de otra co­sa.

En la era de in­ter­net, no tie­ne mu­cho sen­ti­do sa­lir de ca­sa pa­ra re­co­ger, y pos­te­rior­men­te, de­vol­ver una cin­ta de vi­deo o dvd, pa­ra ver­la en ca­sa. ¿Olo sor­pren­den­te que es una en­ci­clo­pe­dia y sus vo­lu­mi­no­sos to­mos pa­ra nues­tros hi­jos? Sor­pren­den­te, por po­co ma­ne­ja­ble, desac­tua­li­za­da e in­com­ple­ta res­pec­to a su Wikipedia… y mu­cho más len­ta de con­sul­tar, ob­via­men­te.

Así po­dría po­ner nu­me­ro­sos ejem­plos adi­cio­na­les que, siem­pre, me­lle­van a sin­te­ti­zar­lo to­do en tres con­cep­tos, que de­seo ana­li­zar so­bre lo di­gi­tal o la di­gi­ta­li­za­ción. Pri­me­ro, có­mo in­ter­net o la di­gi­ta­li­za­ción irrum­pe en un mer­ca­do, cual­quie­ra que sea; se­gun­do, có­mo, tras ese pri­mer su­ce­so, el con­su­mi­dor cam­bia su com­por­ta­mien­to o sus há­bi­tos; y ter­ce­ro, có­mo tras los dos pri­me­ros, al­gu­nas em­pre­sas apro­ve­chan pa­ra crear un ne­go­cio que apor­ta un va­lor di­fe­ren­cial a los que exis­tían.

Vi­vi­mos se­gu­ra­men­te en una de las épo­cas más com­ple­jas en la to­ma de de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les, creo que no lo pue­de du­dar na­die. Que los cam­bios de pa­ra­dig­mas su­ce­den dia­ria­men­te y los re­tos en cual­quier mer­ca­do em­pie­zan, por tan so­lo, y pa­re­ce que sea po­co, tra­tar de en­ten­der có­mo, cuán­do y cuán­to de­be­mos apos­tar por cam­biar el en­fo­que de nues­tro ne­go­cio.

En los pró­xi­mos ar­tícu­los, in­ten­ta­ré de­co­di­fi­car su­ce­sos, ten­den­cias o es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les que tie­nen que ver con esa evo­lu­ción de los ne­go­cios, que me­pa­re­cen in­tere­san­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.